Energía solar fotovoltaica ya entrega resultados en predios del secano

Por: José Luis Montes 09:30 PM 2016-04-19

Desde el año 2013 a la fecha en el área chillán van más de 70 proyectos destinados a cubrir pequeñas superficies

Les permite a los usuarios, además de riego, tener encendidas ampolletas led y bajar cuentas de la luz

La falta de servicios de reparación motivó un convenio Indap-Sence para capacitar a jóvenes campesinos

En un recorrido por Portezuelo con el jefe de Indap Chillán, Luis Mora, y los profesionales de Prodesal de esa comuna Carlos Richardi y Pablo Fierro, LA DISCUSIÓN conoció las experiencias de Rosa Carrillo, Juana Flores y Sergio Rivas, que ya cuentan con riego accionado por energía fotovoltaica y comentaron  las ventajas y problemas que les ha traído la nueva tecnología.

En la comuna hay ya 25 usuarios de Prodesal con proyectos de energía solar funcionando y otros 50 postulando.  Rosa Carrillo vive en un terreno de 5 mil metros en Cucha Urrejola, un sector de lomas pronunciadas. 

Hace cuatro años se adjudicó un proyecto Prodesal para regar 30 nogales y otros tantos naranjos y limones. El equipo con que cuenta le da energía para mantener en su casa agua de consumo y cuatro ampolletas led funcionando por las noches, ya que los equipos cuentan con una batería de ciclo profundo.

Su primera experiencia positiva fue con la cuenta de luz, que le bajó de $23 mil a $15 mil. La segunda una mejora en la calidad de vida que le significó el riego por goteo, que es menos sacrificado que regar con manguera.

En la visita dio cuenta que su batería ya había comenzado a fallar (tienen una vida útil limitada), lo que le ha puesto más lento el sistema. Al enterarse que podía repostular a Prodesal para reparar sus instalaciones, quedó muy contenta, porque es una convencida de las ventajas de contar con energía solar. Tiene un panel de 180 watts, que le permite un flujo constante en una manguera de media pulgada.

A unos kilómetros de su casa está el predio de Juana Flores, una mujer innovadora que se adjudicó un proyecto que fue habilitado en febrero, para regar por goteo 450 metros cuadrados con 3.500 plantas de frutillas, fruta que al manejarla en un sistema familiar le permite ingresar del orden de $3 millones anuales al presupuesto de su hogar.

El huerto está cubierto de “mulch” plástico y cuenta con un estanque de mil litros en altura, que durante febrero y marzo llenó dos veces  cada día para hacer prosperar su huerta, que se ve ya arraigada y con las plantas en buen estado.

Sergio Rivas es otro habitante rural de Portezuelo, y desde hace tres  años estaba regando su huerto de 60 cerezos con riego por goteo, experimentando un cambio significativo en su forma de vida, ya que hasta hace tres años los frutales los regaba con manguera. Al momento de la visita estaba con su bomba complicada y sin saber dónde dirigirse para arreglarla, y expresó alegría al saber que nuevamente la solución vendría de Indap.

Además del riego, su pequeño kit fotovoltaico le ha permitido iluminar su casa con un par de ampolletas led, sorteando los cortes de luz que son frecuentes en su sector.
Rivas se dedica en cinco hectáreas a la producción de viñas y cerezos.  Se encuentra en otro piso productivo que los agricultores de su entorno, ya que se ha especializado en vender sus productos en ferias, en Chillán o Portezuelo, lo que le permite buenas utilidades. 

Necesidad de técnicos
El jefe de Indap Chillán, Luis Mora, comentó que las fallas en los equipos fotovoltaicos, que explicó es propio de su desgaste, exige personal calificado para las reparaciones, por lo que se estableció un convenio Indap-Sence, para que 25  jóvenes del sector rural, en primera instancia,  puedan capacitarse y cubrir la demanda creciente que esta registrándose en la ruralidad, de técnicos que sean capaces de hacer mantención y reparaciones a los equipos fotovoltaicos.

Mora agregó que en el área Chillán de Indap, ya hay 70 kits fotovoltaicos asignados en la pequeña agricultura y que este tipo de energías alternativas no convencionales se adaptan tan bien a la realidad de algunos sectores rurales del secano, que se ha convertido junto al riego en la demanda más común a nivel regional. 

Comentarios