Corte autoriza venta de alcohol a supermercado Santa Isabel

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Victor Orellana 10:05 PM 2016-04-20

Fallo califica de “ilegal y arbitraria” la prohibición impuesta al strip center de Cencosud ubicado en Alonso de Ercilla por parte del Concejo Municipal de Chillán

Como “un acto ilegal y arbitrario” calificó la Corte de Apelaciones, la decisión del Concejo Municipal de Chillán, del 14 de diciembre de 2015, que buscaba prohibir al stripcenter de Cencosud ubicado en Alonso de Ercilla, la facultad de vender bebidas alcohólicas, toda vez que, según consta en el fallo del Tribunal de Alzada, “trasgrede la garantía constitucional de igualdad ante la ley”.

De esta manera, se dejó sin efecto la prohibición que el municipio le impuso a Santa Isabel, bajo el argumento que no se respetaba la normativa que exige una distancia de a lo menos 100 metros entre un establecimiento que expende alcoholes y un establecimiento educacional, en este caso el Sydney College, que prácticamente queda justo al frente del strip center.

Sin embargo, a juicio de los ministros integrantes de la sala, la medición hecha por el Concejo tenía como terminales el acceso del colegio por un lado, y la reja perimetral del recinto comercial por el otro; sin embargo, si la medición se extiende hasta el acceso al supermercado mismo, se sobrepasa la medida mínima exigida.

En el fallo, dictado el pasado 18 de abril, entonces consta el criterio judicial que apunta que la distancia en cuestión, no resulta ajustada a derecho si se “considera comprendido el estacionamiento del referido supermercado, pues simplemente éste no constituye el establecimiento comercial en sí”.

Un punto curioso que se rescata de entre los argumentos del fallo es que se desprende que entre los argumentos expuestos por los representantes del Concejo, se acompañaba una batería de cartas de reclamos y quejas hechas por algunos vecinos del sector respecto a esta situación, que a juicio de ellos, atentaba en contra de la salud de los escolares y por tanto, del barrio.

La respuesta dentro del fallo es simple y clara: “No hay impedimento para el funcionamiento de un supermercado (...) no apareciendo suficientemente justificada. no siendo vinculante la opinión negativa emitida por la Junta de Vecinos”.
“las juntas pierden facultad”
Aparentemente, las opiniones de las juntas vecinales que certificaron cierta molestia ante la posibilidad de que el Santa Isabel vendiera alcohol, son opuestas a las de los vecinos que a diario compran en este strip center.

Carlos Opazo, vecino de la villa Doña Rosa, dice que “eso es quejarse de lleno, no más. No conozco ningún supermercado grande en Chillán donde le vendan alcohol a gente ebria, ni a escolares ni en los que se armen peleas afuera. Tal vez eso pasa en las botillerías de barrio, no acá”.

Similar opinión tiene Gladys Vergara, vecina de la Población Río Viejo, para quien “la llegada del Santa Isabel no ha dado ningún problema, al contrario, pero siempre le buscan la quinta pata al gato, que primero era que se iban a armar tacos y ahora lo del alcohol y nada de eso ha pasado”.

Sin embargo, la voz de alarma respecto al fallo de la Corte de Apelaciones llega desde la Unión Comunal, cuya presidenta, Cecilia Henríquez, apunta a que los mismos argumentos que ayudaron a Cencosud podrían ser usados por todos los otros locatarios.

“Es que queda claro que para la Ley las quejas vecinales no valen de nada, entonces no entendemos para qué el municipio nos entrega esas facultades para conseguir el cierre de un local molesto, si al final son facultades que están por sobre la ley, habrá que revisar eso porque sino las juntas pierden facultades”, explicó la dirigenta.

La normativa, en todo caso, dice que tras tres infracciones sí se pueden adosar las quejas para gestionar el cierre de un local que signifique molestias por ruido o venta de alcohol, un ejemplo fue el retiro del pub Decibeles de calle Claudio Arrau a fines del 2015.

Comentarios