Trágico fin de año termina con cinco fallecidos en Ñuble

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Victor Orellana 10:00 PM 2018-01-02

Dos mujeres fueron asesinadas por sus ex parejas quienes luego se autoeliminaron

Desde 2015 que se han sucedido hechos fatales en la víspera de Año Nuevo

Desde el año 2015 que Ñuble se ha estado despertando de luto cada Año Nuevo, pero en esta oportunidad se superó cualquier precedente en términos de cantidad de víctimas fatales y niveles de violencia.

Dos hechos similares, cuatro fallecidos, un matrimonio que dejan hijos pequeños y familias dolientes en la comunas de San Ignacio, y la muerte de una mujer con el posterior suicidio de quien habría sido su pololo hasta hace un tiempo. Ambas tragedias ocurridas entre el 30 y el 31 de diciembre.

Y también el 30, pero en Chillán, una estudiante universitaria se suicidó el interior de su casa de estudios.

El primero fue el femicidio de Angélica Sandoval Sandoval, de 36 años, quien murió luego que su excónyuge le disparara con una escopeta, mientras ella estaba en su dormitorio. 

El autor del disparo, Miguel Sandoval Sandoval (ambos tenían los mismos apellidos), de 40 años, se suicidó con la misma arma.

José Sandoval, hermano de Miguel, explicó a LA DISCUSIÓN que él le dejó “una carta en la mesa, pero cuando yo la leí ya había pasado todo esto. Me pedía perdón y explicaba que simplemente no podía soportar la separación”.

Miguel Sandoval, quien era obrero agrícola, había roto su vínculo conyugal con Angélica, y pese a las insistencias por volver, ella no cedió.

“La separación lo tenía mal y la gente ya empezaba a comentar que ella tenía algo con otra persona, yo no podría asegurarlo, pero en un pueblo pequeño como el nuestro, allá en el sector de Montañita (Quiriquina), cualquier cosa se sabe altiro o se comenta por Facebook y todo eso lo fue afectando”, agregó su hermano.

“La mujer fue encontrada en su dormitorio, mientras que el hombre en el patio con el arma en el suelo”, especificó el subcomisario Carlos González López,  de la Brigada de Homicidios de Chillán.  El matrimonio deja a dos hijos de 8 y 10 años.

Crimen en Coihueco
Al menos 24 horas de data de muerte tenían los cadáveres encontrados en la tarde del 31 de diciembre en el sector de Copihual, en Coihueco.

Los encontró el cuidador de una parcela, afuera de un vehículo marca Kia. Se trataba de Analía Isabel Pino Sepúlveda, de 22 años y de  Mauricio Enrique Barrera Elgueta, de 32, este último casado pero que habría mantenido una relación extramarital con Analía Pino.

Sobre la misma mujer se había puesto una denuncia por presunta desgracia por parte de su familia, quienes relataron que, pese a que la relación sentimental entre ambos había terminado, la fue a buscar el sábado, aparentemente para pedirle ayuda porque lo echaron de la casa, según relatara María Ivone Sepúlveda, la madre de Analía.

“Fui a Carabineros altiro el sábado por la mañana, porque ella dijo que iba y volvía, pero no lo hizo. Fui a San Fabián, llegué a Las Veguillas, arriba buscándola, fui a Pinto, a Quinchamalí a Portezuelo, pero no la encontré”, comentó la madre.

Ambos presentaban impactos de bala. Puesto que la escopeta estaba cerca del cuerpo del hombre “se puede presumir que él la mató y luego se quita la vida, pero no se puede todavía descartar opciones como la de un suicidio doble”, apuntó el fiscal Juan Rohr.

En tanto María Elgueta, madre de Mauricio Barrera, dijo a LA DISCUSIÓN que “ella (la joven fallecida) era amante de Mauricio. Yo hablé con ellos muchas veces para que no siguieran adelante con eso, pero no me hicieron caso. Ahora yo encaré a los padres de la niña, porque ellos aceptaron esa relación sabiendo que Mauricio era casado, y hasta lo dejaban quedarse en la casa. Ahora no queda más que lamentarse”.

El quinto hecho fatal de la jornada se registró al interior de una casa de estudios de Chillán, lugar donde la Brigada de Homicidios de la PDI encontró el cuerpo de la estudiante I.S.B., de 33 años.

Tras ingresar el cuerpo al Servicio Médico Legal cerca de las 02.30 horas de la madrugada del 31 de diciembre, se estableció que “la causa de muerte había sido la ingesta de medicamentos veterinarios”, explicaron en la PDI.

El cuerpo de la estudiante, oriunda de Futrono, fue retirado este lunes desde el SML.

Fin de año trágico
Así finalizó el 2017 con cinco fallecidos. El 31 de diciembre de 2015 fue el ciudadano peruano Agustín Gamarra quien murió ahogado en el río Cato; el 30 de diciembre de 2016 se encontró un cadáver al interior de un canal en la población Islas del Sur; mientras que el 31 de diciembre de 2017 hubo un asesinato en la población Vicente Pérez Rosales de Chillán, mientras que en el río Diguillín, en El Carmen, murió por inmersión una menor de 11 años, quien estaba de paseo con su familia.

Comentarios