Estatuto del temporero sería enviado este mes

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 09:50 PM 2018-01-06

Pese a que restan apenas tres semanas de trabajo legislativo, el Gobierno está decidido a cumplir con el compromiso de enviar el proyecto de ley de Estatuto del temporero agrícola al Congreso, una iniciativa respecto de la cual existen diferencias importantes entre el Ejecutivo y los gremios de agricultores, quienes aspiran a introducir mayores niveles de flexibilidad laboral en el sector.

El ministro de Agricultura, Carlos Furche, confirmó la determinación del Gobierno y destacó el “acuerdo muy amplio” entre empleadores, trabajadores y Gobierno, fruto de un diálogo prolongado, aunque también reconoció que en algunos puntos no se llegó a acuerdo con la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), como el relativo al cálculo de la indemnización.

El documento busca, entre otros objetivos, mejorar las condiciones laborales de los trabajadores agrícolas de temporada y fomentar la sindicalización.
El secretario de Estado también reconoció que será el próximo Congreso el que tendrá que discutir este proyecto. “A partir de marzo hay otro gobierno, otro Congreso, que será completamente libre y soberano para tratar el tema y el nuevo Ejecutivo para darle la urgencia que estime conveniente”, sostuvo.

Sin embargo, existe la posibilidad de que esta iniciativa naufrague en Valparaíso, tal como ocurrió con un anterior proyecto enviado por la administración Piñera en 2011, también conocido como Estatuto del temporero agrícola, el que quedó congelado en su primer trámite legislativo y no siguió avanzando por falta de acuerdo político.

Un escenario probable es que ambas iniciativas sean abordadas a partir de marzo, considerando que el equipo económico del Presidente  electo prevé reactivar diez proyectos clave de su primer gobierno, entre ellos, éste.

El proyecto de adaptabilidad laboral en el sector agrícola ingresó a trámite en septiembre de 2011 y fue aprobado en general por la comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados. El texto incorpora cambios al régimen laboral de los trabajadores agrícolas, como la posibilidad de dividir las jornadas y celebrar pactos colectivos entre sindicatos y empleadores.

Fuentes del equipo económico de Piñera han señalado que se considerará el proyecto que enviará este mes el Gobierno para definir las indicaciones respectivas.

Fusión de iniciativas

Sin embargo, las dos visiones contrapuestas que subyacen en los respectivos proyectos hacen prever una colisión de iniciativas, que deberá ser dirimido por el Ejecutivo a través de indicaciones, teniendo en cuenta que no tendrá una mayoría absoluta en el Parlamento.

Según recordó el diputado electo Frank Sauerbaum (RN), el proyecto de Piñera nació a partir de una mesa de trabajo en la que participaron empresarios agrícolas y trabajadores, al igual que el de Bachelet.

Dentro de las características que posee el proyecto, se introduce una presunción legal de contrato indefinido reconociendo dicha relación en el caso de que el trabajador agrícola de temporada complete más de diez meses trabajando para un mismo empleador en un período de 12 meses. Además, para efectos de beneficios y subsidios otorgados por el Estado, la remuneración total de la temporada se dividirá en 12 meses sobre lo que se calcularán los beneficios.

También se incluye la posibilidad de realizar pactos colectivos por faenas entre empresarios y trabajadores, estableciendo la duración de la jornada laboral y bonos de producción de acuerdo a la realidad de sus rubros.

“Vamos a rescatar los aspectos positivos y que vayan en concordancia con el proyecto del Presidente Piñera que nació a partir de una mesa de trabajo en la que participaron empresarios agrícolas y trabajadores, donde se recogieron las impresiones y problemáticas más comunes que veían estos actores, por ende, gran parte de las modificaciones surgieron a partir de los mismos protagonistas”.

En ese sentido, Sauerbaum planteó que ojalá ambas iniciativas “sean complementarias para fusionarlas”.

La diputada Loreto Carvajal (PPD), integrante de la comisión de Agricultura de la Cámara, destacó el énfasis en la protección de los trabajadores agrícolas que tiene el proyecto de la Presidenta Bachelet, “como la indemnización y la sindicalización por federación”.

Consultada por la posibilidad de fusionar ambas iniciativas, la parlamentaria manifestó que “primero hay que ver cómo viene el proyecto finalmente, yo sé que fue un trabajo bien coordinado en la mesa que se formó, por lo que debieran estar contenidos los elementos centrales, por lo tanto, debieran recogerse todos esos temas sin perjuicio también de que hubiera la posibilidad de que el Gobierno esté disponible para generar los cambios y modificar el proyecto de 2011”.

En cuanto a la flexibilidad laboral, expresó que “no veo que fuera un punto tratado en el proyecto actual, por lo menos en el borrador, por lo tanto, van a ser fuerzas opuestas, y desde esa perspectiva, creo que más allá de la visión económica que se promueve en el proyecto de Piñera, nosotros estamos por la del otro lado, por darle valor agregado al trabajador agrícola, por tener condiciones más ecuánimes a su realidad, y en eso no tendría mucha cabida la flexibilidad”.

Carvajal subrayó que en el campo “se observan extensas jornadas con condiciones bastante complejas, y si a eso le sumas que vas a tener la posibilidad de manejar las horas laborales, con otros trabajadores part time, por así decirlo, se complejiza el escenario y le da menos estabilidad al trabajador, que ya está en una situación bastante inestable”.

La diputada afirmó que lo ideal sería que ambas iniciativas pudieran converger en un texto legal fusionado y mejorado. “La voluntad debe generarse en pro del beneficio de los trabajadores”, aseveró, aunque precisó que “introducir mayor flexibilidad laboral entre los trabajadores de temporada, para mí no me hace mucho sentido”.

En ese sentido, planteó que como se ha hecho con otros temas, “se pueden fusionar en la medida que pudieran haber condiciones comunes”.

Trabajadores

Y mientras los gremios de empresarios agrícolas han expresado su decepción por el rumbo que tomó la iniciativa en la actual administración, donde no se dio cabida a los planteamientos que apuntan a introducir mayores niveles de adaptabilidad laboral en el trabajo agrícola, en la vereda opuesta, las organizaciones de trabajadores destacan los avances en materia de protección de los trabajadores y rechazan el concepto de flexibilidad laboral.

El dirigente provincial de la CUT Ñuble y encargado nacional de comunicaciones de la Confederación Campesina Ranquil, Luis Sánchez (PC), destacó que 16 organizaciones nacionales participaron en la mesa de trabajo convocada por el Gobierno y que ha sido una discusión larga, recordando que se el tema se ha discutido en los últimos tres gobiernos.

En ese sentido, se mostró escéptico respecto a que el Gobierno envíe el proyecto de ley antes de marzo.

Sánchez reconoció que en las comisiones donde participaban representantes empresariales no se avanzó mucho, debido a las visiones contrapuestas sobre el concepto de flexibilidad laboral.

 

Comentarios