“De probarse, el Gobierno debe ir a todas las instancias"

Por: Isabel Charlin 08:20 PM 2018-01-16

El excandidato es partidario de que el Estado  realice una serie de acciones.

Alfredo Sfeir Younis, el ñublensino por adopción que se radicó en Ninhue y que fue candidato presidencial y recientemente a senador por el Maule, conoce el Banco Mundial.

Como economista con diversas maestrías y doctorados en Estados Unidos ocupó varios cargos en la organización internacional, donde a partir de 1976 fue considerado el primer economista ambiental.

Hoy el escándalo mundial provocado por las declaraciones del economista en jefe del organismo, Paul Romer, en orden a que el índice de competitividad en negocios Doing Business había sido manejado en perjuicio de Chile, no lo deja indiferente.

- ¿Cuál es su impresión de lo que ha pasado con el Banco Mundial?
- Hace 13 años que no ejerzo en el Banco Mundial (BM), y nunca estuve envuelto en el estudio “Hacer Negocios”. Nadie tiene derecho a destruir la reputación de nuestro país, y de probarse que hubo intervención política, debemos demandar graves sanciones.  Según el economista jefe, el BM modificó la metodología muchas veces, de manera injustificada y desorientadora. Pero lo grave es la motivación de tinte político de estos cambios; y que él no puede defender la integridad del estudio.  Si esto es verdad, debemos presentar una queja en todas las instancias internacionales, incluyendo de justicia. Es vergonzoso e inaceptable. Hay que contrastar esa declaración con la del encargado del estudio, Agusto López, quien aseguró que todos los cambios hechos fueron sujetos a revisión por expertos, incluyendo también a profesionales y representantes de nuestro país. Según López, el proceso fue transparente. Dos posturas opuestas que deben ser aclaradas.

- ¿Se había dado una situación similar antes? ¿Qué factores hacen posible un error de esta envergadura?
- No. Y hablo de mi época en la institución (1976-2005), y en relación a mi área de trabajo. Siempre hay controversia, debates y, a veces, grandes diferencias de opiniones, pero nunca vi hacer algo expresamente con la idea de desmerecer a un país por razones políticas. Eso no dice que la institución es neutral en lo político, porque no lo es. Aquí no se habla de un “error”.  Se habla de una “intención”, y esto debe abordarse lo antes posible y correctamente. Ello demanda conocer bien las instancias y procedimientos del BM (revisión, evaluación, y aprobación), y notar claramente el papel que jugaron los representantes de Chile ante el BM. Este es un documento que ciertamente debe haber sido discutido en el Directorio, y necesitamos saber quién estuvo representando a Chile. Podemos tener opiniones, pero no podemos tener diferencias en los datos (lo empírico). Se debió reclamar a su tiempo de los datos, la metodología, y los resultados.

- ¿Qué acciones, a su juicio, debieran tomar el Estado de Chile y el Parlamento chileno? 
- Primero, demandar una reunión formal con el economista jefe, aquí en Chile, enfocándose en ¿por qué se hicieron estos cambios? ¿Hay otros países perjudicados, cuáles son esos países?  ¿Con motivo de qué dio esa entrevista en el WSJ, hablando por sí, y no por el Banco Mundial?  ¿Por qué el Banco Mundial respondió después de la entrevista? ¿A quiénes van a nombrar para revisar y evaluar esta situación?  Segundo, llamar inmediatamente al representante de Chile ante el BM y preguntar: ¿Estaban al tanto de este estudio y los cambios metodológicos? ¿Informaron a nuestro gobierno?  ¿Hubo insumos de parte de Chile en ese estudio, como datos, aportes de investigadores? ¿Qué ministerio del Gobierno estuvo a cargo de este proceso? ¿Fue el estudio sometido a revisión por parte de nuestro país antes de ser publicado?  Tercero, invitar al economista, Sr. López, a testificar ante el Congreso.  Él asegura que el proceso fue totalmente transparente. Cuarto, pedirle al BM una reunión especial del Directorio. Esa reunión demanda haber contestado muchas de las preguntas anteriormente sugeridas, para no tener que confrontar incertidumbres innecesarias.  Quinto, pedir una reunión urgente del Consejo Económico y Social de la ONU y presentar este caso.  Sexto, revisar los procedimientos que han sido usados, y ver dónde deben ser cambiados, para que nuestro país esté siempre envuelto en estudios que tienen que ver con intervenciones a nivel internacional.  De probarse lo que ha revelado el economista jefe del BM, el Gobierno debe ir, primero, a todas las instancias internacionales en busca de reparación por los daños potenciales; y  segundo, saber con claridad si hubo influencia/participación de Chile para que esto fuese implementado de la manera descrita en la entrevista con el funcionario del BM. 

- ¿Qué responsabilidad tiene en todo esto el Estado de Chile? 
- El BM y los países tienen protocolos en relación a las publicaciones, que no deben ser violados u olvidados. ¿Cómo se ha publicado un reporte de esta naturaleza sin el conocimiento de ese cambio de metodología y resultados esperados? ¿Cuál fue la participación de los ministerios de Economía y Hacienda de todos los gobiernos que recibieron estos informes?  El filtro más importante es el representante de Chile ante el Directorio del BM.  Debemos notar que Chile es dueño del BM, aunque su aporte de capital sea menor que el de los países desarrollados. Hoy el Gobierno debe estar totalmente envuelto en el ejercicio de revisión que estará haciendo el BM.  Poner nuestros mejores economistas, revisar la metodología, evaluar los datos, etc.  Debemos participar de todas las oportunidades para corregir esta situación.
 

- ¿Qué efectos concretos, perceptibles para el común de los chilenos podría haber generado esta información errónea dada a conocer por el Banco Mundial? 
- Condeno vivamente esta situación.  Una situación gravísima, que debe ser duramente sancionada a nivel de institución, como de los funcionarios envueltos.  Esto debe ser exhaustivamente aclarado, particularmente cuando reportes de esta naturaleza afectan directamente a nuestro país: inversiones, ránking, evaluación de crédito... No tengo una métrica para medir efectos concretos, pero si es verdad esta manipulación, su impacto tiene relación con la “percepción” y “expectativas” respecto a la economía y desenvolvimiento en nuestro país.  Una crisis de expectativas puede significar menos inversión extranjera, baja en los ránkings de crédito, etc.  Cosas medibles y no medibles, que pueden ser el centro de una investigación aquí en nuestro país.

Comentarios