Entre $15 mil y $30 mil se comercializa el metro de leña

Por: Diana Aros Fotografía: Victor Orellana 2018-02-09

200 pesos la astilla es uno de los precios y medida existente para comprar leña.

El negocio de la leña aumenta sus ventas a medida que avanza el verano y se acerca el otoño y es posible ver en Chillán en esta época numerosos camiones y camionetas repartiendo el combustible por distintos barrios de la ciudad.

De acuerdo a las preferencias, los vendedores aseguran que el tipo de leña más cotizado es el hualle, seguido de la madera de aromo y eucalipto.

La forma de adquirirla varía. Hay algunos que optan por venderla en cajón, astilla, metro largo o cúbico, y otros que utilizan la técnica del 90x90 o metro tirado. 

El rango de precios también es variable y muchos vendedores se guían por el tipo de leña. La de hualle va desde los 15 mil a los 30 mil pesos por cajón y a 200 pesos la astilla. El eucalipto ronda los 22 mil pesos por cajón de un metro por un metro.

Daniel Vásquez tiene su centro de acopio en la calle Patricio Lynch 21, y asegura que aún no despegan las ventas de su negocio. “Hasta que empieza el invierno no vendemos casi nada, recién en mayo comenzamos a vender, pero sigue siendo muy poco. El tiempo que nosotros podemos vender son como cuatro meses y eso gracias a que la clientela sabe la calidad de nuestro producto”. 

Miguel Rivas, en tanto, quien comercializa leña en La Granja, sector El Saque en Río Viejo, cuenta que en esta temporada se está vendiendo muy poco y que mejora a partir de abril. “Yo vendo el metro de leña a 30 mil pesos y el cajón a 26 mil pesos de hualle. La de aromo está a 23 mil pesos el cajón. Los meses desde abril a julio son los más rentables para este negocio”, explica.

En Ñuble el centro de acopio de Juan Lillo Ferrada ha sido un beneficiado en el rubro y hoy es el más grande de la Región de Ñuble. El año pasado ganó un fondo del programa “Más leña seca” en el cual obtuvo ocho millones de pesos, los que fueron invertidos en la ampliación de un galpón de almacenamiento y secado. 

“Con este proyecto aumenté al doble el almacenamiento de leña y con este nuevo galpón ya no se moja. Este proyecto permite que mi leña esté seca y así mismo puedo otorgar mejores precios”, revela.

El valor por cajón en este centro de acopio va desde los 20 mil a 25 mil y entre 150 y 200 pesos por astilla en madera de aromo y hualle. 

Informalidad y contaminación

El 95% de la contaminación producida en Chillán en invierno es generada por la combustión a leña, según un estudio de la Seremi de Medio Ambiente de la Región del Bío Bío.

Por esta razón uno de los requisitos más importantes al momento de comercializarla es que esté totalmente seca o que presente como máximo un 25% de humedad, ya que la contaminación aumenta considerablemente con la leña húmeda.

El jefe provincial de Conaf, Francisco Castillo, explica que no es posible multar al vendedor si la compra ya se ha realizado. “Nuestro trabajo es hacer una inspección en los centros de acopio de acuerdo al contenido de humedad del producto. De no cumplir con las normas, se avisa a la municipalidad correspondiente para presentar la infracción”. 

Respecto a las medidas en la venta de leña, desde Conaf aseguraron que “si la gente ve el cajón sabe lo que está comprando y si quieren pueden pedir que se la midan y verificar que el precio corresponde a la cantidad del producto”.

Comentarios