Minicentral Halcones logra su aprobación ambiental

Por: Roberto Fernández Fotografía: Aaktei 2018-02-13

Con el voto favorable de todos los integrantes de la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región del Bío Bío, el proyecto minicentral de pasada Halcones, que la empresa Aaktei Energía SpA pretende desarrollar en el río Diguillín, específicamente en el Valle de Atacalco, comuna de Pinto, obtuvo su resolución de calificación ambiental este lunes en Concepción.

La instancia aprobó el estudio de impacto ambiental (EIA) del proyecto que había sido ingresado a tramitación el 9 de diciembre de 2013.

Según el EIA, la minicentral, que representará una inversión de US$24 millones, no embalsará las aguas del Diguillín, sino que desviará parte del caudal mediante una bocatoma, hacia una tubería enterrada, desde la cual se conducirá en forma gravitacional por una tubería a presión hasta la sala de máquinas, donde estarán las turbinas.

Si bien no se encuentra en la Reserva Nacional Ñuble, el proyecto se emplazará en la denominada zona de transición del corredor biológico, donde se permiten proyectos de energías renovables no convencionales (ERNC), categoría en la que se inscriben las minicentrales de pasada.

Pedro Matthei, gerente general de Aaktei, empresa que está construyendo la minicentral El Pinar, en el río Cholguán (Yungay), y que proyecta desarrollar la minicentral Radales, en la zona alta del río Diguillín, se mostró satisfecho al salir de la sesión, a la que asistió acompañado por un grupo de vecinos del Valle de Atacalco.

El empresario atribuyó la aprobación unánime a que “es un proyecto muy amigable con el medio ambiente, pequeño, de 12 MW, de energía renovable no convencional, que produce impactos acotados que fueron mitigados y compensados debidamente, y al desarrollo de una batería de medidas de compensación, en el área ambiental, que permiten contribuir fuertemente a la conservación ambiental del sector”.

“A modo de ejemplo -planteó Matthei-, en lo que respecta al huemul, siendo un proyecto chico, comparativamente, se va a hacer cargo de adquirir un predio con hábitat apto para huemul y destinarlo a conservación a perpetuidad, eso es inédito en un proyecto”.

Destacó que en materia ambiental “el proyecto Halcones, en diversos frentes, está siendo pionero. A modo de ejemplo, se hizo un levantamiento muy completo de todas las variables ambientales en este sector por primera vez en la historia, del fundo Los Cipreses, y esa información va a ser monitoreada en adelante y va a permitir eventualmente que otras industrias de la comuna sean sometidas al mismo estándar ambiental, estoy pensando en el turismo, que de alguna manera tiene un crecimiento hormiga, que no entra en el sistema, pero tiene un efecto muy importante en la conservación ambiental”.

Explicó, además, que “estamos impulsando y liderando un plan de desarrollo de turismo sustentable en el Valle de Atacalco, muy amplio, muy ambicioso, que no solamente tiene como objetivo diseñar el proyecto, sino que también implementarlo, darle seguimiento e incluso, cofinanciarlo, con miras a crear el nuevo polo turístico de Atacalco, que debiera venir a competir en buena lid con el desarrollo de Las Trancas”. 

Oposición
No obstante lo anterior, el proyecto se ha enfrentado a la oposición de un grupo de vecinos del sector encabezados por el empresario turístico Antonio Belmar, quienes esgrimen que la “evaluación ambiental no se hace cargo de que la ejecución de este proyecto significaría poner en peligro el status de Reserva Mundial de la Biósfera Nevados de Chillán-Laguna del Laja, ya que un proyecto de este tipo no es compatible con las bases de desarrollo propuestos por la Unesco, lo que significaría un gran impacto en la actividad socioeconómica que se sustenta en este estatus, tales como marca y sello de destino de turismo de intereses especiales”.

Inicio de obras
Según indicó Matthei, “en el mejor de los escenarios estaríamos en condiciones de iniciar la construcción el próximo verano”, ya que ahora corresponde gestionar el permiso de construcción y los respectivos contratos.

Comentarios