Con marcadas diferencias políticas comenzó el proceso constituyente

Por: Camilo Díaz Fotografía: Agencia Uno 11:25 PM 2016-04-23

La misma Presidenta Michelle Bachelet llegó este sábado por la tarde al primer encuentro local autoconvocado, marcando el inicio del proceso por una nueva Constitución para el país, y que tuvo lugar en la comuna de San Miguel. Esta es una de las cuatro etapas de participación ciudadana con las que contará el denominado proceso constituyente y que en el caso de Ñuble, también ha dado paso a reuniones ciudadanas congregadas por la propia ciudadanía a través del sitio web www.unaconstitucionparachile.cl.

ese a lo anterior, las críticas persisten principalmente desde la oposición al Gobierno, cuyos argumentos se centran en que no reviste más que objetivos políticos en la antesala de un proceso eleccionario a nivel municipal y presidencial.

“Esta es una acción política del Gobierno para enfrentar sus opciones junto a las elecciones municipales y presidenciales del próximo año. Esto tiene claramente un objetivo político y para eso se van usar recursos públicos, propaganda que será transmitida por televisión. Vamos a tener a los ministros realizando esta tarea que responde a un objetivo político de la Nueva Mayoría y por lo tanto creo que es un proceso viciado que no responde verdaderamente a un debate constitucional”, sostuvo el senador UDI Víctor Pérez.

Desde la otra vereda, el PPD, Felipe Harboe contrasta señalando que es una oportunidad que debe ser aprovechada por la ciudadanía, entendiendo la contrariedad de la oposición al Gobierno.

“Por cierto que hay un sector que no le gusta esto, no solo porque no le gusta la participación, sino que quiere mantener la actual Constitución, con un modelo donde el Estado es evidentemente subsidario, y donde no podemos, por ejemplo, los parlamentarios presentar un proyecto donde se pueda modificar el sistema de pensiones”, acotó Harboe, quien también se demuestra partidario de un plebiscito una vez redactada la Carta Magna, y aprobada también por el Legislativo.

Proyecto de Gobierno y no de Estado
Una de las debilidades que bien presenta hasta ahora el proceso constituyente, radica en que entendiendo que se prolongará al menos entre dos a tres años, es que ante un eventual cambio de Gobierno que no corresponda a la Nueva Mayoría, bien podría arriesgar todo lo realizado, lo que es reconocido por Harboe.

“Se arriesga obviamente, creo que donde el Gobierno ha cometido un error -se lo expresé al ministro Eyzaguirre en una oportunidad-, es que hasta el minuto éste es un proceso de Gobierno y no de Estado. Porque no hay ningún representante, por ejemplo, del Poder Judicial dentro del consejo de observadores, lo cual le daría la categoría más bien como propuesta de Estado, más allá del Gobierno de turno. Hasta el minuto el Gobierno no ha logrado y eso es un problema”, sentencia el parlamentario, agregando que si el Gobierno es hábil, “debería integrar a un representante del Poder Judicial, y a uno del Congreso Nacional, al consejo de observadores y en ese caso ya el Gobierno que venga, independiente del color político que sea, le sería mucho más complejo poder dejar sin efecto el proceso”.

En tanto Pérez respecto al mismo tema aborda que una señal más de que no es más que una cuestión política, sustentado además en que no serán sino las autoridades de un próximo Gobierno y Parlamento, los que dilucidarán si habrá o no nueva Constitución.

“Cuando uno enfrenta un proceso constitucional, lo tiene que hacer a través de los mecanismos de la Constitución y con el propósito de generar grandes acuerdos. Las constituciones son para el conjunto del país. Por lo tanto la mejor respuesta que esto no tiene un sentido real constitucional, sino que político es que son autoridades electas en 2017 las que van a resolver si hay o no cambio a la Constitución”, finaliza el gremialista.

Asamblea constituyente
El representante local del movimiento de Asamblea Constituyente, el párroco Adrián Cisternas, es claro en tres aspecto. Primero que el proceso constitucional del Gobierno no es algo que ellos querían, “porque no es un proceso vinculante. No respeta la decisión soberana, entre otras muchas cosas, además de no haber una promoción suficiente”, dijo Cisternas. También el dirigente del movimiento ciudadano ahondó en que hay que rescatar la oportunidad del actual proceso, “al hacer que la ciudadanía se reúna y dialogue buscando en conjunto, para presionar que este proceso culmine con una asamblea constituyente”, declaró, y reconociendo que los márgenes de discusión son bastante acotados, con un formato muy reducido.

Comentarios