“Hay una oportunidad de que vuelva a llegar gas”

Por: Roberto Fernández Fotografía: Victor Orellana 09:45 PM 2018-01-11

La subsecretaria de Energía, Jimena Jara Quilodrán, visitó este miércoles un centro de acopio de leña nativa en el sector La Invernada, en Pinto, cuyo propietario, Pedro Gutiérrez, fue uno de los beneficiarios del programa Más Leña Seca; también estuvo en el camping Agua Linda, en Quillón, donde se desarrolló un proyecto solar térmico; y este jueves conocerá el estado de avance del primer parque fotovoltaico de Ñuble, en Ninhue.

En ese contexto, hizo una evaluación del mercado local de leña y la alternativa energética que representa la eventual inyección de gas natural argentino al Gasoducto del Pacífico.

-Algunos critican que el Gobierno siga fomentando la producción de leña seca en vez de privilegiar otras fuentes más limpias.
-Primero, hay que reconocer que el sur es intensivo en el consumo de leña y es casi cultural. Entre las regiones de O’Higgins y Aysén nosotros tenemos el programa Más Leña Seca, que permite aumentar la oferta de leña seca para su consumo. Nosotros también hemos dicho que es necesario diversificar la matriz de calefacción, y eso también es muy importante. Pero hoy, y entretanto la leña sea declarada combustible para que sea susceptible de ser fiscalizada por la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, previo a esa modificación legal hay que hacer otras acciones, porque la leña es un mercado que tiene información muy dispar, es muy informal, por lo tanto, con este programa identificamos quiénes están en el rubro de la leña, formalizarlos y también estamos con un proyecto que va a introducir competencias laborales para todo el sector leñero. Queremos tener un sector que sea profesional, más formal y con estándares de calidad.

-¿Cuándo estima que se va a concretar esa declaración de combustible?
-Nosotros esperamos que sea lo más pronto posible, ojalá que la nueva administración se haga cargo de esta demanda.

-Entonces el Gobierno se hizo cargo de una realidad más que intentar cambiarla.
-Ocurre que hoy no existe ninguna alternativa a la leña más barata, por lo tanto, tomar una decisión como ésa sería castigar a los más pobres, y eso, en esta administración no se va a hacer. La leña seca es perfectamente compatible con los planes de descontaminación.

-¿Y este plan ha logrado aumentar la oferta de leña seca en Ñuble?
-Nosotros tenemos una evaluación muy positiva del programa, de hecho, en Ñuble hay 11 proyectos que fueron adjudicados y todos ellos más que duplicaron su producción, porque entregamos un fondo no reembolsable para la construcción de centros de acopio y secado de leña y compra de maquinarias.

Gas natural
-En algún momento se planteó la idea de un subsidio al gas natural para calefaccionar hogares.

-Todas esas herramientas no son desechables. Es perfectamente posible discutir una alternativa a la leña. Ahora, en el caso del gas, lo primero es tener gas. Hoy lo que llega son los 25 camiones diarios del gasoducto virtual desde Quintero hasta la planta regasificadora de Pemuco y no hay más (desde ahí se abastece Intergas). Y el proyecto que había para instalar un terminal regasificador aún no se ha concretado.

-Pero está el convenio con Argentina que permitirá contar con mayor volumen de gas.
-Hoy sí hay una oportunidad muy concreta de que vuelva a haber gas en la región a partir del intercambio energético con Argentina y una vez que eso esté resuelto, las acciones ya se pueden tomar para ampliar la oferta. Lo que tiene que ocurrir ahora es que las empresas se tienen que poner de acuerdo, como Gasoducto del Pacífico y Exxon en Argentina, las que están negociando los términos comerciales.

-¿Cómo percibe el efecto en Ñuble de la llegada de gas natural desde Argentina?
-Siempre es positivo que tengamos este intercambio, porque en definitiva, las empresas son las que ganan, las que tienen la opción de traer gas a través de la infraestructura que tenemos (Gasoducto del Pacífico) y que no se está usando, de manera que es un beneficio para que llegue más gas a la región.

-Se lo pregunto porque el modelo de las centrales térmicas que se proyectan en la zona se basa en terminales regasificadores en la costa que aún no se concretan, y el gas argentino puede ser una alternativa.
-Bueno, eso será parte de las evaluaciones que hagan las empresas que van a operar con gas. Lo importante acá es que las restricciones administrativas que había en Argentina para este intercambio se han despejado y por lo tanto, se pueden producir en la medida que existan acuerdos entre las empresas.

-¿Ustedes prevén que se observarán precios más competitivos?
-Yo creo que sí, debiera ser una tendencia. Si tenemos más gas ingresando al país, claramente que debiera incidir, esperamos que así sea. Es positivo que llegue más volumen para que así baje el precio. Los yacimientos que están en Neuquén son de los más grandes del mundo, y la Provincia de Neuquén tiene grandes planes de expansión para la explotación de estos yacimientos, y tanto empresas argentinas como internacionales están desarrollando inversiones para que esto ocurra. Por otro lado, hay restricciones para el transporte de gas desde Neuquén hacia el centro del país, donde se concentra el grueso del consumo, que hace que la interconexión con Chile sea mucho más atractiva.

Comentarios