Cronograma de instalación se ha cumplido de acuerdo al plan entregado

Por: Isabel Charlin Fotografía: Mauricio Ulloa 2018-01-13

Mayores avances se registran en los lineamientos estratégicos para el desarrollo

Instalación de servicios debiera entrar en tierra derecha en julio, con la definición de plantas

No ha sido fácil echar a andar el proceso de instalación de la Región de Ñuble.

Aunar posturas, lograr que ministerios y seremías colaboren y abordar distintas áreas (instalación de servicios, inversión pública, lineamientos estratégicos y participación ciudadana, entre otras), sin duda ha sido una tarea titánica de realizar en casi cinco meses. Pero se ha avanzado.

A fines de noviembre pasado, la delegada Presidencial, Lorena Vera, dio a conocer a la comunidad el Plan de Instalación, el cual incluyó un cronograma, que hasta el momento, se ha cumplido.

Formación de mesas intersectoriales a nivel central y regional; reactivación de la mesa técnica público-privada; presentación del Plan de Instalación; identificación de la cartera de proyectos sectoriales y birregionales; inicio de la coordinación con el Gobierno Regional de Bío Bío; capacitación técnica a funcionarios municipales en elaboración de proyectos; definición de lineamientos estratégicos y reuniones con actores relevantes y ciudadanía, son objetivos de la Carta Gantt presentada en noviembre que se han cumplido a cabalidad.

Quizás el ámbito más esquivo -y que genera más interés- ha sido la definición de fechas para la instalación de los servicios.

Es más, las críticas vertidas hacia el proceso de instalación por algunos sectores de Chile Vamos, e incluso, por parte del presidente del comité Ñuble Región, Hérex Fuentes, apuntan a esta área.

De acuerdo al Plan, la llegada de los servicios debía quedar identificada, de manera preliminar, en diciembre pasado, sin embargo, se trata de un proceso complejo en el que no solo interviene la Delegación.

En noviembre, la delegada adelantó que serán dieciséis la seremías que se instalarán en Ñuble, de un total de 23 ministerios; 61 direcciones y servicios regionales; 22 servicios provinciales y 8 servicios regionales dependientes de otros organismos públicos.

En el caso de las seremías, se trata de un número que se replica en otras regiones. En Bío Bío, por ejemplo, se asientan 17 reparticiones, ya que algunas tienen carácter birregional o zonal.

De ellas, cinco serán prioritarias para que comiencen a funcionar a partir del 6 de septiembre, o incluso antes: Agricultura, Desarrollo Social, Transporte, Obras Públicas y Vivienda.

Julio, fecha tope
Desde fines de agosto, cuando fue nombrada Lorena Vera, se han desarrollado reuniones con los ministerios y seremías del Bío Bío para, primero, identificar las necesidades; y segundo, establecer un cronograma de instalación.

La delegada adelantó que aun cuando no todos los servicios debuten en septiembre, quedará establecida la fecha de inicio de funciones. Fue la propia autoridad quien reconoció en una primera instancia que “no todas las reparticiones estaban colaborando con la misma celeridad”.

Esta apreciación, sin embargo ha ido cambiando, y se espera que entre junio y julio, se tengan novedades respecto de los requerimientos de plantas funcionarias para seremías y servicios, lo cual definirá en gran parte el proceso de instalación de los mismos.

“Seguirenos durante enero estableciendo una red con los diferentes ministerios y subsecretarías, para llevar a cabo el trabajo de tramitación de los DFL para las plantas funcionarias, lo cual requiere un tiempo importante, tanto para la elaboración y aprobación por parte de los ministerios y de Hacienda; como de visación por parte de Contraloría. Esto va de la mano con la entrega de información respecto de los requerimientos por parte de cada ministerio y servicio. Creemos que de acuerdo a cómo hemos ido avanzando, en julio podría haber claridad respecto de las necesidades en esta área y también respecto del presupuesto para ello”, sostuvo Lorena Vera.

Cabe precisar que no se trata de los cargos correspondientes a los servicios de Gobierno Interior, Gobierno Regional y Ministerio Público, los cuales fueron creados por la propia ley que dio vida a la región, y que ascienden a 111. Los que deben definirse de aquí a julio, en tanto, podrían llegar a 800, de acuerdo a la experiencia de la Región de Los Ríos.

Visión de futuro
El punto alto del trabajo realizado hasta el momento, ha sido sin duda el énfasis puesto en la elaboración de una línea base que dé más tarde sustento a la futura Estrategia de Desarrollo Regional, y la anticipación de la cartera de inversión para cuando el territorio debute como región en el ámbito presupuestario, en 2019.

En ambos casos, se han desarrollado acciones concretas: la Subdere estableció un convenio con Flacso-Chile por $220 millones para ejecutar un estudio de línea base, en el cual el organismo internacional trabajará durante todo este año; y se inició una capacitación en elaboración de proyectos que se extenderá durante todo el verano a funcionarios municipales, la cual está a cargo del Ministerio de Desarrollo Social y la Cepal.

Otro punto que ha sido criticado respecto del proceso de instalación, es su grado de apertura e inclusión.

Sin embargo, durante diciembre se llevaron a cabo cuatro encuentros ciudadanos participativos en la cabecera regional, Chillán; y en las capitales provinciales Bulnes, San Carlos y Quirihue, cuyos resultados serán sistematizados y entregados a la comunidad. En total, formaron parte de estas actividades más de 500 personas, e incluso el subsecretario de Desarrollo Regional, Ricardo Cifuentes, quien participó en el encuentro regional celebrado en Chillán; felicitó la iniciativa.

“La nueva región no está a cargo de un par de burócratas que trabajan encerrados en una oficina, sino que es un proceso abierto que se hace con la activa participación de la ciudadanía”, dijo el personero.

Si bien la propia Lorena Vera ha manifestado que el cambio de administración en marzo sí o sí afectará el proceso de instalación -habrá nuevas autoridades en los ministerios y específicamente en la Subdere-, la idea es que el cronograma de mantenga. Esto no quita, sin embargo, que el gobierno de Sebastián Piñera estime necesario introducir cambios -partiendo por designar a un nuevo delegado-, y la carta Gantt sufra modificaciones de acuerdo a los énfasis que Chile Vamos quiera dar al proceso.

Hitos de enero
Durante este mes, la Delegación trabajará con el Gobierno Regional del Bío Bío en el traspaso de responsabilidades, convenios, e incluso, infraestructura de bienes inmuebles que corresponda, hacia Ñuble.

“Hay que recordar que la fecha tope para este traspaso vence el próximo 16 de septiembre. Ya hemos iniciado este trabajo, estamos en coordinación con el GORE”, sostuvo Lorena Vera.

Se dará inicio, además, al diseño del marco presupuestario para el año 2019, que se realiza por medio del ARI y también de otros instrumentos de planificación, para lo cual la Delegación también estará articulada con el Gobierno Regional del Bío Bío, “ya que durante 2018 seguiremos vinculados a la región madre en este ámbito, por ello, es importante que en la proyección 2019, realicemos un trabajo mancomunado”, afirmó.

Comentarios