“Es el tiempo de lograr construir acuerdos”

Por: Isabel Charlin Fotografía: Mauricio Ulloa 09:55 PM 2018-01-10

La próxima Junta Nacional de la DC será clave para determinar el futuro del partido.

Luego del fracaso del camino propio en la pasada presidencial, los magros resultados parlamentarios y el éxodo de más de una treintena de militantes, encabezados por la ex ministra, Mariana Aylwin; la colectividad se encuentra en una encrucijada, y está, según sus propios integrantes, en la búsqueda -o recuperación- de su identidad.

Desde el grupo de los “disidentes” (apelativo que no les gusta a sus integrantes), la exparlamentaria, exministra y hoy senadora electa por Maule, Ximena Rincón, apela al diálogo. Invitada por la mesa comunal DC a Chillán para conversar con militantes locales, manifestó que “si fue posible ponerse de acuerdo en dictadura, ahora debiera ser más fácil”.

- ¿Qué se espera de la Junta Nacional del 27 y 28 de enero?
- Espero que se apruebe el cronograma que el Consejo Nacional acordó el lunes. No pude asistir porque había incendios en mi zona, di las excusas del caso y espero que se apruebe. Debiera haber una reflexión en torno a la situación en la que nos encontramos como partido después de lo vivido en el último proceso electoral.

- ¿Cree posible efectuar elecciones internas en abril? Porque ha habido distintas posturas respecto de la factibilidad de efectuarlas...
- Nosotros vamos a esperar qué dice la Junta Nacional, que tiene un espacio y un debate que esperamos, se respete, y que sea fraterno, algo que ha faltado en el último tiempo. Capacidad de escucharnos, de construir y caminar hacia adelante.

- ¿Es posible llegar a una visión común al interior de la DC después de este proceso de reflexión? ¿O es más factible que una postura termine imponiéndose sobre la otra?
- Si hay algo que nos ha hecho daño ha sido tratar de imponer una visión sobre otra, y creo que es el tiempo de lograr construir acuerdos entre todas las miradas que tiene la DC.

- Las diferencias internas son muy evidentes y no son de ahora, vienen desde hace tiempo...
- Cuando uno piensa lo que vivimos como partido político en la época de la dictadura, cuando había visiones antagónicas respecto de si ocupábamos la legalidad existente para inscribir al partido y retomar el camino democrático, y quienes sostenían que no era bueno hacerlo; fuimos capaces en una época difícil de nuestro país ponernos de acuerdo. Hoy, pareciera que es bastante más sencillo el escenario que vivimos, debiéramos poder construir un acuerdo. Soy de las que piensa positivo y que cree que siempre hay esperanza para hacerlo.

- Sin embargo, hay una postura bastante dura al interior de la DC, que no está de acuerdo, por ejemplo, con mantener una alianza política con el PC. ¿Cómo se llega entonces a un acuerdo?
- A mí me gustaría que dejáramos de discutir sobre derechas e izquierdas, centroizquierdas y centroderechas, y empezáramos a pensar más en los objetivos del país, dentro de los cuales, como DC nos enmarcamos. Nuestro partido nunca se definió en su origen como un partido de centro izquierda, sino como un partido reformista, una partido nacional, popular, que luchaba por la inclusión, la equidad, las oportunidades. A mí me gustaría que volviéramos a ese eje de trabajo.

- ¿Y cómo se proyecta esta postura dentro de una coalición opositora?
- Hoy estamos en la oposición. Nuestra apuesta de camino propio, de buscar el centro, de recuperar espacios perdió en primera vuelta, y también perdimos en segunda vuelta; por lo tanto, somos un partido político que la ciudadanía ha puesto en la oposición, y para construir cualquier cosa, lo importante es que primero nos paremos nosotros como partido político y definamos un camino.

No a los motes
- Al ala progresista que Ud. representa se le ha llamado “disidente”. ¿Por qué no le gusta esta denominación?

- No me gusta que se me vincule a una disidencia, porque yo soy democratacristiana, no pertenezco ni he pertenecido nunca a ningún lote, y creo que los motes no nos ayudan, ya que se prejuzga y se precalifica. No le hace bien ni a la política ni al país.

- ¿Cree que la renuncia de la treintena de militantes encabezada por Mariana Aylwin se gestó mucho tiempo atrás?
- Yo lamento la decisión que tomaron, creo que todos somos necesarios en el partido y me sumo a las palabras de Andrés Zaldívar: las peleas se dan desde adentro.

- ¿Por qué se produjo el cambio entre la DC que apoyó la campaña de Michelle Bachelet, que se sacó fotos con ella en campaña en 2013 y adhirió a su programa; y la que luego fue poniendo trabas a las reformas?
- Esa pregunta debiera hacérsela a quienes empezaron a discrepar, porque son los mismos que conducían el partido, que firmaron el programa y que suscribieron acuerdos como líderes de la DC. Yo no fui invitada a la comisión de programa del comando, y por lo tanto, era una militante más para estos efectos, a pesar que era senadora.

- ¿Qué se debe hacer ahora a nivel de bases?
- Trabajar, escucharnos, dialogar. Ponernos de acuerdo en aquellas cosas que nos inspiran como partido, y que son importantes para el país.

Comentarios