Seguro tendrán padres de niños enfermos graves

Por: Agencias Fotografía: Agencia Uno 08:50 PM 2017-12-28

Los trabajadores que tengan hijos con enfermedades graves como cáncer, o que estén pendientes de transplantes, podrán optar a un subsidio estatal para acompañarlos durante el tratamiento.

Así lo establece la llamada ‘Ley Sanna’ o ‘Seguro para el acompañamiento de niños y niñas’, promulgada este jueves por la Presidenta Bachelet en un acto en La Moneda. 

La normativa contempla la creación de un seguro que cubrirá el pago del salario, durante un plazo determinado, a los padres de niños de hasta 18 años que tengan enfermedades graves, para que puedan destinar su tiempo al cuidado de los niños.

Se aplicará de manera gradual. A partir de 2018 los padres con niños enfermos de cáncer y en estado terminal podrán acceder de forma individual a una licencia médica de hasta 90 días en un año.

Paulatinamente se irán agregando otras enfermedades al seguro, como trasplantes de médula, accidentes graves y cuidados paliativos.

“Estas políticas aseguran un piso mínimo de protección social para las personas y sus familias: ningún chileno o chilena quedará desamparado y a su suerte frente a una situación tan dramática como la enfermedad grave e imprevista de un hijo o hija menor de edad”, dijo la Presidenta Michelle Bachelet, al promulgar este jueves la iniciativa.

El seguro, de carácter obligatorio, se financia con una cotización que ya pagan los empleadores. Es decir, no significa un nuevo aporte, sino redestinar recursos ya existentes.

También estuvo presente  en el acto, Beatriz Troncoso, madre de Sebastián, quien está siendo tratado por un linfoma.

“Sigo cuidando a mi hijo, que está en pleno tratamiento, le falta un año de tratamiento. Sebastián tiene un linfoma linfoblástico T. Es un tratamiento de dos años y las mamás solteras podemos tener 130 días de licencia”, ejemplificó.

“Yo dejé mi trabajo, esta ley viene a solucionar eso, (porque hasta hoy) las mamás tenemos que abandonar nuestros puestos de trabajo o empezar con las licencias. Finalmente terminamos renunciando, porque cuando tomas licencias, la mayorías las rechazan y vives peleando en el Compin”, explicó.

Comentarios