Sebastián Piñera obtuvo holgado triunfo y volverá a La Moneda

Por: Isabel Charlin Fotografía: Agencia Uno 12:55 AM 2017-12-18

Piñera triunfó en trece de las actuales 15 regiones del país. Si se suma Ñuble, lo hizo en 14 de las 16.

El exmandatario triunfó en 20 de las 21 comunas de la Región de Ñuble.

Nuevamente todos los pronósticos electorales respecto de los resultados de la segunda vuelta presidencial erraron.

El representante de Chile Vamos, Sebastián Piñera, se impuso por un amplio margen a su contendor, el candidato de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier, por más de nueve puntos, alcanzando un 54,5% de la votación total (Chile y el extranjero), frente a un 45,4% del senador por Antofagasta.

Previo al balotaje, todos los pronósticos hablaban de un estrecho margen de diferencia, que incluso, se situó en 30 mil o cien mil votos, lo que equivalía a tres votos por mesa.

Finalmente, el exmandatario le sacó más de 635 mil votos al representante de la centro izquierda, distancia que en la Región de Ñuble, fue aún más extensa.

A nivel nacional, Piñera triunfó en trece de las actuales quince regiones (solo perdió en Aysén y Magallanes), y sumando el nuevo territorio, su buena performance aumenta a catorce regiones.

En las veintiún comunas de Ñuble, el expresidente alcanzó el 59,8% de los votos, frente a un 40,1% de Guillier, lo que equivale a casi veinte puntos de diferencia. Solo en Quirihue, capital de Itata, no obtuvo la mayoría, obteniendo un 48%, frente a un 52% del candidato de la Nueva Mayoría.

En tanto en la capital regional, Chillán, Sebastián Piñera sacó el 56,2% de los sufragios, frente al 43,7% de Alejandro Guillier.

Misión sobre la base Piñera-Kast

La gran tarea de las candidaturas, tras la primera vuelta, fue salir a buscar los votos de quienes se inclinaron por el resto de los postulantes que no pasaron al balotaje.

La base sobre la cual el comando local de Sebastián Piñera elaboró su plan estratégico, fue la sumatoria de sufragios propios y del independiente ex UDI, José Antonio Kast. Ésta ya le daba cierta ventaja al exmandatario, ya que en Ñuble, ambos alcanzaron el 50,8%, y en doce comunas de la región superaron el 50%, quedando como desafío igualar dicho resultado en algunas de las comunas más populosas: Chillán (donde alcanzaron un 46,5%); Chillán Viejo (46,7%); Quirihue (40,7%), Coelemu (48,4%) y Yungay (45,8%).

El 50,8% obtenido por los dos candidatos de derecha en Ñuble en primera vuelta fue ampliamente superado ayer, ya que Piñera llegó al 59,8%, logrando mejorar la performance en nueve puntos.

En Chillán, en tanto, los resultados fueron aún mejores: de un  46,5% obtenido por la dupla Piñera-Kast, el Mandatario electo subió a 56,2%, es decir, casi diez puntos. 

¿De dónde provinieron esos votos?
Múltiples teorías
Es imposible saber a ciencia cierta, cuáles fueron con exactitud los sufragios que alimentaron a Sebastián Piñera para alcanzar el triunfo en el balotaje.

Pero sí se pueden exponer algunas teorías. En el caso de Ñuble, la suma de los votos de las candidaturas “progresistas” (Guillier, Sánchez, Goic, Enríquez-Ominami, Navarro y Artés), alcanzó el 49,2%. Alejandro Guillier obtuvo ayer en la región, un 40,1%. Es decir, nueve puntos menos, que al parecer, fueron a dar a la candidatura de Piñera, y que no necesariamente deberían corresponder a alguna de las anteriores candidaturas. Pudo ocurrir que un porcentaje importante de quienes votaron por Beatriz Sánchez se quedó en casa y entraron nuevos votantes; y otro, no necesariamente “ideologizado”, sufragó por el representante de Chile Vamos; o que quienes apoyaron a Carolina Goic o Marco Enríquez hicieron los mismo.

Lo cierto es que la derecha fue más aplicada a la hora de salir a buscar los votos y fidelizarlos, algo que en el caso de Guillier, las peleas internas de la Nueva Mayoría no contribuyeron a emular. Incluso hasta ayer, a la hora de esperar los resultados, los partidarios del senador por Antofagasta se reunieron en comandos distintos: el comando regional (liderado por Felipe Harboe) en la sede del PR; y el comando unitario (encabezado por la diputada del PPD Loreto Carvajal y parte de la DC), en el hotel Quinchamalí.

Claramente el factor que jugó a favor de Piñera en Ñuble tanto en primera como en segunda vuelta, fue la unidad de su sector. Tras el balde de agua fría que significó no alcanzar el 40% de la votación el 19 de noviembre, rápidamente sus actores se movilizaron de manera coordinada para revertir la situación, lo que en las veintiún comunas del territorio sumó un componente esencial: la mayoría de alcaldes del sector, incluyendo la capital regional, Chillán.

Los resultados de ayer sin duda serán materia de debate y profundos análisis durante semanas, siendo una de las conclusiones, la volatilidad del electorado actual: el mismo alto porcentaje de ñublensinos que en 2013 le dio el triunfo a una socialista Michelle Bachelet, se lo entregó ayer a un Sebastián Piñera posicionado como líder absoluto de la centro derecha chilena.

Comentarios