El corazón de Roberto Mateos

Por: Rodrigo Oses 2018-01-23
Rodrigo Oses
html head title/title style type="text/css" /style /head body/body /html

La serie honor del Deportivo Roberto Mateos estuvo a un paso de coronarse campeón nacional zona sur en Coyhaique.

No levantó la copa, pero se ganó el respeto de todo la familia chilena del balompié amateur imponiendo un sello que jamás traicionó: Una cuota de buen fútbol, mezclada con carácter.

Y a pesar que perdió la final nacional frente a Quesos Kumey, un elenco plagado de ex profesionales remunerados, como el ex goleador del Ñublense del 2006 que ascendió a Primera, Carlos Cáceres, o el ex centrodelantero de Provincial Osorno, Karin Giglio, el cuadro de la Irene Frei, le hizo honor al barrio que representa.

Gente de esfuerzo, sacrificada, humilde, que lucha por salir adelante, estigmatizada casi siempre, pero valiosa en toda su dimensión.

Ese sello fue el que nunca traicionó Roberto Mateos en el Nacional, ganando cuatro de los cinco partidos que disputó, y dos por goleada.

En la semifinal tuvo que clasificar en el alargue, haciendo un esfuerzo sobrehumano, épico, conmovedor.

Como si a cada jugador se le fuera la vida en ese duelo. Las transmisiones en facebook live  de sus partidos, nos regalaron la oportunidad de ver a un elenco con carácter, decidido, valiente, que jamás bajó los brazos. Ni siquiera en la final, a la que llegó diezmado, sin jugadores claves en cancha y arrastrando el cansancio de la heroica semifinal. Insisto, no ganó el título, pero dejó una huella aplaudible, representó a Chillán y Ñuble con una dignidad que conmovió a la familia del fútbol amateur.

Comentarios