Las frases que dejó el ex Presidente Aylwin en su paso por Ñuble

Por: Camilo Díaz Fotografía: Archivo La Discusión 10:50 PM 2016-04-23

Fallecido Mandatario encabezó tres natalicios de O’Higgins en Chillán Viejo

En la figura del prócer de la patria centró discursos por la unidad nacional

Llamado como el Presidente de la transición, el fallecido Patricio Aylwin Azócar también arribó durante su mandato a tierras ñublensinas para la conmemoración del natalicio de Bernardo O’Higgins Riquelme, cada 20 de agosto y cuya figura inspiró en el Mandatario, airados discursos por la unidad nacional, una vez restaurada la democracia representativa post plebiscito del 5 de octubre de 1988.

En sus 4 años de Gobierno (1990-1993), tres de ellos presenció en la explanada del Parque Monumental de Chillán Viejo los honores a O’Higgins. Solo en 1991 encabezó la ceremonia en Santiago, reemplazándolo en Chillán el ministro del Interior, Enrique Kraus Rusque.

En su pasos por Chillán, destacó su proximidad con la gente, visitó el hospital, teatro, mercado techado y la comuna de El Carmen. Incluso, a modo de anécdota, posó ante los reporteros gráficos a solicitud del grupo musical mexicano Pandora, que estaba de gira en la ciudad y alojó en el Gran Hotel Isabel Riquelme.

Buscando la unidad nacional
“Los anhelos que él (O’Higgins) tuvo al fundar esta República, fueron los de una nación libre, libre de toda forma de presión y tiranía, que tuvo al querer impulsar la salud y la educación para mejorar el acceso de todos a mejores niveles de vida son y siguen siendo a esta altura una tarea pendiente que todavía no ha terminado”, dijo la tarde del 19 de agosto de 1990, desde la Gobernación Provincial de Ñuble, saludando a la multitud luego de arribar aquel día a la ciudad.

“Estamos tratando de cumplir lo que dijimos durante la campaña: asegurar la vigencia de una verdadera democracia y para ello hemos dado los pasos necesarios; pero tenemos que seguir avanzando para beneficio de todos. Queremos garantizar la seguridad del trabajador y evitar los despidos arbitrarios y buscamos, al mismo tiempo, garantizar la salud y la educación para todos los chilenos”, sumó el Presidente.

Bajo la figura de O’Higgins también reflexionó: “Él cree en el derecho, y se somete a la ley; él cree en la voluntad mayoritaria democrática del pueblo, y por eso la acata, y no empuña jamás su arma, ni su condición de soldado, contra la voluntad mayoritaria de la ciudadanía, y aunque habría podido, utilizando su poder militar, mantenerse en el poder, se retira y abdica, y quiere que la república se construya sobre la base de la voluntad general de la nación”, dijo en Chillán Viejo, en medio de la en ese entonces tensa relación con Augusto Pinochet.

“Pongámosle el hombro”
La presencia de Aylwin motivó a distintas autoridades locales  plantear un sinnúmero de requerimientos para la zona.

“La verdad es que me plantearon tantos problemas, que no se cómo los vamos a encarar. Me preocupa principalmente el problema del Hospital de Chillán y en general el Servicio de Salud con sus problemas de gran espectro; el financiamiento del sistema educacional-municipalizado; la falta de caminos para algunos en algunos puntos de Ñuble y muchos otros que paulatinamente iremos estudiando. De cada uno de ellos tomamos nota y esperamos poder contribuir a irlos solucionando”, precisó.

En Chillán se hacía necesario la suma de recursos para la reanudación de las obras en la sala principal del Teatro Municipal de Chillán, trabajos que estaban paralizados desde 1945, a lo que el Presidente comprometió el aporte de 80 millones de pesos. “Pero ¿cómo es posible que una obra de este tipo esté sin terminarse por tanto tiempo? Si es medio siglo, señores; yo lo encuentro inconcebible”, aseveró. 

Al Presidente se le planteó un financiamiento compartido entre el municipio local, el Gobierno y la comunidad chillaneja a lo que respondió: “Trato hecho”, invitando de paso y condicionando el aporte, con las palabras: “Pero pongámosle el hombro”.

Comentarios