Crece preocupación en el agro por caída del dólar

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 07:35 AM 2018-01-08

Cuenta con un museo de la historia mundial, nacional y local de la cerveza.

En el sector agrícola crece la preocupación por la sostenida disminución del precio del dólar que se viene observando en las últimas dos semanas en Chile, lo que se atribuye en gran medida al alza en la cotización del cobre.

Esta semana, la divisa cayó 9 pesos, para ubicarse en $605, manteniéndose en sus mínimos niveles desde mayo de 2015.

La Sociedad Nacional de Agricultura (SNA) ya pidió una reunión al Banco Central por su “preocupación” ante las consecuencias que un dólar bajo traería al rubro, y solicitar que se “busquen herramientas que permitan dar mayor estabilidad al tipo de cambio. Aumentar la compra de divisas o evaluar una baja en la tasa de interés en el corto plazo son opciones que podrían ayudar a mitigar el impacto”, sostuvo Ricardo Ariztía, timonel de la SNA.

El presidente de la Asociación de Agricultores de Ñuble, Álvaro Gatica, “sin duda es una mala noticia para los exportadores chilenos, porque tienen costos en pesos y los ingresos o ventas se valoran en dólares, que en esta coyuntura valen menos”.

El dirigente advirtió que “esto también trae asociado un peligro inminente para los productores de commodities como el trigo y el maíz, porque al estar más barato el dólar, los precios de los productos importados bajan y los precios internos también tienden a disminuir. A lo anterior, hay que añadir que esta temporada los precios internos del trigo están siendo particularmente malos y lo que está ocurriendo con el dólar viene a hacer más grave la situación”.

En opinión de Gatica, las dos medidas propuestas por Ariztía serían correctas, pero manifestó que “responden a la coyuntura y tendrían un efecto transitorio.

Creo que hay que tomar medidas más permanentes para disminuir los efectos de la volatilidad, como por ejemplo, que el Estado promueva o estimule el uso de coberturas financieras frente al riesgo cambiario, que son instrumentos muy poco ocupados por la agricultura tradicional”.
Pedro Carrasco: “no corresponde intervenir”

Por su parte, el dueño de CarSol Fruit, Pedro Carrasco, afirmó que hasta el momento la baja del dólar no ha tenido un impacto real en el sector frutícola de Ñuble, “ya que los retornos que provienen de la exportación se empiezan a recibir de marzo en adelante”, aunque reconoció el sesgo a la baja de la divisa que podría complicar los retornos en marzo.

“Pero por otro lado -continuó-, los precios internacionales de la fruta se ven mejores que el año pasado. Creemos que en el caso de los arándanos, los precios estarán en promedio un 5% hacia arriba por sobre lo del año pasado, con lo que compensarán  la baja del dólar”.

Consultado por el planteamiento de la SNA, el empresario afirmó que “las intervenciones del Banco Central no corresponden, ya que su principal función  es controlar la inflación y no el tipo de cambio. El dólar debe ser libre y las empresas expuestas a riesgo cambiario tienen las herramientas financieras para cubrir las volatibilidades cambiarias a través de Forward, Swap y otros instrumentos disponibles en el mercado”. 

Carrasco sostuvo que “es muy importante que las empresas en tiempo de volatibilidad o sesgo a la baja del dólar tomen posiciones futuras a fin de aminorar los efectos bajistas del dólar como también ganen eficiencias operativas, en especial, en su matriz de costos”.

Comentarios