Iturra y Quintana brillaron en los Juegos Sudamericanos

Por: Rodrigo Oses 2017-12-31

La postal del taekwondista chillanejo de 15 años Dylan Iturra brincando de alegría en el tatami, tras coronarse campeón en los Juegos Suramericanos de la Juventud,  quedó en la historia del deporte chileno. Y la carrera del “Rayo del Valle del Sol”, Héctor Quintana, para quedarse con la presea dorada en la prueba de contrarreloj y la plata en persecución, en el mismo evento, elevaron a ambos deportistas al pedestal de los mejores. El 7 de octubre, Dylan se colgó el oro en la categoría de los 48 kilos tras vencer al colombiano Andrés Moreno por 31-24 en un emocionante combate, pero pocos saben el secreto de su éxito deportivo.

El alumno del Colegio Enrique Salinas tuvo que bajar en menos de un mes cerca de cinco kilos para llegar al peso de la categoría, estresado por la lejanía de su familia. “Fue bastante duro, tuvimos un mes en Viña del Mar con la selección y luego una semana en Santiago, ahí, estuve a punto de tirar la esponja, andábamos todo el día muertos de hambre, pero le metí cabeza, y con el apoyo de mi familia, mi papá Juan Carlos Iturra y mi mamá Noelia Sandoval, pude llegar al peso, o de lo contrario, quizás, me tentaba con la comida. Pero lo logré porque no quería defraudar”, recuerda el campeón sudamericano, que ya se puso otra meta. “Por ahora me voy a preparar para los clasificatorios para el Mundial de Túnez que  son en abril del 2018. La idea es clasificar al Mundial y subirme al podio. Yo creo que si uno se esfuerza, el objetivo se logra, nada es imposible”, sentencia el integrante de la Selección Chilena Juvenil.

Pedalero de oro

El “Rayo de Quillón”hizo historia el 2 de octubre al colgarse el oro en la prueba de contrarreloj.Héctor Quintana, deportista perteneciente al Centro de Entrenamiento Regional del Bío Bío, se quedó con una clara victoria al cronometrar un tiempo de 8 minutos y 23 segundos para el duro recorrido. “Es un objetivo cumplido. Fue un trabajo bastante largo y duro que se viene haciendo desde el año pasado enfocado plenamente en este campeonato”, confesó el deportista tras su victoria sudamericana. “Tuvimos altos y bajos, pero gracias a Dios todo salió bien, nos quedamos con la medalla en casa. Estamos muy felices con mi equipo”, agregó el disciplinado seleccionado que abrazó el cristianismo, como toda su familia.

En relación al análisis de la carrera, el deportista ñublesino destacó el trabajo previo hecho en el recorrido de la prueba. “Cuando recorrimos el circuito empezamos a ver que estaba bien complejo, habían bastantes hoyos y saltos. Nos dimos cuenta que el viento estaba un poco más pesado hacia arriba, entonces dijimos que en esa dirección se iba a hacer el tiempo”, comentó.

El pedalero quillonino calificó clave el apoyo del público:

“En un momento ya no daba más, pero la gente y los técnicos al lado apoyando me motivaron. Dije que no lo iba a dejar aquí, había que dar todo hasta el final, hasta la meta”, fundamentó el pedalero que además fue medalla de plata en la prueba de persecución y el 2017, lo selló coronándose campeón en el Nacional de pista disputado en Santiago, en la modalidad de persecución.

Comentarios