Ordenanza local de bolsas plásticas no contempla multas

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 06:20 PM 2018-01-03

Al menos 46 municipios del país han publicado ordenanzas contra bolsas plásticas.

270 mil bolsas al día aproximadamente son utilizadas en la capital regional.

Caracterizada como “simbólica” y con muchas dudas acerca de su utilidad futura, la ordenanza que pretende regular el uso de las bolsas plásticas en  Chillán ya está en condiciones de ser aprobada por el Concejo Municipal de Chillán, luego que fuera validada por la Comisión de Turismo.

Han pasado más de tres años para que la ciudad llegue a depurar un instrumento que va en la línea de lo que han desarrollado otras comunas del país, donde se ha prohibido el uso de bolsas plásticas, como Pucón.

En el interior del Concejo Municipal nadie duda que una normativa de este tipo en una comuna, que apunta a ser amigable con el medio ambiente, es necesaria.

No obstante el foco del análisis se pone sobre los efectos que puede tener en la ciudad una ordenanza que solo sugiere determinadas conductas, sin elementos de obligatoriedad.

Si bien ediles destacan que es meritorio que la municipalidad genere este marco regulatorio,  critican que este no contemple sanciones a los que no cumplan con la normativa.

Esto debido a que la normativa tiene una observación jurídica, que implicaría no aplicar multas a quienes sigan entregando bolsas. La observación plantea que “jurídicamente es cuestionable establecerla (multas) toda vez que no hay ley que regule la materia en el particular”.

Así la norma se plantea como “promotora” de la sustitución de bolsas plásticas en el comercio, más que como una ordenanza que obligue a aquello. “La sustitución de bolsas plásticas en la comuna de Chillán se desarrollará mediante la implementación de la estrategia vinculada entre el comercio, la Municipalidad de Chillán y la ciudadanía, teniendo el carácter de gradual y progresivo, otorgando un plazo de 24 meses para que el comercio se adhiera (...)

Todo comercio de la comuna que quiera adherir voluntariamente a la iniciativa deberá suscribir un protocolo de acuerdo entre la municipalidad y el empresario”, son algunos de los articulados. 

La apuesta es que gradualmente la comunidad recogerá el espíritu de la norma comunal y siguiendo el ejemplo de otras urbes, se den pasos para una erradicación progresivas de las bolsas plásticas.

“Cambio de conciencia”
El presidente de la Cámara de Comercio de Chillán, Alejandro Lama, recalcó que los empresarios ligados a la entidad gremial adhieren al nuevo marco regulatorio, admitiendo que si bien no es coercitivo, pretende generar un “cambio de conciencia”.

Lama apuntó a que “todos sabemos que las bolsas de plástico tienen efectos sumamente nocivos en el medio ambiente y por eso es que estamos disponibles para iniciar un trabajo de recambio de bolsas en el comercio”.

El director de Aseo y Ornato, Víctor Fernández, indicó que efectivamente el cuerpo normativo validado por la Comisión de Turismo del Concejo Municipal no incluye sanciones pecuniarias o multas, pues Asesoría Jurídica estimó que era improcedente.

Jurídica estimó que si bien la municipalidad está facultada por su ley orgánica para establecer normativas comunales, “estas siempre deben estar en armonía con la ley, no debiendo establecer mayores exigencias, penas o condiciones que las que actualmente existen”.

Es por ello que la dirección municipal recomendó que una de las sanciones que pueden ser aplicadas para los comerciantes adheridos sería el “despojo del sello ambiental, más la omisión de su establecimiento en su página web, y la no continuidad del beneficio de exención en sus derechos de aseo”.

Sin consulta a la comunidad
El concejal Juan López Cruz planteó que la municipalidad omitió un paso, como es haber consensuado masivamente el documento con la comunidad, tal como en noviembre de 2017 se planteó.

López agregó que en el texto final tendrían que haber sido integrados los comentarios de la población, pues de alguna forma es la gente la que deberá pagar los costos, sobre todo al tener que adquirir bolsas biodegradables para llevar sus compras.

En lo que está de acuerdo es en que se trata de un paso ineludible y que va en consonancia con corrientes sustentables nacionales y mundiales.

El concejal Víctor Sepúlveda explicó igualmente que los vecinos de la ciudad tendrían que haber sido sondeadas con el fin de darle mayor base de apoyo a la normativa.

No obstante la presidenta de la Comisión Turismo,  Nadia Kaik, remarcó que el  documento local es un primer y necesario paso para abordar un tema que probablemente en el futuro deba ser modificado  y ampliado.

Nadia Kaik subrayó que si bien pueden existir algunas divergencias y opiniones diferentes, es una temática que no puede seguir siendo pospuesta.

“Llevamos ya dos o tres años analizando este tema y podríamos haber sido una de las primeras comunas que regulan las bolsas plásticas, pero estamos quedando como las últimas del país”, sostuvo Kaik.

La edil RN agregó que el documento está en condiciones de ser aprobado y podría ser pasado a consideración del Concejo Municipal en la próxima reunión ordinaria del lunes 8 de enero.

Impacto ideal
Según estimaciones del Ministerio de Medio Ambiente (MMA), al menos 1,5 bolsas de plástico al día consume cada persona en el país, cantidad considerable si se tiene en cuenta que solo se usa en el trayecto desde el comercio al hogar.

Basado en los cálculos gubernamentales, no menos de 270 mil unidades se usan diariamente en Chillán, de los cuales el 90% termina en el relleno sanitario.

El concejal Camilo Benavente planteó que el tema debe ser alineado con otros planes municipales que tienen relación con el cuidado ambiental.

Comentarios