Estudio definirá pertinencia de área metropolitana en Ñuble

Por: Isabel Charlin Fotografía: Víctor Orellana 07:45 PM 2018-01-18

El BID ha asesorado a la Subdere en cuanto a la metodología a implementar.

9 posibles áreas metropolitanas ha identificado la Subdere. En cuatro ya se ha trabajado.

La promulgación, en los próximos días de la Ley de Fortalecimiento de  la Regionalización, traerá consigo la institucionalización de una nueva forma de gobernanza, el área metropolitana, que si bien ya ha comenzado a implementarse de manera piloto en el país en cuatro conurbaciones, a partir de la entrada en vigencia de la nueva normativa contará con un marco legal que acompañará el proceso.

En este escenario la Región de Ñuble encuentra una nueva herramienta para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Si bien la ley dejó estipulado que para convertirse en Área Metropolitana se debe contar con un mínimo de 250 mil habitantes, paralelamente la Subdere en conjunto con algunos ministerios están trabajando en el reglamento, que fijará estándares mínimos para acceder a esta categoría.

A nivel nacional la Subdere ha identificado nueve posibles áreas metropolitanas, entre las cuales está Chillán-Chillán Viejo-San Carlos, que suma 268.670 habitantes, la de menor tamaño del país.

Precisamente hoy, en el marco del seminario “Un área metropolitana para la Región de Ñuble”, organizado por la delegación presidencial para la instalación de la región, la delegada, Lorena Vera, anunció que Hacienda liberó recursos a la Subdere por $120 millones para licitar un estudio que identifique la pertinencia de generar un área metropolitana en el nuevo territorio.

“Recién logramos tener los fondos a través de la Dipres. Ahora viene la preparación de las bases y el lanzamiento de la licitación. Se trata de $120 millones, y en todos los casos piloto de áreas metropolitanas que se están ejecutando, ha habido estudios de este tipo. Si bien hay claridad respecto del número de habitantes y la interacción de los habitantes de Chillán con el resto de las comunas que se encuentran cerca, también queremos que esta visión incorpore los temas en conjunto; queremos identificar los temas más relevantes para resolver mancomunadamente, de manera de darles solución de una manera más ordenada”, sostuvo Vera, quien entre las áreas susceptibles de abordar desde este tipo de gobernanza, destacó el transporte, la contaminación ambiental y el manejo de residuos sólidos.

“Este es un proceso largo. Nosotros quisimos darle el puntapié inicial ahora, porque es una discusión que hay que poner en la mesa, y así se puedan tomar buenas decisiones, sin tener que esperar a que asuman las autoridades para recién comenzar a discutir”, sostuvo Lorena Vera, quien validó este y otros estudios que la Subdere ya ha encargado, como el de Línea Base para la futura Estrategia Regional de Desarrollo, que se encomendó al organismo internacional Flacso. 

Al respecto, han surgido críticas desde el Consejo Regional del Bío Bío y del Comité Ñuble Región, por el monto asignado en el caso del estudio de línea base ($220 millones), y el convenio por trato directo, en circunstancias que según planteó el consejero Hernán Álvarez, “existen universidades en la zona que podrían haber realizado el trabajo con un presupuesto menor”.

“Se solicitó el financiamiento al GORE para una parte de este estudio que costaba $40 millones, y se dilató por mucho tiempo. Cuando yo asumí, eso debió estar avanzado y no fue así. Solicitamos a la Subdere que no se retrasara más, y licitándolo, iba a ocurrir eso, por lo que revisamos junto a la Subdere qué organismos tenían convenios y estaba Flacso. Hay que recordar que el estudio que se adjudicaron es mucho más amplio, incluye otras áreas además de los lineamientos, y si se hubiera licitado, recién se habría comenzado a trabajar en abril, y habrían participado instituciones de todo Chile, por lo que cualquiera pudo haberse adjudicado el estudio”, sostuvo la delegada.

Exposiciones
Entre los expositores del seminario sobre Áreas Metropolitanas estuvo Dominique Mashini, consultora urbana del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), quien compartió la experiencia de la organización asesorando a los gobiernos locales en torno a metodologías en ciudades “emergentes y sostenibles”, de manera de orientar así los lineamientos hacia una mayor sustentabilidad.

Desde 2012 trabajan con la Subdere en la aplicación de áreas metropolitanas, y entre los principales obstáculos han identificado, primero, la descoordinación inicial.

“La etapa de construcción de un área metropolitana tiende a ser descoordinada, porque históricamente se ha planificado de una manera, y de repente nos enfrentamos a un territorio mucho más complejo. Por ello cobra relevancia el consenso político para impulsar esta política, claridad sobre actores y estrategias y espacios institucionales para canalizar las inquietudes”, sostuvo Dominique Mashini.

A cargo de presentar los cambios que introducirá la nueva Ley de Fortalecimiento de la Regionalización,  en el contexto de las áreas metropolitanas, estuvo la coordinadora del Programa de Apoyo a la Descentralización Regional de la Subdere, Fernanda Tapia.

La profesional mostró la forma en que un territorio puede recibir esta denominación.

“Se puede solicitar a través del Gobierno Regional, o proponerlo el Presidente de la República. Desde el punto de vista administrativo, son dos los estamentos que participan de esta instancia, el comité consultivo de alcaldes, que en realidad es resolutivo, y en el organigrama está en el nivel del gobernador regional; y el Departamento de Áreas Metropolitanas, insertos en la divisiones regionales, que ya están operando en las conurbaciones donde se ha iniciado el programa piloto, como es el caso del Gran Concepción.

Precisamente sobre esta última experiencia, expuso hoy Claudia Toledo, coordinadora del área metropolitana del Gran Concepción, compuesta por 11 comunas, quien dio algunos consejos a Ñuble.

“Es necesario realizar un estudio. Hoy ustedes cuentan con el Plan Regulador  Intercomunal Chillán-Chillán Viejo como base, mirada que deben ampliar, pero es importante moderar las expectativas. Esto es un proceso que puede ser largo, no es un tema que se resuelva de un día para otro. No es automático comenzar a funcionar como un área metropolitana, porque implica compartir problemas, objetivos, iniciativas y compromisos. En Chile estamos recién en un proceso de instalación; en otros países los integrantes de las zonas metropolitanas pagan impuestos, por ejemplo, por el uso del transporte. El primer paso que debe dar Ñuble es definir primero cuál es el área metropolitana, cuáles son las características que debe tener. En el caso de Concepción, el tema geográfico fue vital para definir el área, ustedes  quizás tengan otra impronta”, manifestó.

Mesa técnica verá tema educación
En tanto, el próximo 25 de enero, en el auditorio Suárez Fanjul del Campus Chillán de la U. de Concepción, se retomarán las reuniones ampliadas de la mesa técnica público-privada de la Región de Ñuble, ocasión en la que se abordará el tema educación.

Según la delegada presidencial el área no se abordará desde un punto de vista generalista, sino que se abocará a las necesidades del territorio y qué medidas se requieren implementar para formar profesionales para la nueva región y lograr retener al capital humano que se forma acá.

Comentarios