Licitan estudio clave para la modernización del transporte público

Por: Jorge Chávez Fotografía: M.Ulloa 08:15 PM 2018-02-03

Que son viejas, contaminantes, paran donde y cuando quieren, lentas al completar sus recorridos y que brindan un mal trato al estudiante, es la forma como muchos chillanejos suelen caracterizar al servicio de transporte público ofrecido por los taxibuses en la comuna.
Un centenar de reclamos al año recibe desde la capital de Ñuble la Secretaría Regional del Ministerio de Transporte, de los cuales casi un 60% apunta al sistema mayor local.

En el populoso sector de Río Viejo la presidenta de la Junta de Vecinos 22 de Agosto, Patricia Reyes, afirma que en las reuniones ordinarias que organizan constantemente se escuchan quejas sobre algunas  deficiencias.

“Muchas veces dejan a los pasajeros a mitad de camino y no completan su recorrido. Hay otros que no paran a recoger a los pasajeros, así esté lloviendo o sean mujeres con niños chicos. Creo que ellos deben entender que están prestando un servicio indispensable y que deben cumplir con lo que hacen”, opina.

En el otro extremo de la ciudad los vecinos del sector Parque Lantaño viven su propio drama con el transporte público.

La presidenta de la Junta de Vecinos Villa Padre Hurtado, Iris Salazar, cuenta que de un momento a otro toda la zona se quedó sin línea de micros y ahora corren el riesgo de que el único medio que tienen, la línea de colectivos 39, también los abandone. A esto se suman otras externalidades que, de acuerdo a la dirigenta vecinal, ayudan a configurar una lamentable realidad que a diario tienen que vivir.

“En general creo que el servicio es pésimo. Cambian su recorrido cuando quieren, las micros son viejas y los choferes son mal educados, especialmente con los jóvenes. Si hay algo que debe cambiar urgente en Chillán, como capital de la Región de Ñuble, es el sistema de transporte público; se necesitan micros nuevas, modernas, que respeten su recorrido y también a las personas”, recalca.

Hacia la modernización

En más de una oportunidad el seremi de Transportes, César Arriagada, ha admitido que Chillán necesita mejoras sustanciales en el servicio e infraestructura para hacerlo más funcional y amigable, lo que significaría transformar notablemente el sistema.

Si bien el anhelado cambio no será a corto plazo, el Gobierno ya dio el primer gran paso pensando en una completa modernización, donde no solo se velará por la infraestructura vial y las nuevas tecnologías, sino que también apuntará hacia un cambio conductual de los conductores de las máquinas.

Hace dos semanas el Gobierno, a través de la Intendencia de la Región del Bío Bío, inició el proceso de licitación del estudio de “Infraestructura menor asociada al sistema de transporte público de las comunas de Chillán, Chillán Viejo y Los Ángeles, análisis y propuestas”.

El 26 de febrero es la fecha de adjudicación del trabajo y la idea de las autoridades es dejar en plena ejecución el levantamiento de la información antes de que culmine el actual mandato.

A juicio del seremi César Arriagada, el estudio permitirá diagnosticar de manera efectiva las deficiencias que presentan las vías y el mobiliario destinado al sistema, además de analizar cómo se presta y se hace uso del servicio.

“Queremos tener todos los insumos necesarios para una mejor toma de decisiones respecto al fortalecimiento del transporte público. Si bien es necesario mejorar la calidad de los buses, la atención por parte de los conductores, también es importante hacerse cargo de la infraestructura orientada al sistema. Queremos saber en qué condiciones se encuentran las vías del transporte público, los refugios peatonales y georreferenciar todas las paradas existentes; puede que haya paradas donde no hay transporte público o informales donde es necesario regular”, precisa el funcionario y añade que en el caso de los puntos donde se deja y recoge pasajeros, la idea es que en ellos se entregue a la comunidad información sobre los recorridos de las líneas de micros.

Con la georreferencia de las paradas el Gobierno buscará en el futuro que el usuario sepa exactamente dónde puede tomar la locomoción mayor, pero también permitirá que con el uso de aplicaciones móviles se pueda saber en qué minuto pasará una unidad por el paradero más cercano.

Vías exclusivas y concesión

El seremi de Transporte adelanta que también se contratará la elaboración del diseño del proyecto de vías exclusivas para el transporte público, la instalación de bahías para mejorar la circulación del resto de los vehículos, además de la construcción de una base de datos que contenga toda la información de las líneas de buses, la cantidad de máquinas, sus horarios de operación, etc.

“Este es un insumo que alimenta efectivamente el diseño de una concesión del transporte como actualmente existe en Concepción, porque evalúa las mejores rutas, nuevos trazados, está la posibilidad de la planificación de viajes gracias a la georreferenciación de paraderos (...). Para la intercomuna los perímetros de exclusión pueden ser una buena fórmula para que se fortalezca el transporte público mayor, que desde ya se han convertido en una urgencia”, enfatiza.

Comentarios