Coihueco comprará drones para mejorar vigilancia

Por: Felipe Ahumada Fotografía: La Discusión 09:45 PM 2017-12-30

Un presupuesto cercano a los 20 millones de pesos, obtenidos con fondos municipales y del Ministerio del Interior, permitirán a Coihueco adquirir drones para continuar con el proceso de tecnologización de la seguridad pública, considerando que ya cuentan con cámaras de televigilancia.

José Miguel Ortiz, encargado regional de la Oficina de Prevención de Seguridad Pública, confirmó que “es un proyecto que ya está bastante avanzado y vendría a mejorar sustancialmente la sensación de seguridad que, según su alcalde (Carlos Chandía), se ha visto mermada por la falta de recursos físicos y humanos en esa comuna”.

Ortiz recordó que “sería la segunda comuna en Ñuble que contaría con esta herramienta de televigilancia, luego que se inauguren estos dispositivos en Chillán”.

Desde el municipio coihuecano el secretario ejecutivo del Consejo de Seguridad y a la vez jefe de gabinete, Juan Burgos, comentó a LA DISCUSIÓN, que “nuestro principal objetivo es comenzar a colaborar con Carabineros y con la PDI en la persecución y eliminación de focos de microtráfico de drogas”.

De acuerdo con la autoridad municipal, es precisamente la proliferación de este tipo de delitos lo que más inseguridad y miedo ha generado en la comuna en los últimos años.

“Lamentablemente hemos visto cómo nuestros jóvenes se han ido metiendo en este tema, y el resultado de todo eso siempre termina siendo el robo y otras formas de delitos, porque ellos de alguna parte buscan conseguir dinero para poder continuar consumiendo”, comentó.

De acuerdo a lo planteado por el propio alcalde Carlos Chandía, el proyecto considera tener al menos dos drones, conseguir los permisos necesarios en la Dirección General de Aeronáutica Civil y al menos un operador capacitado en el manejo de estos equipos aéreos.

Las cámaras de la plaza
Las expectativas que hay en la municipalidad coihuecana respecto a los beneficios que puedan generar los drones surgen a raíz de la experiencia que se ha obtenido desde que se instalaron las cuatro cámaras de televigilancia en la plaza, lo que ha redundado en una baja en riñas y robos por sorpresa.

“Lo más importante es que, según nos hacían saber los mismos estudiantes que a diario van a la plaza, era un punto constante de microtráfico de drogas. Hoy, gracias a las cámaras, eso se ha terminado, y tenemos expectativas similares con lo que se pueda conseguir con los drones”, planteó Burgos.

Comentarios