Nodo de frambuesa capacitó a productores en compost

Por: La Discusión Fotografía: UdeC 2018-02-06

Solo en la comuna de Chillán cerca del 60% de la basura que llega a los vertederos es de origen orgánico, básicamente restos vegetales. Sin embargo, estos no son separados, por lo que no pueden ser reutilizados para la generación de nuevos productos.

Distinta es la situación en las zonas rurales, donde la reutilización de las materias orgánicas es cada vez más frecuente. Así lo comprenden investigadores de INIA Quilamapu, que promueven el desarrollo de la agroecología. 

Fue en esta dinámica que se organizó el taller “Elaboración de compost y otros biopreparados para el manejo sostenible del suelo”, actividad que estuvo orientada, principalmente, a los agricultores beneficiarios del “Nodo de Frambuesa Orgánica del Biobío” que financia Corfo y ejecuta INIA. 

Este taller, realizado en el Campo Experimental Santa Rosa de INIA, tuvo por objetivo que los agricultores “aprendieran a reutilizar los residuos existentes en sus campos para generar compost y biopreparados que reemplacen o complementen el uso de fertilizantes, insecticidas, fungicidas, entre otros insumos” explicó la coordinadora del nodo, Julieta Parada. 

Tres fueron las temáticas tratadas en la actividad: elaboración de compost según la normativa chilena; elaboración de té de compost; y generación de lombricompost o compost de lombrices.

Este biofertilizante se hace utilizando residuos vegetales frescos y secos como paja, hojas, restos de cocina (cáscaras de tomate, papas, frutas, etc.), restos de podas, malezas; guanos animales, tierra y agua. La mezcla de todos estos materiales da origen al proceso de compostaje que, al cabo de tres a cuatro meses, concluye en un abono ecológico que sirve para mejorar la calidad del suelo, darle más vigor a las plantas y evitar el daño ocasionado por plagas y enfermedades.

Aprender haciendo

Fue la investigadora de INIA Quilamapu y experta en agroecología, Cecilia Céspedes, quien tuvo a su cargo la realización teórica y práctica del taller de compostaje. Los 40 participantes, provenientes de las comunas de Cauquenes, Coihueco, Chillán, Ñiquén, Pinto y Portezuelo, pudieron conocer los pasos y materiales necesarios para realizar compost de calidad, de acuerdo a la Norma Chilena N°2880.

Después de la teoría, los asistentes elaboraron, con sus propias manos, un compost entendiendo la importancia de la selección de las materias primas, su disposición y mezcla, y la medición de temperatura, entre otros aspectos técnicos. 

Relevante fue conocer que además del compost existen otros biopreparados como el “té de compost” y “lombricompost”, ambos igualmente beneficiosos para la fertilidad y bienestar del suelo y de los cultivos.

Al finalizar la actividad, los participantes pudieron conocer la normativa chilena para la realización y comercialización del compost, intercambiando experiencias. La agricultora de Portezuelo, Avigail Quijada, indicó que “nosotros comenzamos (a elaborar compost) por el tema de salud y medio ambiente, porque aplicábamos herbicidas y plaguicidas. Ahora nos transformamos en orgánicos, eliminando la aplicación de químicos”.

Comentarios