L.F. Edwards se suma a interés por uvas del Itata

Por: Roberto Fernández Fotografía: Archivo 09:30 PM 2018-01-10

La reconocida Viña Luis Felipe Edwards, de Colchagua, está negociando la compra de uva con distintos productores del Valle del Itata.

Según comentó el enólogo Edgardo Candia, quien acompañó a la delegación de ejecutivos de la empresa en diciembre pasado, existe interés por cepas tradicionales, como Moscatel de Alejandría, Cinsault y País, así como también por las francesas, como Malbec, Pinot Noir, Chardonnay y Sauvignon Blanc.

Una de las cuatro exportadoras de vino más grandes de Chile, con presencia en 90 países y cerca de 2 mil hectáreas de viñedos entre Colchagua y el Maule, se puso en contacto con la Asociación de enólogos y Profesionales del Vino para el Valle del Itata (Agepvvi), para gestionar una visita a la zona y ver oportunidades de comprar uva, recordó Candia, quien explicó que por tratarse de una gira de carácter técnico, se organizó un recorrido con el Centro de Extensión Vitivinícola del Sur, entidad en la que también participa el enólogo.

Fue así como los máximos representantes de Luis Felipe Edwards pudieron conocer distintas zonas y terroir, así como también algunos productores y las llamadas cepas patrimoniales, que no son parte del mix de productos actual de la firma.

“Una de la misiones de la Agepvvi y del Centro de Extensión es precisamente dar a conocer el valle y también la vinculación comercial”, sostuvo Candia.

“En su primera visita ellos vinieron a conocer, ellos no conocían la zona, no han vinificado nunca uva de la zona, y andan buscando de casi todas las variedades, no menos de 30 mil kilogramos de uva por cepa”, por lo que se estima que podrían comprar del orden de 180 a 200 mil kilogramos en Itata, en la medida que las negociaciones tengan éxito.

“En aquella visita técnica recorrimos cuatro zonas (Larqui, Guarilihue, Cerro Verde y Bularco), y después ellos enviaron al comprador para ver el tema de los volúmenes y los precios”, sostuvo.

Mejores precios
Candia manifestó que es una buena noticia que exista interés de más viñas por comprar uva, “ojalá vengan todos los que estén dispuestos a pagar el precio que corresponde (...) Eso contribuye a generar más competencia, y eso mejora la posición negociadora del productor”, expresó.

Destacó que uno de los aspectos positivos es que los productores pueden acceder a mejores precio. “Por ejemplo, estamos hablando de $500 por kilo en el caso de la uva Malbec y las francesas, que es lo que el productor está pidiendo, y no es difícil que paguen eso porque está en el valor de mercado; mientras que en el caso del Moscatel, del País y del Cinsault podría rondar los 300 a 350 pesos”. Aclaró, sin embargo, que estos contratos no van a marcar precios, porque se trata de volúmenes pequeños.

Asimismo, mencionó que otro elemento positivo es la gran vitrina que esto significa para la denominación de origen del Valle del Itata: “Lo bueno es que ellos tienen una tremenda capacidad de marketing, venden en muchos países, por lo tanto, el hecho de que vaya una botella que diga Itata, al exterior, es un tremendo logro”.

“El único inconveniente -acotó Candia- es que cuando empresas como ésta, que compran un mínimo de 30 mil kilos, el productor debe tener ese volumen, y en segundo lugar, tiene que ser capaz de cosechar todo eso en un día y llenar un camión, y eso complica al productor, porque se requiere bastante mano de obra, el camión no puede estar parado tres días esperando la uva, ellos exigen que sea uva del día y eso no todos los productores chicos pueden hacerlo, lo que hace que se caigan muy buenos negocios, pese a que estamos hablando de uva muy buena”.

Productores
Felipe Neira, productor (Viña De Neira) de Ránquil y presidente de Agepvvi, está negociando actualmente con Luis Felipe Edwards, y destacó como positivo el interés de la firma por el Valle.

“Entiendo que visitaron, además de nuestra viña; la Viña Mirador del Valle (Ránquil), Santa Berta (San Nicolás), Lomas de Llahuén (Portezuelo) y Piedras del Encanto (Ránquil); así como también la Viña Chillán (Bulnes), Pandolfi Price (Chillán Viejo) y pequeños productores de Coelemu. Lo bueno es que se mostraron varias comunas, varias cepas, distintos tipos de vinificación y diferentes terroir”, dijo Neira.

El dirigente comentó, además, que otra viña “grande” que tiene interés es J. Bouchon, de San Javier, que ya compró uva en las dos últimas temporadas y repetirá en esta vendimia. Se estima que pagará $300 por el kilo de Cinsault. 

En 2017 J. Bouchon  llegó a acuerdo para adquirir 50 mil kilos de Cinsault a pequeños productores de Coelemu por $280 (más IVA) por kilo.

Comentarios