Líderes regionales proyectan el primer FNDR de Ñuble

Por: Edgar Brizuela 10:35 AM 2018-01-21

¿Cuánto será el presupuesto del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) para Ñuble desde 2019 en adelante? Esa es la interrogante que tratan de discernir autoridades locales enfrentadas a la inexorable instalación de la nueva estructura política-administrativa. La delegada Lorena Vera tiene para tal efecto una reunión pendiente con representantes de la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere), donde espera encadenar las variables que requiere la fórmula utilizada para proyectar los montos que manejará el Gobierno Regional de Ñuble.

“Es un tema que estamos trabajando con la Subdere y la próxima semana tendremos una reunión para verificar la manera en que se hará el cálculo de los recursos que le corresponderán a Ñuble”, enfatiza la delegada que dejará su puesto en marzo próximo. En todo caso, Vera plantea que el incremento del FNDR para la zona estará ligado en especial a la capacidad de generación de proyectos técnicamente avalados y que cumplan con las condiciones para ser aprobados y financiados.

La impresión que tiene, a priori, es que los fondos asignados a la Región de Ñuble no crecerán en demasía. Para el año en curso, con dependencia aún del Bío Bío, espera que el modelo de distribución sea similar al que se ha manejado hasta ahora, donde ha primado la equidad provincial. “Ojalá no nos castiguen con el síndrome de “tu nos dejaste y arréglatelas como puedas”, sentencia.+

Entre 25 mil y 40 mil millones

El economista y director del Centro de Estudios Regionales, Renato Segura, estima que se optará por un criterio de proporcionalidad, tomando en consideración a la población nacional. De esta manera, “si se observa lo ocurrido con el FNDR en las nuevas regiones, lo razonable es pensar en una participación inicial del orden del 2,5% respecto del total país, lo que significaría unos $25 mil millones de pesos. Sin embargo, considerando que la nueva región mantiene zonas de rezago, es posible que el Fondo pueda alcanzar el 4% de participación, lo que equivale a una cifra en torno a los $40 mil millones”.

En resumen, recalca Segura “el FNDR debiese moverse entre 2,5% y 4% respecto del monto total a nivel nacional, lo que significa disponer entre $25 a $40 mil millones al año”. Esto, obviamente, sin contar las inversiones adicionales que provienen desde los ministerios y que son mucho mayores.

Jefe regional 

El Intendente Rodrigo Díaz a pocas semanas de dejar su cargo señala que “la inversión que se ha hecho en las cuatro provincias del Bío Bío ha sido proporcionalmente muy equilibrada y hoy, cuando Ñuble ya es región, esta forma de trabajar apoyando proyectos estratégicos y estructurantes, esperamos que se mantenga”.

Díaz destaca que “a la administración entrante le va a corresponder concluir una serie de proyectos que hoy han quedado avanzados y esperamos que se hagan en los tiempos establecidos para ello. Es necesario seguir invirtiendo en Agua Potable Rural, como hizo el Gobierno de la Presidenta Bachelet, con una inversión histórica en esta materia; seguir profundizando en el desarrollo de oportunidades para los ciudadanos del Valle del Itata y respaldando el turismo donde Ñuble debe seguir siendo referente nacional e internacional”, destacó.

En opinión de Rodrigo Díaz, “para todo lo anterior, la ejecución presupuestaria debe ser eficiente y también es muy importante la capacidad de apalancar recursos que tengan las autoridades entrantes. Finalmente el Core debe estar tan involucrado en el desarrollo regional y de la macrozona centro-sur, como lo es el Consejo Regional actual. Si se trabaja estratégicamente y de manera mancomunada, los resultados serán positivos”, concluye la máxima autoridad regional.

Cartera de proyectos

El jefe de División del Gobierno Regional en el Bío Bío, Rodrigo Daroch, entregó un informe parcial respecto de los fondos que han llegado a Ñuble en los últimos cuatro años, los que superan los $20.000 millones en promedio anualmente y más de $85.000 millones en el cuatrienio. El jefe de las arcas regionales plantea que “la Nueva Región de Ñuble tendrá una gran oportunidad de poder aumentar una mayor ejecución presupuestaria anual con la propia administración de su presupuesto”.

Para el futuro, subraya, una tarea relevante de Ñuble será fortalecer las unidades técnicas de los municipios con el fin de generar una importante cartera de proyectos “dado que a mayor cartera disponible, mayor será el compromiso financiero.”Daroch agrega que por el momento no es posible confirmar un presupuesto regional para Ñuble, pues ni la Dirección de Presupuesto del Ministerio de Hacienda maneja una estimación como esa y más aún cuando recién en 2019 Ñuble generará su primera discusión presupuestaria.

El actual consejero regional Juan López Ferrada sostiene que las platas que manejará el Gobierno Regional de Ñuble dependerán en gran medida de los proyectos que sea capaz de generar. “Si no hay proyectos RS veo difícil que pueda crecer mucho el presupuesto”, advierte. Por su parte, el ex consejero Cristian Quiroz agrega que no pudiendo adelantar una cifra futura del FNDR, sin que la zona cuente antes con instrumentos de planificación como una Estrategia Regional, “el énfasis, creo, debiera estar en la formulación del presupuesto 2019 y el del presente año deberá pasar por una adecuada negociación no solo con la dirección de presupuesto, sino también con el gobierno regional del Bío Bío”.

Quiroz enfatiza que tanto las iniciativas de inversión propuestas por el intendente y las que haga el consejo regional deben contar con una evaluación técnica favorable (recomendación) realizada por el Ministerio de Desarrollo Social, a través del Sistema Nacional de Inversiones (SNI). Es por ello que la clave es la capacidad local para presentar iniciativas técnicamente avaladas. “Creo que existen la experiencia y competencias, pero es necesario generar la institucionalidad que promueva e incluya esas capacidades; particularmente en el inicio de la gestión de la nueva región, el énfasis debiese estar en un trabajo colaborativo, eficiente, técnico y con una visión política de largo plazo. El presupuesto debe ser efectivamente una expresión de la estrategia de desarrollo que aun no tenemos”, concluye.
 

Comentarios