Proponen usar terreno sensible a incendios y convertirlo en parque

Por: Jorge Chávez Fotografía: Victor Orellana 10:00 PM 2018-02-08

Conaf plantea que en la zona se generan microbasurales y es objeto de incendios originados por negligencia humana

Vecinos apoyan la idea de generar punto verde en área ribereña que tiene una extensión aproximada de 1,8 kilómetros, con casi 11 hectáreas

Transformar la ribera norte del río Chillán en un gran parque, en el tramo que va desde el puente El Saque hasta la altura de la ruta N-569, es la idea de desarrollo urbano planteada por el jefe provincial de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) Ñuble, Francisco Castillo.

El paño de terreno, ubicado entre el río y las Villas Doña Francisca, en el sector sur oriente de la ciudad, se extiende por aproximadamente 1,8 kilómetros de largo y casi 60 metros de ancho, lo que en rigor se trataría de un área que abarca al menos 11 hectáreas, según cálculos de la entidad.

Si bien el pedazo de faja es parte de una vasta propiedad privada inmersa en un sector con un alto crecimiento inmobiliario, no guarda las condiciones físicas y geográficas exigidas por la normativa nacional de urbanismo ni las locales para recibir alguna construcción del tipo habitacional.

De hecho, en el vigente Plan Regulador Comunal el espacio se considera como inundable, por lo que no cabe el crecimiento residencial, aunque sí uno de áreas veredas.

Sector crítico por incendios
De acuerdo al registro que maneja la Secretaría Regional del Ministerio de Agricultura, a través de la Conaf, son siete los sectores de la ciudad donde existen mayores riesgos de que los eventuales incendios que puedan ocurrir en las áreas rurales y de vegetación se extiendan peligrosamente hasta las zonas pobladas de la urbe. Los puntos más preocupantes se concentran en el lado sur oriente, siendo Doña Francisca-Los Maitenes, Parcelas Monterrico y la Villa los Profesores - Las Piscinas, los lugares de mayor riesgo, y le siguen las Lomas de Oriente y Los Volcanes-San Bernardo. En el poniente aparecen el puente El Diablo y Ultraestación-Parque Lantaño como los sectores que también guardan peligrosidad a raíz de la presencia de conjuntos habitacionales cercanos a predios con arboledas, pastizales, arbustos y microbasurales que pueden servir de combustible al fuego que pueda desatarse.

Francisco Castillo explicó que el territorio propuesto para la construcción del parque es un lugar altamente sensible a la generación y propagación de incendios forestales. El jefe de Conaf Ñuble comentó que durante el trabajo de lucha contra el fuego, las brigadas frecuentemente han detectado que las emergencias tienen su origen en quemas ilegales de matorrales por parte de personas que buscan hacer camino para llegar al río Chillán. Asimismo, añadió que el terreno también es usado como zonas de picnic y botadero de desperdicios.

Apoyo vecinal
La presidenta de la Junta de Vecinos Oriente Futuro de la Villa Doña Francisca III, Elvira Arias, indicó que les preocupan  las incivilidades que se practican en el terreno con el que colindan sus viviendas.

La dirigenta mencionó que sería una alternativa ideal la construcción de un parque urbano con amplias áreas verdes para los habitantes del sector.

“Me parece una idea genial y súper buena. En alguna oportunidad, me acuerdo hace más de cuatro años, se habló de la posibilidad pero no avanzó; ojalá que ahora se muestre más interés”, comentó Elvira Arias y enfatizó que retomarán las conversaciones y eventuales gestiones con las nuevas autoridades que asumirán en marzo.

Mercedes Zapata, vecina y ex dirigenta de la Villa Doña Francisca Las Mariposas, apoya la propuesta argumentando que es necesario el establecer un espacio público de calidad para la comunidad.

“Sería algo fantástico para nosotros, porque aprovecharíamos al máximo un sitio que ahora solo es usado para botar basura y donde hay muchos incendios”, declaró.

Propuesta
A juicio del funcionario, serían dos los beneficios directos que entregaría a la ciudad la construcción de una parque urbano en el sector: transformar una zona peligrosa a causa de los incendios, además de eliminar los microbasurales y ofrecer a la comunidad una extensa área verde de entretención y esparcimiento.

“El lugar tiene un interesante valor paisajístico y aportaría a una gran población que no tiene sectores cercanos de recreación y además es foco permanente por fogatas y picnic”, aclaró.

El jefe de Conaf Ñuble afirmó que hay varios ejemplos de cómo se puede utilizar de la mejor manera los espacios ribereños. Uno de ellos es el ubicado en el pueblo de Santiago Arre en Córdoba, Argentina, en donde se recuperó el área subutilizada y se habilitó un balneario público.

“Se convirtió en un lugar de recreación familiar con pequeñas intervenciones al cauce para generar caídas de agua y piscinas naturales. También se habilitaron zonas con mesones de camping y se permitió pequeños comercios y restaurantes. A lo largo de la ribera hay árboles que dan sombra y bajo ellos se instalaron  mesas de picnic y quinchos (...)”, explicó, añadiendo que el río argentino no tiene características especiales ni particulares diferentes al Chillán, por lo que detalló que es factible replicar el proyecto.

Gestiones
Francisco Castillo sostuvo que la idea ha sido tema de conversación con algunos concejales de la ciudad; sin embargo, recalcó que esta no se ha abordado con mayor profundidad.

Dado que el mandato del actual Gobierno está llegando a su fin, el funcionario público admitió que ya no tendrá el tiempo como para realizar un pedido formal a las autoridades comunales o regionales solicitando la obtención del terreno y generar el espacio público.

Comentarios