Ñublensinos recibieron el mensaje papal en Temuco

Por: Pablo Álvarez / Nicole contreras Fotografía: Obispado de Chillán / Agencia Uno 08:45 PM 2018-01-18

El Papa Francisco recorrió las párcelas donde estaban los fieles, oportunidad que tuvieron para verlo más de cerca.

Una mujer falleció en el camino de regreso y siete iglesias fueron quemadas. 

Con palabras en mapudungún y sin abstenerse a valorar el conflicto mapuche, el Papa Francisco presidió este miércoles la segunda misa de su visita a Chile, en el Aeródromo Maquehue de Temuco, ante casi 250 mil personas, más de 3 mil de ellas de la Diócesis San Bartolomé de Chillán. 

El Pontífice dedicó la eucaristía “a todos los que cada día llevan sobre sus espaldas el peso de tantas injusticias”. Sus palabras adquirieron un significado especial, visto que el aeródromo fue construido en tierras en que vivían familias mapuche a inicios del siglo XX. 

En Papa aludió a la canción de la sancarlina Violeta Parra, admitiendo que “Arauco tiene una pena que no la puedo callar, son injusticias de siglos que todos ven aplicar”. En el mismo sentido, hizo un llamado a la  unión, distinguiéndola de la uniformidad. “La unidad pedida y ofrecida por Jesús reconoce lo que cada pueblo, cada cultura, está invitada a aportar en esta bendita tierra”, enfatizó.

Francisco recalcó que “la riqueza de una tierra nace precisamente de que cada parte se anime a compartir su sabiduría con los demás. No es ni será una uniformidad asfixiante que nace del predominio y la fuerza”. 

La ceremonia también contó con una presentación del pueblo mapuche, quienes tocaron sus instrumentos típicos y agitaron ramas de canelo.

El obispo de Chillán, Carlos Pellegrin, se declaró impresionado por la cantidad de asistentes que participaron en la misa y por la claridad con la que habló el Santo Padre.

“Me ha llamado mucho la atención su mensaje tan directo y tan claro a favor del pueblo mapuche, con un contexto muy cristiano, que nos invita a buscar en la diversidad nuestra unidad, y jamás aceptar la violencia como un camino a seguir”, destacó.

Además, el obispo agradeció la participación de la diócesis de Chillán y al comité organizador, encabezado por el presbítero Luis Rocha.

“Quiero reconocer a la comisión organizadora y felicitar a cada párroco y comunidad cristiana que participaron con tanto entusiasmo y dedicación. Ciertamente el sacrificio que significó dormir muy poco, caminar mucho y esperar largas horas, fue pagado con creces al poder compartir junto al sucesor de Pedro”, afirmó la autoridad eclesiástica.

Ñublensinos emocionados
“Con el corazón hinchado”, afirmaron sentirse los fieles de Ñuble que asistieron a la homilía papal que comenzó a las 10.30 horas. Los asistentes, quienes pudieron ingresar al aeródromo desde las 2 hasta las 9 de la mañana, podían instalarse en una de las 19 parcelas en las que se dividía el recinto.

Abel Ferrada, quien viajó con su esposa, sus dos hijos, su hermana y su sobrino, se sintió afortunado de poder ver a Francisco desde una buena posición.

“Nosotros fuimos muy privilegiados porque tuvimos la primera entrada. Cuando el Papa dio una vuelta hacia una parcela, nosotros estábamos ahí. Siempre nos preocupamos de estar en el espacio de la reja, para poder apreciar de primera fuente la pasada del Papa. Se nos puso la piel de gallina”, relató.  

Ferrada afirmó que quienes más se asombraron fueron los niños.

“Estaban felices, es que a ellos les llamó mucho la atención cuando dobló y se vio la imagen en la pantalla, la verdad es que el Papa tiene un aura social, entonces quien lo ve, se impacta”, dijo Ferrada.

Trinidad Muñoz viajó con su novio hasta el encuentro con el Papa. Ambos son catequistas desde hace cuatro años y pertenecen a la capilla San Alberto Magno. “Es realmente impactante la llegada, si se es católico, y si se tiene una figura importante en la fe, realmente es emocionante”, aseguró.

Además, se sintió identificada con el discurso del Pontífice: “Me gustó que lo enfocara a la comunidad de La Araucanía, porque si él venía a esta zona,  tenía que hacerlo, y lo hizo de muy buena forma, conciliadora”.

Mirna Arenas fue en reemplazo de una amiga que tuvo que cancelar su ida el último día.

“Como persona católica fue maravilloso, porque su misa, lo que dijo, lo que transmitió, a Temuco en general, sobre toda la problemática que tienen ellos con los mapuche, fue muy bonita”, destacó.

Arenas asistió a la visita de Juan Pablo II en abril de 1987. Destacó la fimeza de Francisco por sobre la del “Papa viajero”. 

“Con el otro Papa yo igual era más chica, pero lo veía como más viejito, a este lo encuentro mucho más potente, ataca, enfrenta los problemas  y se hace cargo de ellos”, manifestó. 

La ceremonia contó también con la presencia de extranjeros que alzaron sus banderas, provenientes de Uruguay, Argentina, Colombia y Venezuela.

El lado B
Durante la ceremonia todo fue felicidad para los fieles, no así la peregrinación que debieron realizar para llegar desde el Puente Cautín, donde bajaron de sus buses, hasta el aeródromo Maquehue.

Los asistentes tuvieron que caminar casi siete kilómetros para arribar. Muchos no lo consiguieron y debieron emprender el viaje de regreso. El trayecto fue especialmente duro para personas de la tercera edad y discapacitados.

“Una señora que usaba bastón caminó sola unos tres kilómetros, después la tuvieron que subir a una silla de ruedas para terminar el camino”, comentó Abel Ferrada, quien junto a su familia sintieron el frío de la madrugada.

“Estábamos complicados porque hacía mucho frío y no permitían llevar termos, entonces uno añora a esas alturas de la madrugada tomarse un café”, afirmó. 

El frío fue amenizado por artistas locales que interpretaron sus temas con un toque religioso. Incluso se escuchó “reggaeton cristiano”. 

“Los espectáculos ayudaron mucho a que la gente se motivara, porque la mayoría   estábamos despiertos y hacía mucho frío, entonces eso ayudó para movernos”, relató Trinidad Muñoz. 

Si el viaje de ida fue complicado para los fieles, lo fue aún mas el viaje de regreso, en el que dos personas sufrieron un paro cardíaco, y una mujer de 47 años murió producto de un infarto.

Las técnicas de reanimación que realizó el SAMU no tuvieron efecto. La mujer se encontraba a la espera de una intervención quirúrgica.

“Se podría haber mejorado la organización, los buses deberían haberse acercado, y haber salido de a uno, porque allá estábamos encajonados”, enfatizó Mirna Arenas.

Las barricadas fueron la antesala de la llegada del Papa a Maquehue. Se registraron a alrededor de las cinco de la mañana en la Ruta 5 Sur, lo que provocó atrasos en los buses. 

Otro de los incidentes que registró la visita papal fueron los ataques incendiarios a siete iglesias y a un helicóptero, registrados en la madrugada de martes a miércoles.  

Agenda Papal 
El Papa Francisco, al finalizar la misa, se dirigió a la Casa Madre de la Santa Cruz, un hogar de monjas donde almorzó con representantes mapuches. También asistieron víctimas de violencia rural de la zona. 

El Pontífice finalizó su jornada en un encuentro con jóvenes en la Universidad Católica. A la instancia también asistió el obispo Carlos Pellegrin.

Este jueves será el último día de la visita pastoral del Papa en Chile, realizando una misa masiva en Iquique para luego ir a Lima.  

Tras una maratónica jornada en Temuco, los ñublensinos regresaron esta madrugada a Chillán. 

Comentarios