Casino de Chillán generará 600 empleos permanentes

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 09:50 PM 2018-01-18

Las obras exhiben un avance físico de 20%. En la imagen se observa el montaje de las losas prefabricadas.

La fecha definitiva de apertura dependerá también de la autorización de la Superintendencia de Casinos de Juego.

A partir de noviembre podría abrir sus puertas la sala de juegos del casino Marina del Sol Chillán, complejo que se construye desde el 23 de noviembre en el acceso norte a la ciudad y cuyas obras exhiben un 20% de avance físico.

Dicho plazo es la expectativa que manejan al interior de la empresa, que opera, además, los casinos de Talcahuano, Osorno y Calama, y que pretende ingresar al mercado peruano.

De esta forma, la apertura se adelantaría un mes respecto del plazo informado anteriormente. Ello, debido a la mayor velocidad observada en el proceso de construcción de la obra gruesa, mediante un sistema de montaje de piezas prefabricadas en Santiago por la empresa Preansa, como pilares, vigas y losas.

Según explicó el presidente del grupo Marina del Sol, Nicolás Imschenetzky, la apertura del recinto chillanejo dependerá también de la respectiva autorización de la Superintendencia de Casinos de Juego.

Empleos
El complejo requerirá contar con personal capacitado tanto para la sala de juegos como para el hotel, y dada la especificidad de algunas labores, como los croupier (repartidores) o los operarios del sistema de televigilancia, será la propia empresa la que deberá asumir el entrenamiento.

De hecho, a modo de ejemplo, el ejecutivo detalló que la capacitación de un croupier demora tres meses, razón por la cual el curso respectivo tendrá que comenzar a mediados del presente año y mientras dure, se evalúa entregar a los alumnos un subsidio.

En ese contexto, precisó que se estableció un convenio con Inacap y con la Oficina Municipal de Intermediación Laboral (OMIL) de Chillán para desarrollar los cursos y convocar a los postulantes, respectivamente.

“Con Inacap desarrollamos un curso de croupier el año pasado en Talcahuano, que nos dio la primera camada de egresados y que brinda una formación bastante integral, porque además fueron capacitados en atención de público, hotelería y coctelería. Y eso tiene que ver con nuestra preocupación por ofrecer un servicio del más alto nivel a nuestros clientes, porque independiente de si ganen o pierdan, lo que queremos es que se entretengan, que tengan una buena experiencia”, acotó Imschenetzky.

El ejecutivo destacó que el complejo, en su etapa de operación, requerirá una mano de obra total de 600 personas, entre empleos directos e indirectos, y entre ellos, 45 a 50 croupiers, uno de los puestos más demandados, por su mayor salario.

En tanto, durante el proceso de construcción se espera llegar a un peak de 250 trabajadores, cuando se trabaje en las terminaciones de los edificios. Actualmente hay 150 operarios en las faenas de obra gruesa del casino y del hotel.

Precisamente este miércoles, el gerente general de Marina del Sol, Juan Ignacio Ugarte, visitó las obras que se desarrollan en el predio de 9 hectáreas ubicado en la intersección de O’Higgins y Variante Nahueltoro. Ahí destacó la “gran velocidad” que se observa gracias al sistema de montaje, en el caso del edificio del casino.

El proyecto representa una inversión total de US$56,3 millones y considera, además de la sala de juegos, un hotel cinco estrellas de 100 habitaciones, un centro de convenciones, un anfiteatro y un recinto ferial, espacios públicos, multicanchas, cinco parques y una laguna artificial con un parque acuático, entre otros atractivos.

Comentarios