Piñera se impuso en Ñuble con casi un 60% de los votos

Por: Isabel Charlin Fotografía: Agencia Uno 08:25 PM 2017-12-30

Ningún pronóstico fue capaz de adelantar el resultado de la elección presidencial del 17 diciembre.

Sebastián Piñera y Alejandro Guillier llegaban casi igualados en preferencias tras una extraña primera vuelta, en la que el candidato de Chile Vamos no obtuvo el resultado esperado, y la representante del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, se alzaba como la gran sorpresa, con un 20% de los votos.

Si bien se esperaba una disputa voto a voto en la segunda vuelta, el expresidente Piñera se impuso al candidato de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier, por más de nueve puntos, alcanzando un 54,5% de la votación total (Chile y el extranjero), frente a un 45,4% del senador por Antofagasta.

El exmandatario le sacó más de 635 mil votos al representante de la centro-izquierda, distancia que en la Región de Ñuble fue aún más amplia.

A nivel nacional, Piñera triunfó en 13 de las actuales quince regiones (solo perdió en Aysén y Magallanes), y sumando el nuevo territorio, su buena performance aumentó a 14 regiones.

En las 21 comunas de Ñuble el expresidente alcanzó el 59,8% de los votos, frente a un 40,1% de Guillier, lo que equivale a casi 20 puntos de diferencia. Solo en Quirihue, capital de Itata, no obtuvo la mayoría, alcanzando un 48%, frente a un 52% del candidato de la Nueva Mayoría.

En tanto, en la capital regional, Chillán, Sebastián Piñera sacó el 56,2% de los sufragios, frente al 43,7% de Alejandro Guillier.

Razones del triunfo
En comparación con la primera vuelta, el candidato Alejandro Guillier no fue capaz de sumar a la totalidad de los votantes de los denominados “candidatos progresistas” de primera vuelta en Ñuble, quienes alcanzaron un 49,2%. El senador por Antofagasta obtuvo solo un 40,1%, es decir, nueve puntos menos, que al parecer, fueron a dar a la candidatura de Piñera, y que no necesariamente deberían corresponder a alguna de las anteriores candidaturas. Pudo ocurrir que un porcentaje importante de quienes votaron por Beatriz Sánchez se quedó en casa y entraron nuevos votantes, y otro, no necesariamente “ideologizado”, sufragó por el representante de Chile Vamos; o que quienes apoyaron a Carolina Goic o Marco Enríquez hicieron los mismo.

Votos más o menos, lo cierto es que la derecha en general -y a nivel local, aún más- fue más aplicada a la hora de salir a buscar los votos y fidelizarlos, algo que en el caso de la Nueva Mayoría, no ocurrió.

Las múltiples peleas internas, incluso hasta el mismo día de la elección, cuando los partidarios del senador por Antofagasta se reunieron en comandos distintos: el comando regional (liderado por Felipe Harboe) en la sede del PR; y el comando unitario (encabezado por la diputada del PPD Loreto Carvajal y parte de la DC), en el hotel Quinchamalí.

Sin duda, el factor que jugó a favor de Piñera en Ñuble, tanto en primera como en segunda vuelta, fue la unidad y el ordenamiento de su sector. Tras el balde de agua fría que significó no alcanzar el 40% de la votación el 19 de noviembre, rápidamente sus actores se movilizaron de manera coordinada para revertir la situación, lo que en las 21 comunas del territorio sumó un componente esencial: la mayoría de alcaldes del sector, incluyendo la capital regional, Chillán.

Comentarios