Arriendos de verano: desde $35 mil a $80 mil en Ñuble

Por: Diana Aros Fotografía: La Discusión 2018-02-05

El turismo es una de las industrias en crecimiento de la Región de Ñuble, y de hecho las miradas están puestas en el rubro una vez que se cree oficialmente, en septiembre, la nueva unidad administrativa y territorial.

Numerosos emprendimientos han surgido en los principales destinos de la región, que tiene la ventaja de poseer cordillera, zona lacustre en Quillón y mar en los 50 kilómetros de costa de Cobquecura, Trehuaco y Coelemu.

Dentro de los destinos preferidos por los ñublensinos en la época estival se encuentran Las Trancas, San Fabián de Alico, Cobquecura y Quillón. 

Las bondades que ofrece cada uno de estos lugares son diversas gracias a sus ubicaciones. Ríos, montaña, lagunas y playas hacen que la nueva Región de Ñuble abra sus puertas a quienes quieran disfrutar de sus paisajes y gastronomía. La industria es clave según los expertos, y los actores esperan que durante el mes de febrero la ocupación llegue en promedio a un 80% de las plazas disponibles, mejorando un mes de enero que estuvo un poco más lento que durante el año 2017.

Rango de precios
Mientras, con el recambio de vacaciones de febrero, chillanejos, ñublensinos y chilenos desde fuera de la región cotizan alojamiento en las miles de camas que existen en Ñuble. Un elemento clave de los veraneantes es el presupuesto del que disponen  para los días de relajo. Cabañas, hoteles y residenciales son los más cotizados, mientras que zonas de camping también entran en las preferencias. 

Los precios de los destinos vacacionales suelen mantenerse a través de los años, sin variaciones notables, según datos expuestos por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

¿Qué pasa en Ñuble? El destino veraniego más caro es Las Trancas, que además lidera en variedad de precios. Se pueden encontrar cabañas desde $50 mil hasta $80 mil por noche para cuatro personas, las que ofrecen un servicio completo, como mucamas y acceso a piscinas. Estos valores en todo caso corresponde a temporada baja, y se pueden duplicar en el destino de cara a la temporada invernal, según una cotización realizada por LA DISCUSIÓN.

El bosque nativo, el río Ñuble y las artesanías típicas de la zona son algunas características que San Fabián de Alico, otro destino de cordillera, brinda a los veraneantes. Los precios por cabaña rondan los 35 mil pesos diarios para cuatro personas, además de hostales que ofrecen un completo servicio a 15 mil pesos por persona. 

Cobquecura, por su parte, es el destino por excelencia para vacacionar junto al mar. Para febrero, tras consulta de LA DISCUSIÓN, operadores informaron que se ofrecen cabañas que van desde los 60 mil pesos por día para cuatro personas, y hoteles que incluyen desayuno y estacionamiento a 45 mil pesos la habitación. Todo en una playa en la que es posible practicar distintos deportes como surf  y visitar su principal atractivo, La Lobería.

Quillón, con el balneario de la Laguna Avendaño, destino preferido por los habitantes de la zona penquista, ofrece cabañas que rondan entre los 60 y 70 mil pesos por día para cuatro personas. También hay zonas de camping en que los precios van desde los 30 a 45 mil pesos por carpa. 

Promoción y sustentablidad
El Servicio Nacional de Turismo (Sernatur) creó el Programa de Sustentabilidad Turística, el que busca propiciar que el turismo de desarrolle de manera más sustentable. 

La directora subrogante de Sernatur para Bío Bío, Maritza San Martín, detalló que “el programa está enfocado a generar acciones de promoción y facilitar la implementación de buenas prácticas que inviten al sector privado a realizar sus operaciones turísticas minimizando su impacto medioambiental, poniendo en valor el patrimonio cultural y potenciando las economías locales. Siempre fomentando los tres pilares de la sustentabilidad: medioambiental, socio-cultural y económico”.

Así operadores de cabañas, restaurantes y toda la cadena que genera los servicios turísticos en los destinos deberán enfocarse en potenciar el entorno, sin afectarlo y potenciando los territorios.

Consejos para un arriendo seguro
La alternativa de arrendar en vacaciones es una de las preferidas por las personas que quieren visitar los diferentes destinos.

¿Qué hacer para que los contratos se manejen bajo buenos términos y no resulte una complicación?

“Es necesario acudir a corredores de propiedades o inmobiliarias, quienes podrán responder en caso de problemas. De esta manera el arrendatario podrá exigir que se entregue toda la información sobre el lugar, como las comodidades con las que cuenta, servicios, ubicación, entre otros”, explica el académico del Área Administración y Negocios de Inacap, Sergio Fernández.

Agrega que al formalizar un contrato, quedarán registradas las condiciones a cumplir por ambas partes. “Se debe exigir comprobantes por pagos efectuados. Otras recomendaciones importantes son visitar previamente la propiedad, donde se podrá chequear que el recinto tenga todo lo necesario para pasar un verano tranquilo; y solicitar inventario de cada elemento para que no haya cobros extras de cosas que nunca existieron en la casa”.

Fernández precisa que “en la eventualidad de no poder concurrir al lugar, solicitar fotografías de todos los ambientes del recinto y asegurarse que las imágenes sean actuales”.

Además puntualiza que en caso de incumplimientos, los contratantes pueden presentar una denuncia formal en el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), ya que la ley del consumidor no tiene competencia en caso de estafas por contratos que se realicen de manera privada, pero sí puede hacerse cargo de las faltas que las empresas cometan. 

Comentarios