Central Las Arcillas sería votada este trimestre

Por: Roberto Fernández Fotografía: Fernando Villa 08:05 PM 2018-01-05

El proyecto se conectará con el sistema nacional a través de la subestación Entre Ríos (en la foto), ubicada en Pemuco.

Con 480 MW, será la segunda central generadora más grande de Ñuble.

Para el primer trimestre del presente año se estima que será votado el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de la central térmica Las Arcillas, que se pretende emplazar en el sector Chequenes, en la comuna de Pemuco.

Ello luego que el 30 de noviembre pasado el titular del proyecto, Engie Energía Chile, enviara el segundo adenda con las respuestas a las observaciones hechas por los servicios públicos el año pasado, los que en su mayoría ya despacharon sus respectivos pronunciamientos conformes en diciembre (Sernatur, Vivienda, Energía, Transporte, SAG, Conadi, DOH, DGA, Salud y Municipalidad de Pemuco), salvo Conaf, que hizo observaciones sobre el plan de restauración de bosque nativo.

De esta forma solo resta conocer los pronunciamientos de la Seremi de Medio Ambiente, de Sernapesca, del Consejo de Monumentos Nacionales y de la Subsecretaría de Pesca.

La iniciativa, que representará una inversión de US$400 millones, considera la construcción de una central de ciclo combinado (gas y vapor) de 480 MW de potencia neta; un gasoducto de 16 kilómetros para conectarse con el Gasoducto del Pacífico; y una línea de transmisión eléctrica de 4,3 kilómetros de longitud, que se conectará con la subestación Entre Ríos, en Pemuco.

Engie Energía Chile (ex E-CL), filial del grupo francés Engie (ex GDF Suez), presentó el EIA el 26 de septiembre de 2016, por lo que el proceso ya suma más de 15 meses de tramitación, periodo durante el cual ya se cumplió una primera ronda de observaciones de los servicios públicos y se llevó adelante el proceso de participación ciudadana, y actualmente se encuentra en la segunda ronda de pronunciamientos.

Adicionalmente Engie Chile realizó con anterioridad una “Participación ciudadana anticipada” entre marzo y julio de 2016. Gracias a esa instancia, la empresa modificó algunas características del proyecto, como utilizar únicamente gas natural como combustible, dejando de lado el diésel como combustible de respaldo, y no utilizar el agua proveniente del canal Casablanca, privilegiando la utilización de un pozo profundo.

Consultado hoy Engie prefirió no referirse al tema “considerando que está en proceso de evaluación por las instituciones competentes”.

Inicio de obras
Si bien en el EIA se indica como fecha de inicio de obras el 3 de septiembre del presente año, desde la empresa han aclarado que ello se definirá una vez obtenida la resolución de calificación ambiental.

Asimismo, la firma tendrá que resolver el modelo de abastecimiento de gas natural, dado el freno que enfrenta el proyecto del terminal regasificador de

Biobiogenera, el avance del proyecto regasificador en Talcahuano y el acuerdo que permitirá inyectar gas argentino al Gasoducto del Pacífico.

Comentarios