Haitianos aprenden español gracias a iniciativa de coihuecanos

Por: Comunicado de Prensa 08:05 PM 2018-02-01

En la escuela municipal Guillermina Drake de Coihueco, un grupo de profesores se organizaron para enseñar de manera gratuita clases a los haitianos que han llegado a residir en la comuna.

La iniciativa, que lleva aproximadamente dos meses en funcionamiento, nació producto de una conversación que Carlos Navarrete, ex policia y participante de la radio popular de Coihueco, mantuvo con un hablante de creolé por whatsapp.

“Recibí un audio de whatsapp de un haitiano que me pedía le buscara trabajo. Le pregunté cuál era su nombre y en qué quería trabajar y él me volvió a repetir el audio. Ahí me di cuenta que ellos no sabían leer castellano. Contacté a unos amigos míos que son profesores y les propuse hacer clases de castellano básico a los haitianos de Coihueco”, comentó el ex policía.

Así, un grupo de profesores de diversas materias se interesó y se organizó para coordinar horarios y tiempos para hacer clases los días lunes y viernes en la escuela que se ubica a una cuadra de la plaza comunal.

Para los profesores, las clases se han desarrollado sin mayores dificultades de comnicación. Juan Villegas, profesor de historia y participante del proyecto, destaca además la disposición para aprender por parte de los hablantes de criollo haitiano.

“ Ellos no son personas frías, son muy cálidos, siempre con una sonrisa, tratando muy cordial y eso facilita mucho las cosas. No nos costó nada comunicarnos con ellos, quienes además tienen la disposición a aprender, que no en todas partes se encuentra”, comentó el docente.

Entre las enseñanzas que este grupo de profesores transmite a los haitianos, se encuentra el ·español o “chileno básico”, como Villegas expresó, además del uso del dinero, la numeración básica, leyes y derechos laborales, cargos en Chile, etc.

“Son temas que muy pocas personas les hablan y nos damos el tiempo de enseñarles”, dice Villegas, agregando que para él “es gratificante, porque si bien no recibimos nada económicamente, nos vamos con una bolsa de alegría todos los días para la casa”.

Los alumnos, también se muestran contentos con la iniciativa y felices de aprender español, confesando que hasta chilenismos usan ya.

“Llevo seis meses en Chile y me han tratado bien. Me gustan las clases, comprendo todo y aprendo todo y un poco más su idioma. Para mi es difícil el español, pero de a poco aprendo más”, comenta Antoine, uno de los estudiantes, que trabaja como mecánico soldador en un fundo. “Acá me siento en paz, feliz con mis amigos en la pega, en la cancha, yo me siento feliz. Hasta uso el cachai”, concluye el joven haitiano.

Comentarios