Estilo de torneo será clave para definir perfil del DT

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Agencia Uno 2016-04-20

Si el Consejo de Presidentes de la ANFP decide que el próximo Torneo de Transición de la Primera B no tendrá descenso ni ascenso, Ñublense tendrá que esperar 18 meses para intentar salir de los potreros.

Es decir, los seis primeros por el torneo de transición y una temporada completa más, para jugar el torneo oficial que determinará a los ascendidos.

Por el contrario, si el principal organismo que rige los destinos del fútbol chileno, vota que el Torneo de Transición tendrá por lo menos un ascenso y un descenso, el club chillanejo podría estar solo seis meses en la Primera B de ganar ese campeonato, tal como lo hizo hace un par de temporadas la Universidad de Concepción.

Los del Campanil ascendieron el 2013 merced a que mantuvieron la base del plantel de honor liderado por su goleador Gabriel Vargas, venciendo en el duelo final a Curicó Unido.

Dependiendo del formato de torneo, la dirigencia de Ñublense orientará su carta de navegación y elegirá el perfil del nuevo entrenador que tomará las riendas del plantel.

“Siempre será atractivo competir por algo, nosotros estamos porque haya por lo menos un ascenso, porque es motivante luchar por algo y para el público es más atractivo, pero tenemos que esperar qué tipo de torneo se jugará”, comentó el presidente de la Corporación Atlético Ñublense, Jorge Silva.

El perfil del DT
En el seno de la Corporación y la Sociedad Anónima, que atraviesa un difícil momento económico (ha sufrido para cancelar compromisos como el arriendo de la ex sede), asumen que si el torneo de transición no considera ascenso ni descenso, lo más probable es que le den más tiraje a la chimenea esperando sondear los resultados de los jugadores de casa conducidos por un técnico joven y de proyección en la categoría o en sintonía con el trabajo en menores. En esa dirección, es que se maneja el nombre de Rubén Martínez, ex jugador de Colo Colo, que fue sondeado por Ñublense y dirige a Independiente de Cauquenes. No ha dirigido en Primera B, pero sabe trabajar con planteles jóvenes de proyección. Otros candidatos en ese escenario son Cristián Muñoz (ex La Pintana) y Francisco Bozán (ex Barnechea).

Pero si el torneo considera ascenso y descenso, la dirigencia apostará por un DT de mayor peso en la categoría, y ahí entran fuertes los nombres de Ariel “Fantasma” Pereyra”, Luis Musrri y Nelson Soto (Iberia), que ya han dirigido en la categoría.

La decisión del máximo accionista Patrick Kiblisky también pesará porque si no quiere abrir mucho la billetera, el club apostará por rebajar gastos y seguir el camino de la austeridad.

Comentarios