Caso que acusa a Clínica Chillán llegará a la Corte Suprema

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Mauricio Ulloa 09:10 PM 2016-04-21

Enterados del fallo de la Corte de Apelaciones de Chillán, que con fecha 21 de abril condenó a la Clínica Chillán al pago de una indemnización a favor de Leandro Sáez Velásquez, padre de un menor a quien presuntamente se le rechazó atención médica por no portar carné, desde la gerencia confirmaron la intención de apelar del dictamen en la Corte Suprema.

El gerente de la entidad asistencial, Rodrigo Lemarie, dijo a LA DISCUSIÓN: “nosotros contamos con una serie de antecedentes, entre los que se incluyen algunos registros de cámara, que demuestran que la clínica actuó conforme a los protocolos normados por la ley y por lo tanto no se incurrió en ninguna falta ni legal ni ética”.

Por tal razón, el equipo jurídico representante de la Clínica Chillán “presentará nuestros descargos y evidencias a la Corte Suprema, en el entendido de que solo se trata de un fallo de primera instancia”.

Según la acusación presentada al Tribunal de Alzada local el pasado 6 de diciembre de 2014, llegó a la sala de recepción de la entidad de salud un menor de edad de iniciales L.B.S.F., solicitando atención de urgencia debido a que había sufrido una quemadura con aceite hirviendo en un pie.

Conforme a los enunciados de la demanda, en la clínica se le había solicitado la presentación de una cédula de identidad como requisito previo e indispensable para acceder a la atención de urgencia, sin embargo, como el escolar no portaba tal documento, en la clínica le habrían negado la atención.

Convencidos de los argumentos de los demandantes, los integrantes de la Primera Sala, Guillermo Arcos, Darío Silva  y Christian Hansen, rechazaron en forma unánime el recurso de apelación presentado por la demandada y ratificó la resolución dictada por el Juzgado de Policía Local de Chillán, “con declaración que se reduce a la suma de $500.000 la indemnización de perjuicios por concepto de daño moral, más los reajustes señalados en la sentencia en alzada”.

Además, en el documento condenatorio se califica el proceder del centro asistencia como injustificado y negligente.

La resolución contempla como fundamentos del monto de la indemnización, el concepto de  “daño moral”, porque “el menor L.B.S.F., producto de heridas por quemadura con aceite caliente, necesariamente debe presumirse de modo grave y directo, que el demandante experimentó dolor y pesar a consecuencia de dicho acto, esto es, perjuicio moral, que debe ser reparado”.

Versión divergente
La acusación de los demandantes cuenta como respaldo la declaración de un testigo, quien sería un compañero del menor afectado, que lo acompañó a buscar atención en el lugar.

Sin embargo, en la Clínica Chillán explicaron que “nosotros manejamos una versión diferente a la de los demandantes, creemos contar con los medios de prueba suficientes como para demostrar que los hechos fueron distintos a los expuestos por ellos, por eso estamos tranquilos, por lo demás no se puede dejar de atender las necesidades de los pacientes que llegan con urgencias, por ley se establece el protocolo que primero nos obliga a prestarles auxilio y luego pedirles los documentos necesarios. Por lo demás si consideráramos que la clínica actuó más allá de lo legal habríamos respondido sin reparos porque nos interesa responderle a la comunidad”, explicó Lemarié.

Comentarios