RN y la UDI quieren liderar la región

Por: Isabel Charlin Fotografía: La Discusión 07:50 PM 2018-01-27

Todos quieren liderar el proceso de instalación de la Región de Ñuble.

El trabajo, que se inició a fines de agosto pasado con el nombramiento de la actual delegada presidencial, Lorena Vera (PPD), será asumido a partir del 11 de marzo por la nueva administración, que deberá informar, junto con las designaciones de intendentes después del 15 de febrero, el nombre de quién encabezará la última fase del proceso.

Desde que Sebastián Piñera triunfó en la segunda vuelta de diciembre, y con los resultados de las parlamentarias en mano; los partidos de Chile Vamos comenzaron a pensar en cómo aterrizar a lo largo y ancho del país.

Si bien Ñuble no es un territorio “prioritario” desde el punto de vista del mapa de poder político, sí su nueva condición de región abrió los apetitos de varios, incluso, de aquí a un par de años, cuando se celebre la primera elección senatorial como circunscripción.

De ahí que quien quede posicionado ahora como autoridad del naciente territorio tendrá una ventaja comparativa a la hora de pensar en los desafíos electorales venideros: municipales y gobernadores regionales, en 2020, y parlamentarias, en 2021.

Argumentos a nivel local   sobran en las principales colectividades del conglomerado.

Renovación Nacional siente que por derecho propio debiera quedarse con la futura Intendencia de Ñuble, lo que obligaría a que la designación del delegado recayera en sus huestes.

¿Por qué? Es el partido del bloque que más alcaldes y concejales tiene en las 21 comunas, y en las pasadas parlamentarias, a nivel nacional obtuvo la bancada más numerosa en la Cámara de Diputados. A esto hay que agregar que partidariamente cuenta con una base más sólida en Ñuble que sus socios gremialistas.

A nivel local, eso sí, solo contarán con un diputado -Frank Sauerbaum- durante el período 2018-2022.

La UDI, en tanto, si bien también es una colectividad con raigambre en el territorio, posee una estructura menos potente en Ñuble.

Pese a ello contará con tres representantes en el Congreso durante el próximo cuatrienio: los senadores Víctor Pérez y Jacqueline van Rysselberghe; y el diputado Gustavo Sanhueza.

Obtuvieron, además, mayor votación como subpacto en las pasadas parlamentarias, que Renovación Nacional (41.430 votos, versus 28.185).

Ambos partidos, además, tienen dos liderazgos marcados que en el último tiempo se han mostrado antagónicos: Frank Sauerbaum en RN, y Víctor Pérez, en la UDI.

Mientras el primero abiertamente ha informado que RN debiera ser considerado para el cargo de delegado por su mayor presencia en la zona; el segundo ha materializado un trabajo de posicionamiento más sigiloso y directamente enfocado hacia el círculo de confianza del Presidente electo.

En RN dos han sido los nombres que más se han escuchado como probables delegados: Horacio Bórquez y Paola Becker, mientras que en la UDI Martín Arrau ha sido sindicado como el postulante al cargo. Eso, entre lo que se conoce, pues cada partido tiene también sus “tapaditos”, o candidatos sorpresa.

Si a nivel local resulta complejo determinar qué partido de Chile Vamos tiene más méritos para quedarse con el principal cargo de la región, si se suma la negociación a nivel nacional la situación de complica aún más.

De las 15 intendencias del país se ha especulado con que RN se quedaría con la Región Metropolitana. Esto dejaría a la UDI en mejor pie para ocupar las jefaturas regionales de Valparaíso y Bío Bío. Incluso en la vecina región ya se especula con algunos nombres, todos UDI: la ex gobernadora de Arauco, Flor Weisse, y el actual alcalde de Los Álamos, Jorge Fuentes.

De quedar un gremialista al mando de Bío Bío, lo lógico sería que Arauco y Bío Bío quedaran en manos de gobernadores RN, y Ñuble, durante los seis meses que será provincia, bajo la dirección de un UDI. Esto, si es que se eligen los cargos de gobernador y delegado por separado.

Fusionar cargos
Fue el senador Víctor Pérez quien le planteó hace tiempo a Andrés Chadwick (futuro ministro del Interior), la posibilidad de nombrar a un solo representante político en Ñuble para el período previo al 6 de septiembre, cuando comience a regir la Región de Ñuble y se deba designar intendente.

Esto implicaría fusionar en una sola persona los cargos de gobernador de Ñuble y delegado presidencial, lo que evitaría, según el parlamentario, “las legítimas disputas entre socios”, si es que resulta nombrado uno de cada colectividad en ambos cargos.

De aceptar el Presidente Piñera esta propuesta prácticamente estaría nombrando al futuro intendente, ya que el delegado pasaría a cumplir esa función en septiembre casi de manera natural.

La idea, sin embargo, no es compartida por Frank Sauerbaum, quien cree que cada cargo tiene distintas responsabilidades.

Factor Evópoli
Otro elemento a considerar dentro de la negociación nacional será el rol que cumplirá Evópoli. A nivel local conocidas son las intenciones de uno de sus líderes, Juan Manuel Santa Cruz, de colaborar con el nuevo territorio.

A él ya se le negó competir en parlamentarias, cuando se negociaron los cupos, por lo que quizás esta sea su revancha y posicione a su naciente partido en la pelea por liderar la instalación de la nueva Región de Ñuble.

Comentarios