Iglesia Católica: así son las jornadas para prevenir abusos sexuales

Por: Karyn Pradenas Fotografía: Obispado de Chillán 09:05 AM 2016-04-25

Acogiendo el llamado que se hizo desde El Vaticano para enfrentar el tema del abuso sexual hacia menores, la Diócesis de Chillán comenzó en enero pasado un proceso educativo para prevenir esta problemática. La instancia es promovida por la Comisión de Formadores para la Prevención de Abusos de Menores, establecida por la Conferencia Episcopal de Chile (CECh).

Estos encuentros están dirigidos a todos los agentes pastorales que tengan una función dentro de la Iglesia, ya sea sacerdotes , diáconos, religiosas, secretarias, catequistas, profesores, asistentes de la educación, entre otros y se espera que de aquí, en una etapa que considera  tres años ,5300 personas pasen por este proceso, quienes finalmente recibirán un certificado de asistencia.

Las charlas que se están realizando en nuestra ciudad y en distintas comunas, con una duración de casi cuatro horas y son efectuadas por ocho personas que han sido capacitadas previamente por la Conferencia Episcopal.

“Los temas que se abarcan están todos ligados a la prevención del abuso sexual a menores y son cuatro módulos de una duración de 45 minutos aproximadamente cada uno y se trata de entregar en el primer lugar antecedentes de como se ha vivido y se ha sufrido esta lacra en la Iglesia Católica a nivel universal y la iglesia chilena. Lo segundo se enfoca en entender el abuso sexual porque está claro que es una expresión de abuso de poder. Lo tercero es como se aborda el abuso sexual en la legislación civil y en la legislación canónica y lo último que se aborda son las medidas de prevención”, comenta el coordinador diocesano del equipo de formadores, Guillermo Stevens.

Las personas que realizan estas capacitaciones son ocho voluntarios, entre ellas se cuentan sacerdotes, una psicóloga y orientadora, entre otros, “quienes previamente participamos en una jornada en octubre pasado en Puerto Montt, donde se nos capacitó y acreditó” dice Stevens, agregando que quienes asistan reciben un certificado que les podrá servir en su futuro laboral.

Enfoque psicológico
Una de las expositoras de estas reuniones es la psicóloga Paulina Benavente quien explica a LA DISCUSIÓN algunas claves importantes de su intervención en esta dinámica. “Mi módulo tiene que ver con los aspectos fundamentales del abuso, entender qué es el abuso, cómo se produce y lo novedosos es que desde la perspectiva de la iglesia más que establecer el abuso en sí mismo lo que buscamos es que las personas sean capaces de detectar que tipo de relaciones que se dan en este tipo de ambientes son potencialmente peligrosas”, advierte Benavente.

Desde esta perspectiva, según evalúa la profesional, el abuso está enmarcado dentro de un contexto donde prevalece el abuso de poder donde una persona somete a otra. Por este motivo es importante entender que “hay tres actores relevantes, la víctima, el victimario, pero están los terceros y esos terceros somos todos quienes podemos detener ese abuso”, puntualiza Paulina Benavente.

Una de las personas que ha asistió a uno de estos encuentros es el sacerdote Pablo Valladares quien confiesa que este es un tema doloroso que afecta a la iglesia y que como tal se debe enfrentar. 

“Esto es muy doloroso para nosotros, sobre todo para mí al ser uno de los curas más jóvenes, pero estos temas de formación en los que he estado presente nos ayuda a tomar conciencia de que esto es una realidad y no podemos taparnos los ojos”, evalúa.

¿Qué hacer ante estos casos? 
El obispo de Chillán, Carlos Pellegrin, manifiesta que, “en caso de constatar un abuso de menores, la persona o familia afectada tiene toda la libertad de presentar la denuncia ante la justicia civil, si la opción es una denuncia ante la iglesia, debe, por escrito, presentar la denuncia ante el obispo, quien encargará al promotor de justicia iniciar con celeridad una investigación previa, con lo que da curso al proceso eclesiástico. Se asume que siempre que se da este paso se hace con seriedad, respeto, y con los antecedentes necesarios para llegar a la verdad”.

Comentarios