“Comenzamos a gritar y nadie venía a ayudarnos”

Por: Carolina Gómez 07:50 PM 2017-12-21

Janette asegura que pese a lo ocurrido, decidió mantenerse en la zona.

La pemucana se está quedando en Futaleufú, en casa de una familia que los acogió. 

La mañana del 17 de diciembre será un día dificil de olvidar para Janette Benítez Martínez, ñublensina oriunda de Pemuco que hace dos años emigró hacia Chaitén en busca de nuevas oportunidades laborales.

Ese día la educadora de párvulos se encontraba junto a su pareja y sus dos hijos, de tres y seis años, descansando en la casa que los acogió cuando llegaron hasta Villa Santa Lucía, localidad que el pasado fin de semana fue destruida por un aluvión que deja 14 personas muertas y ocho desaparecidos hasta la fecha, justo en la jornada en que todas las miradas estaban puestas en la elección presidencial.

LA DISCUSIÓN conversó  con la mujer, quien pese a haber perdido todo, da gracias porque ella y su familia lograron salir con vida desde el barro.

-¿Qué recuerdas del día del aluvión?
-Estábamos todos durmiendo y desperté de golpe, porque sentí un ruido muy fuerte, como si un camión viniera directo a la casa. Me asomé por la ventana y vi como algo negro se acercaba y creí que era un huracán, porque había llovido demasiado, mucho más que en el invierno.

-¿Qué fue lo primero que pensaste en ese momento?
-En mis hijos que estaban durmiendo en la pieza de al lado. Le grité a mi pareja que corriera y fuera por ellos. Él no dudó, fue corriendo y los sacó de la cama tirándolos de las piernas. Doy gracias a Dios por eso, porque a los segundos entró por la ventana de esa pieza todo el barro. Nos abrazamos los cuatro y nos tiramos al piso. Yo oraba en ese momento para poder sobrevivir. Sabíamos que estábamos vivos, pero no sabíamos si venía algo más.
Jannette explica que luego de eso el barro comenzó a succionarlos y que su vivienda comenzó a colapsar ante el aluvión.
“Estábamos atrapados dentro de la casa y de pronto un televisor rompió una de las ventanas. Vladimir, mi pareja, logró salir por la ventana y nos ayudó a subir al techo para buscar una salida y llegar a un lugar firme. Recuerdo que en el barro le cantaba a mis hijos para que no entraran en pánico y les decía que estábamos jugando... fue todo muy terrible”, explica.
Fue en ese momento cuando comenzó una nueva odisea para la familia. Escapar de un incendio que se había producido en el lugar.
“Mi pareja encontró una salida por el techo de la casa de una vecina y fue ahí cuando nos percatamos que había fuego. Empezó a salir olor a gas y temíamos que explotaran los balones de gas que teníamos. Comenzamos a gritar y nadie venía a ayudarnos, estaban todos en la misma situación. Fue ahí cuando Vladimir se la jugó y se tiró al barro y comenzó a sacar latas de los techos para ir armando un camino. Mientras avanzábamos, veíamos como las llamas quemaban todo”, cuenta.
Después de salir del barro y escapar del fuego, la pareja junto a los dos niños lograron llegar a tierra firme, lugar donde por fin encontraron ayuda.
“Todos estábamos en schock. Mis hijos tiritaban, así que en un auto nos llevaron a un lugar seguro donde poder calentarnos y lavarnos. Fue ahí que dimensionamos todo lo vivido(...) Me acuerdo que llegamos y lo primero que vi fueron los cuerpos de dos colegas. Ellas no habían tenido mi suerte. Lo mismo pasó con tres de mis alumnos”, lamenta.

-¿Alguna vez se conversó en la villa sobre la posibilidad de que esto ocurriera?
-Nunca. Nadie jamás habló sobre esto. Se ha dicho que se les había advertido a las autoridades, pero creo que eso es mentira.

-¿Piensan volver a Pemuco?
-No, nos gusta vivir acá y yo les prometí a mis alumnos que sin jardín no se iban a quedar. Les prometí, como su profesora, que les vamos a reconstruir uno de sus lugares favoritos. Ahora nos estamos quedando en Futaleufú, en la casa de una familia que amablemente nos acogió, pero seguiré trabajando con los niños y niñas de Chaitén, ellos se merecen todo y de acá no me voy a mover. Siento que nos dieron una nueva oportunidad de vida. Todo esto fue milagro de Dios que nos permitió a la vez recordar lo importancia de la familia, que debe estar siempre unida, abrazándose y amándose.
Según detalló Janette, actualmente la única manera de hacer llegar ayuda directa es mediante depósitos. Por lo que quienes deseen ayudarla pueden hacerlo a través de su Cuenta Rut del BancoEstado, número 15168143-3.

Búsqueda
Hoy continuaba la preocupación en torno a las condiciones meteorológicas en Villa Santa Lucía debido a que volvieron las lluvias a la zona, lo que podría retrasar las labores de búsqueda.

Villa Santa Lucía, ubicada cerca de Chaitén en la Región de Los Lagos, sufrió el sábado un aluvión que provocó el desplazamiento de tierras dejando, hasta el momento, 14 personas fallecidas y otras ocho desaparecidas.

Según informó la Dirección Meteorológica de Chile, para hoy se esperan entre 10 y 25 mm. con una Isoterma 0° que desciende a los 1.200 m.s.n.m.

Ante este panorama, Sernageomin advirtió que el río Burritos se encuentra inestable y sin curso definido, por lo tanto, sugiere que en caso de precipitaciones, se realice evacuación inmediata por existir riesgo de aislamiento en caso de desborde de río, informó Onemi.

En tanto, el glaciar presenta fracturas y existen lagunas en la cercanía a zonas de posible desprendimiento, reportó Onemi.

Comentarios