Caso Caval: “No me complica el parentesco de los imputados”

Por: Nicole Contreras Fotografía: Agencia Uno 07:35 PM 2018-01-27

Dos preocupaciones rondan en la cabeza de Emiliano Arias, fiscal regional de O’Higgins, oriundo de Chillán, su hogar durante sus primeros 16 años: el medio ambiente y la corrupción. La primera se desprende de su vínculo con la Región de Ñuble. Y es que al fiscal, quien se crió en el campo de su padre en el sector de Los Guindos, en Coihueco, y le apasiona excursionar en la Reserva Huemules de Niblinto cada vez que visita el hogar paterno, le concede gran importancia a la protección de la naturaleza, por lo que hace hincapié en la necesidad de que Chillán, como nueva capital regional, cuente con una Fiscalía de Alta Complejidad que se preocupe de delitos ambientales.  

Así también, reconoce que el “Caso incendios”, en el que debió investigar la quema de más de 90 mil hectáreas de bosque,  ha sido el más complejo que ha debido enfrentar en sus casi dos años al mando de la Fiscalía. Por esta causa, fue sometido por segunda vez a sumario por el fiscal nacional, Jorge Abbott, cuando adelantó en una entrevista la posibilidad de formalizar a ejecutivos de la CGE por delitos de omisión. 

Su segunda preocupación, la corrupción, se relaciona con su primer sumario, donde Abbott decidió marginarlo del caso Corpesca, por declarar a la prensa que en la confección  de la Ley de Pesca se habían cometido delitos. Durante esta entrevista Arias evitará calificar el historial de disputas que ha tenido con el fiscal nacional, pero dejará en claro que persistirá en la revocación del sobreseimiento de Sebastián Dávalos por parte de la Corte de Apelaciones, en el marco del Caso Caval. 

Y es que el último de los denominados “fiscales rebeldes”, declara sentirse “sin presión” por el caso que involucra al primogénito de la Presidenta Bachelet, y que “no me complica para nada el parentesco que tengan las personas involucradas”.  También, lamentará la reciente renuncia de los otros “fiscales rebeldes”, Pablo Norambuena y Carlos Gajardo, por la decisión de la Fiscalía de solicitar la suspensión del procedimiento contra el senador UDI, Iván Moreira, por el caso Penta.  

- ¿Por qué está en desacuerdo con la resolución de la Corte de Apelaciones de sobreseer a Sebastián Dávalos? 
-No se señalan los hechos por los cuales habría sido sobreseído el imputado, y al no señalarse, dicha resolución se torna de naturaleza abusiva y contraria al derecho, lo que genera un precedente desde el punto de vista jurídico. De ahí que sea una buena noticia que haya sido declarado admisible -el recurso de queja que presentó la Fiscalía a la Corte Suprema, para revertir la decisión-, y que la Corte entre a conocer con los alegatos los fundamentos, para ojalá dejar sin efecto la resolución.

-¿Cuáles han sido las principales dificultades que ha tenido que enfrentar en este caso? 
La dificultad fundamental es haber llegado cuando estaba muy avanzado. Derechamente a mí no me complica para nada el parentesco que tengan las personas involucradas. Me han preguntado muchas veces si tengo alguna presión extra por eso, la verdad es que no siento ninguna presión. 

El último díscolo
- ¿Le parece correcta la renuncia de los fiscales Norambuena y Gajardo? 

-Yo respeto mucho los motivos que hayan tenido, si ellos tomaron esta decisión tienen que haberla analizado bastante. En lo personal lo lamento, porque eran dos fiscales relevantes que en su momento dirigieron investigaciones que hicieron que la ciudadanía confiara en la Fiscalía. 

- ¿Está de acuerdo con el argumento de la carta de renuncia de sus compañeros?
-Con la segunda afirmación estoy plenamente de acuerdo, esto es de que haya antecedentes suficientes para fundar una acusación con respecto a esa persona, y eso lo digo responsablemente porque el senador fue desaforado por parte de la Corte Suprema, en consecuencia sí había terreno suficiente como para realizar la persecución penal respecto de esa persona. Ahora en relación a la proporcionalidad, a la salida alternativa que se le está ofreciendo, esa tiene que ser evaluada, y está contemplada en la ley al respecto. 

-Usted dijo que en la administración del fiscal Abbott, se distraía a los fiscales de sus funciones, al llamarlos a sumarios...
-Lo dije en un caso concreto, en que se estaba quemando Chile y se me hacía un sumario, eso me parecía injusto. Es que hay que entender a las defensas, porque no es solo la defensa en el caso de los incendios que pide un sumario en mi contra, la defensa del Caso Caval emite insultos a través de la prensa y solicita sumarios. Que uno sea sacado, eso es una treta muy antigua que lo que busca es deslegitimar al investigador y distrae cuando es la propia institución, pero es una consecuencia y ojalá que se asuma esa realidad. 

-¿Sabas Chahuán no aceptaba las quejas de las defensas? 
-Eso fue en concreto cuando trabajamos juntos los cuatro -Arias, Chahuán, Norambuena y Gajardo-, yo soy el único que queda de los cuatro (ríe). Fuimos duramente atacados por los imputados, algunos decían que nuestras investigaciones eran ideológicamente falsas, y  la verdad es que nunca se nos hizo sumario ni nada.  Es una forma de entender la investigación desde que no se puede acceder a todo lo que pidan las defensas. 

Desafíos de Ñuble Región
-¿Se ha pedido constantemente el traslado y la construcción de una nueva cárcel. ¿Cuánto ayudaría a Chillán?

-Es bueno recordar lo que pasó para el terremoto cuando se abrió la cárcel. Nunca es bueno que el centro penitenciario esté al interior de una ciudad. Además una nueva mirada desde el punto de vista de la reinserción también resulta trascendente. Si bien es cierto no es  nuestra función como fiscalía, nosotros estamos en contacto con la población penal y vemos en esos centros la cantidad de reincidentes que delinquen y es porque las cárceles en cierto modo se ha transformado en escuelas del delito; así una cárcel más moderna, más ampliada es el ideal que  tenemos que tener como sociedad. 

-¿Qué aspectos debería mejorar Chillán en materia de justicia para estar a la altura de una capital regional?  
-Es saludable en una región preocuparse no de lo cuantitativo desde el punto de vista de la persecución penal, sino de lo cualitativo, aquello que redunda en mejor calidad para las personas. Lo que uno echa de menos y ojalá que ocurra en Chillán, sería una mayor preocupación por el medio ambiente, tenemos un patrimonio bastante importante desde el punto de vista ecológico, que la fiscalía también debería abordar,. Yo la abordo bastante acá en la región ese tema. Es importante la creación de una Unidad de Alta Complejidad que se preocupe de los delitos ambientales, de corrupción, de las grandes estafas. En todas partes se cometen delitos y curiosamente es un área que no está abordada por todas las fiscalías en Chile.

Comentarios