Caso fraude en Ch. Viejo es retomado tras años de silencio

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Fernando Villa 07:40 PM 2017-12-30

Si la primera querella se puso en marzo de 2014, la audiencia de formalización por los delitos de fraude al Fisco y de falsificación de instrumento público en la Municipalidad de Chillán Viejo fue fijada recién para el 27 de diciembre en el Juzgado de Garantía Chillán.

Así, tras años de secretismo en el caso, recién a fines de 2017 este se retomó, aunque  la instancia de formalización se suspendió y se reagendó para el próximo 31 de enero.

La razón fue que varios de los imputados, o cambiaron recientemente de abogados, o los contrataron hace pocas semanas. Por esto los profesionales pidieron más plazo al tribunal para poder estudiar los 40 tomos que contiene la investigación del Ministerio Público de Yumbel, unidad que lleva adelante la causa luego que la Fiscalía de Chillán se inhabilitara porque una de sus funcionarias es cónyuge del alcalde Felipe Aylwin, uno de los 10 imputados.

Además, tanto Aylwin como el ex jefe de Dideco, Andrés León, no se presentaron a la audiencia. El primero porque está aquejado de un problema renal que lo mantiene con licencia e internado en una clínica de Santiago; y el segundo porque no pudo ser notificado judicialmente.

Lo que se espera es que se resuelva el destino que tuvieron los cerca de $80 millones que desaparecieron contablemente, entre el los años 2012 y 2013, en pleno periodo de elecciones municipales.

La primera denuncia sobre estas irregularidades la hizo el concejal Jorge del Pozo, en la Fiscalía chillaneja, y acto seguido el administrador municipal, la jefa de Control y a la directora de Administración y Finanzas.

Sin embargo, estas dos últimas se desistieron este mes de sus querellas y además cambiaron de abogados.

También se querelló el alcalde de Chillán Viejo, Felipe Aylwin.

Hoy las cuatro autoridades, más otros cinco funcionarios municipales y una empresaria de transportes, figuran como autores o encubridores de presuntos delitos.

Paralelamente el Consejo de Defensa del Estado (CDE) presentó otra querella, en la que se especifican responsabilidades directas del jefe comunal, su Dideco y del administrador municipal, Ulises Aedo.

Sumario
Más allá de lo penal, la Contraloría General realizó un sumario interno, el que se entregó en el segundo semestre y especificaba que hubo pagos por servicios que no se prestaron, que se contrató a personas que no trabajaron, que hubo pagos dobles y hasta triples por un mismo servicio, razón por la que se debió solicitar la aprobación del Concejo Municipal para modificar el presupuesto anual de la municipalidad.

Se trata de una investigación que suma acusaciones cruzadas y en la que se plantea como principal implicado al ex director de Desarrollo Comunitario (Dideco) Andrés León, quien habría actuado, dice la querella del CDE, en forma irregular a sabiendas del alcalde Felipe Aylwin.

El fiscal a cargo de la investigación, Álvaro Serrano, no escondió que el caso implica una investigación extenuante y hasta “tediosa, debido al desorden que había en la municipalidad”.

Para las respectivas defensas, en tanto, se estaría en presencia de actos de desorden administrativo, lo que podría importar sanciones conforme a la Ley de Municipalidades, pero no se estaría en presencia de delitos perseguibles ni sancionables por el derecho penal. El caso podría llegar a juicio oral.

Comentarios