Mariano Latorre, el hijo ilustre de las letras cotidianas

Por: Carolina Marcos Fotografía: Memoria chilena 04:20 PM 2018-01-08

Comenzaban a tomar forma los primeros días de enero de 1886 y Cobquecura veía nacer a uno de sus hijos ilustres más queridos. En el poblado costero nacía el 4 de enero de ese año Mariano Latorre Court, considerado por muchos como el fundador del criollismo chileno a través de las letras. A pesar del fuerte arraigo que su familia tenía en la zona, los negocios de su padre, Mariano de La Torre, lo obligaron desde pequeño a residir en otras ciudades como Constitución, Santiago, Valparaíso, Parral y Talca, en donde finalmente terminó el bachiller en 1905 y pudo desarrollarse en su vocación.

Fue en esta última ciudad en donde Mariano dio rienda suelta a su instinto literario. Ahí conoció a quien sería su amigo Fernando Santiván. Ambos editarían con el tiempo un periódico juvenil, además de colaborar con los medios de comunicación de la zona como La Actualidad y La Libertad. Ese mismo año se fundaba la Revista Zig-Zag, la que le abrió las puertas a Mariano Latorre para publicar sus primeros escritos que eran básicamente cuentos y poesías. 

Más tarde, ingresaría a la carrera de Derecho en la Universidad de Chile, propósito que abandonó al tercer año, justo con la muerte de su padre. Se matriculó entonces en la carrera de Castellano en el Instituto Pedagógico, titulándose de profesor en 1915. En el intertanto, contrajo matrimonio con Virginia Blanco, con quien tuvo dos hijos. 

Su obra
Ya para 1912, el hijo de Cobquecura estaba listo para publicar su primera pieza literaria. Se trató de “Cuentos del Maule”, un trabajo en el que desplegó su experiencia de niñez viviendo cerca del mar y la Cordillera de la Costa, describiendo paisajes de ese Chile que conoció de pequeño, además de la idiosincrasia del chileno a través de su lenguaje y costumbres. 

Este trabajo le valió ser reconocido como el fundador del llamado Criollismo, una corriente que describía a través de las letras los paisajes ligados al mar y el campo. Con el tiempo, la obra literaria de Mariano Latorre seguiría creciendo de la mano de otras publicaciones como “Cuna de cóndores” (1918); “Ully” (1923); “Chilenos del mar” (1929); “País de rincones” (1947); y “La isla de pájaros” (1955). 

En 1936 recibe el Premio Municipal de Arte de Santiago y ocho años más tarde, se le concedió el Premio Nacional de Literatura por su aporte. 

Más tarde, Mariano Latorre escribiría sus “Memorias y otras confidencias”, en 1971, a la par con su trabajo en el Instituto Nacional y la Biblioteca Nacional del Liceo de Santiago. Ejerció, además, como director del Instituto Pedagógico, dio conferencias a lo largo del mundo y dejó varios otros ensayos sobre literatura. 

Mariano Latorre murió en Santiago el 10 de noviembre de 1955. Pablo Neruda fue el principal orador en la despedida de Latorre. Sus restos fueron trasladados a Pucón, por el amor que profesaba el escritor por esa zona. Sin embargo, en 2005 sus restos fueron exhumados y trasladados al Cementerio de Villa Alegre, en la Región del Maule, a petición de la familia. 

Comentarios