Gobernador y delegado: cargos competirán mano a mano

Por: Isabel Charlin Fotografía: LA DISCUSIÓN 07:35 PM 2018-01-02

El proceso de instalación de la Región de Ñuble marcará los primeros meses del próximo Gobierno.

Antes del 31 de enero debieran estar definidos los cargos de primera línea del Gobierno.

Más de mil currículum vitae entregaron ayer los cuatro partidos de Chile Vamos (RN, UDI, Evópoli y PRI) al Presidente electo Sebastián Piñera, de los cuales saldrán al menos 188 cargos de primera línea, entre ellos, ministros, subsecretarios, intendentes, gobernadores y algunos jefes de servicio.

Si bien la prioridad la tiene por el momento el nombramiento de ministros y subsecretarios; en las propuestas van incluidos los nombres para los cargos de carácter regional, que al igual que los ministeriales, se espera estén listos -al menos en su gran mayoría- antes del 31 de enero.

En el caso de Ñuble hay dos cargos que tienen prioridad para ser designados antes de marzo, cuando empiezan sus funciones: delegado Presidencial para la instalación de la Región de Ñuble y gobernador de Ñuble. Si bien ambos durarán solo hasta el 5 de septiembre de este año, ya que el 6 de septiembre deben dar paso al intendente de Ñuble y a los tres gobernadores de Punilla, Itata y Diguillín; se espera que uno de ellos se quede al mando de la nueva región, en el cargo de intendente designado, y ambos sean cartas de sus respectivos partidos para las elecciones de gobernadores regionales (cargo de elección popular que reemplazará a los intendentes), que se realizarán  en octubre de 2020.

De ahí que las cartas propuestas por cada colectividad sean las más potentes, ya que todo apunta a que de ahí surgirá quien lidere al nuevo territorio, sin perjuicio que otra autoridad demuestre buena gestión y proyección durante los casi seis meses que durará el proceso de instalación, para ocupar el cargo de intendente; y hasta 2020, en el caso de los futuros candidatos a gobernador regional.

Algunos nombres
En RN son dos los nombres más fuertes que se proponen para los cargos de delegado Presidencial y gobernador de Ñuble: el ex director nacional del SAG y ex candidato a diputado, Horacio Bórquez, y la ex jefa de Gabinete del alcalde Sergio Zarzar y actual directora de la Corporación Cultural Municipal de Chillán, Paola Becker.

La UDI, en tanto, apuesta por el presidente de la Junta de Vigilancia del río Ñuble, Martín Arrau. Los nombres de Cristóbal Martínez y Juan José González también fueron propuestos, pero para ocupar, a partir de septiembre, las gobernaciones de Punilla e Itata, u otro cargo que requiera la naciente región.

Desde Evópoli la principal carta para la Delegación es Juan Manuel Santa Cruz, quien quiso competir en las pasadas parlamentarias por el distrito 19, pero producto de las negociaciones nacionales, quedó fuera. Junto a él, los nombres que se barajan para otros cargos, como la Gobernación de Ñuble, son los de Rossana Yáñez, Bárbara Henning, Isabel Ortiz y Patricio Poblete.

¿Qué cargo potenciarán?
Tanto el futuro delegado presidencial, como el gobernador de Ñuble, tendrán la primera opción a la hora de buscar la nominación para primer intendente de Ñuble, a partir del 6 de septiembre de este año.

De ahí que una eventual competencia entre ambas funciones, sobre todo si quedan en manos de partidos distintos, sea vista como un duelo a muerte por quedarse con la intendencia en septiembre, principal “trampolín” para disputar después el cargo de gobernador regional.

Según los diputados electos del conglomerado, se ha hecho un esfuerzo por presentar los mejores nombres.

“Todos tendrán opción de ser candidatos a gobernador regional. Si tenemos más de uno, se privilegiarán las elecciones primarias. Dependerá del desempeño de cada cargo, podría ser que un buen seremi o director de servicio termine siendo el candidato, o un alcalde, falta mucho para eso”, sostuvo Frank Sauerbaum, quien recordó que en lo urgente, solo se están proponiendo nombres para los cargos de gobernador de Ñuble, delegado Presidencial y algunas direcciones de servicios. El resto (seremis, gobernaciones de Diguillín, Punilla e Itata y futuras direcciones regionales de Ñuble), se verá previo a la entrada en vigencia de la región, el 6 de septiembre.

“No tenemos claro qué criterio usará el Presidente para designar a los intendentes, pero en Bío Bío y Ñuble, todos los partidos tendrán igual chance. Dependerá de su representación en el territorio, y de los méritos de los candidatos propuestos por los partidos”, aseveró, descartando que la UDI corra con ventaja en Bío Bío, dejando a RN en mejor pie en Ñuble.

Gustavo Sanhueza, diputado electo de la UDI, manifestó en tanto que a diferencia de otros cargos, “el nuevo(a) delegado(a) Presidencial debe reunir capacidades políticas y técnicas, tanto por la vinculación con el entorno como por el manejo de los temas administrativos. Es indudable que una persona con alta capacidad en esta Delegación será candidato (a) natural para una intendencia o candidatura a gobernador (a) regional, pero conociendo al Presidente, va a elegir a una persona para que el trabajo de instalación de la Región de Ñuble sea de excelencia, no para cargos futuros”, planteó.

Comentarios