Ponen primera piedra del futuro Centro de Justicia

Por: Felipe Ahumada 09:00 PM 2017-12-21

En un ambiente distendido  las autoridades civiles y uniformadas conocieron la maqueta y los planos del proyecto.

Se espera que en el primer trimestre del 2018 comiencen las obras.

El presidente de la Corte Suprema, Hugo Dolmetsch, tras un ameno discurso en el que relató los aciertos y tropiezos que encontró el proyecto del nuevo Centro de Justicia y que ilustró con frases como “los milagros existen”, “lo de Chillán se explica solo con magia” o “los astros se alinearon a favor de Chillán”, procedió a la ceremonia de la postura de la primera piedra de lo que será el edificio público más moderno de la nueva región.

Se trata de un edificio con certificación medioambiental, en el que se instalará la Corte de Apelaciones, los Juzgados Civiles y el Tribunal de Familia, instancias que hoy ocupan edificios fiscales o arrendados a particulares. 

La estructura de 7.173 metros cuadrados, cinco pisos y un costo de $17 mil millones, representaba para el ministro Dolmetsch una suerte de desafío personal, como lo dejó entrever en su discurso cuando recordó que fue juez de Bulnes, relator de la Corte de Apelaciones de Chillán en 1982 “y un vecino de Pinto de toda la vida, lugar al que ya estoy esperando poder venirme de vacaciones”, dijo, rematando su párrafo con un “nadie puede quitarme el derecho de decir que soy todo un chillanejo”.

Fueron cinco las empresas que aprobaron el proceso de licitación y aún no se ha definido qué firma será la que inicie las obras en abril de 2018,  para terminarlas en el primer semestre de 2020 “y si para esa fecha, aún sigo vertical, estaré presente en la inauguración”, dijo el magistrado.

Estructura y funciones
El nuevo Centro de Justicia, que estará ubicado en la esquina de Vega de Saldías con Yerbas Buenas, tendrá como primer filtro de acceso una plazoleta que incluye piletas y jardines iluminados, los que estarán abiertos las 24 horas.

Cuenta con un diseño de alta eficiencia energética, el que consideró una optimización de recursos naturales.

Entre sus dependencias se dispusieron salas para interrogatorios, salas especiales para menores de edad y un hall central que será el espacio articulador principal.

Pese a que aún no se ha reformado el tribunal civil, el ministro Dolmetsch aclaró que, adelantándose lo que puede ser la reforma, se crearon espacios y plataformas pensando en la tramitación electrónica y en caso que se adopte la modalidad de juicios orales y públicos “están los espacios necesarios para realizar las ampliaciones o adaptaciones que sean necesarias”.

El presidente de la Corte Suprema recogió la solicitud que le hizo al micrófono el presidente de la Corte de Apelaciones de Chillán, Christian Hansen, quien apuntó a la necesidad de “contar con una segunda sala permanente y definitiva”, entendiéndose el contexto de regionalización y de crecimiento de Ñuble.

“Esa es otra tarea pendiente, que me parece necesario hacerse cargo lo antes posible”, respondió el juez Dolmetsch,  mientras explicaba que el nuevo edificio contemplaba esa segunda sala.

El tribunal más ocupado
Dentro de las autoridades presentes en la ceremonia, estaba la magistrado Carla Palomera, presidente (s) del Tribunal de Familia de Chillán, uno de los juzgados más hacinados y con más ingresos de la comuna.

“Estamos en un edificio arrendado y sin duda se han hecho grandes esfuerzos para adaptarlo a los requerimientos que tenemos, pero ciertamente este nuevo edificio reconoce las particularidades  y el volumen del trabajo que tenemos, y en función de eso nos permitirá contar con las dependencias adecuadas y más dignas para nosotros y para los usuarios, lo que hoy no contamos con el edificio en el que estamos”.

Solo la magistrado Palomera ha firmado sobre 1.600 causas este 2017, a lo que se debe sumar las que aún se tramitan desde años anteriores.

Comentarios