Actores locales evaluán los programas económicos

Por: Roberto Fernández Fotografía: M.Ulloa 10:15 PM 2017-12-09

Una mirada crítica a las propuestas económicas de los programas de Gobierno de los candidatos presidenciales expresaron distintos actores locales, del ámbito empresarial y académico.

LA DISCUSIÓN consultó a Álvaro Gatica, presidente de la Asociación de Agricultores de Ñuble; Alejandro Lama, presidente de la Cámara de Comercio de Chillán; Pedro Carrasco, presidente de CarSol Fruit; a Víctor Villagra, socio y gerente general del Grupo San Ignacio; a Juan Cabas, académico de la Universidad del Bío-Bío y coordinador del Observatorio Laboral Ñuble; a Martín Arrau, presidente de la Junta de Vigilancia del río Ñuble; y Ricardo Salman, gerente y propietario de Inmobiliaria Salman.

Álvaro Gatica: Ruralidad

Álvaro Gatica planteó que “hoy está de moda hacer múltiples promesas, pero hay que financiarlas y para eso el país tiene que producir más, generar empleos y darse las condiciones para que aumente la inversión”. 

“De Alejandro Guillier destacaría el énfasis que da para aumentar la descentralización, la inversión en infraestructura y en telecomunicaciones. Mientras del ex Presidente Piñera son muy interesantes propuestas como aumentar las fuentes y calidad de los empleos, aumentar la productividad, reducir la pobreza y fortalecer la libre competencia”, analizó Gatica.

“Ambos programas adolecen de los temas que nos afectan a las personas que vivimos en regiones y particularmente en el sector rural. Tenemos serios problemas de conectividad en telecomunicaciones, muchos caminos en estado deplorable, sobre todo, en invierno, con poco acceso a infraestructura aeroportuaria y creciente migración a los centros urbanos”.

“Como agricultores nos gustaría saber, por ejemplo, cómo ambos candidatos atacarían la, en ocasiones, excesiva concentración en algunas agroindustrias, donde muchas veces se fijan unilateralmente las condiciones comerciales, afectando principalmente a los pequeños y medianos productores agropecuarios”, concluyó el dirigente.

Alejandro Lama: Pymes

Según Alejandro Lama, “ambos candidatos tienen un discurso de apoyo a las pymes y lógicamente que eso es muy bueno, sin embargo, se distancian en cuanto a la opción de mejora en lo que se refiere a impuesto a la renta y particularmente a los cambios a la aplicación de este nuevo cuerpo legal, que a entender de especialistas tributarios, está muy complicada la aplicación y el cálculo de la renta. Esto quedó mal aprobado y peor aún, muy complejo de aplicar”.

Asimismo, expresó que “nos llama la atención la cantidad de ofertas que escuchamos de los candidatos y que son muy parecidas entre sí. Para poder repartir los ingresos fiscales, primero se deben generar, y para esto es muy importante que les quede claro que quienes producen riqueza que se transforma en trabajo e impuesto, son los privados, a los cuales hay que darles facilidades de todo orden”. 

En la misma línea, criticó las dificultades burocráticas que existen actualmente para abrir un negocio. “Una empresa se puede formar en un día, pero requiere meses para abrir sus puertas al público por la inmensa cantidad de requisitos y firmas que se requieren, esto hay que solucionarlo”, cerró Lama.

Juan Cabas: Salarios

Desde la vereda académica Juan Cabas comentó que “ambos candidatos coinciden en la importancia de algunos temas, como las pensiones, la gratuidad, el crecimiento del país y la carga tributaria, pero difieren claramente en la forma como abordarlos”.

Añadió que “en el caso de Ñuble, las propuestas deberían apuntar a mejorar el bajo nivel de ingresos y reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres, en especial con aquellas trabajadoras que tienen experiencia, mayor capacitación o más años de estudios”.

“Otros aspectos relevantes a considerar son la informalidad laboral, sobre todo en el rubro agrícola; y aumentar la inclusión laboral y generar políticas claras para la incorporación de la población migrante en el mercado laboral. También se requerirá una política de apoyo a las mujeres trabajadoras con hijos, a través de flexibilidad laboral, guarderías para acoger a los niños después de la jornada escolar. Todo lo anterior permite generar condiciones para aumentar la participación de la mujer en el mercado laboral, que hoy es un 20% menor si se compara con los países desarrollados”.

Martín Arrau: Riego

Martín Arrau destacó que ambos candidatos “prometen gestión integrada de recursos hídricos y más embalses”.

Analizó que “Guillier promete seguir con la reforma al Código de Aguas, crear unos consejos de cuencas -no sé qué van a hacer-, fortalecer el rol del Estado en la gestión de aguas, seguir con la ley de fomento al riego con un foco más social; y Piñera habla un poco más de soluciones concretas a los problemas de abastecimiento, de dar un foco más de eficiencia de cuenca a la ley de riego -que creo es lo que falta- y fortalecer a las organizaciones de usuarios que gestionan las cuencas”.

Por ello planteó que “el programa de Piñera va más en la línea de lo que Chile necesita, dar más seguridad y responsabilidad a las cuencas, pero incorporar el concepto de gestión integrada, que los obliga a resolver los desafíos que hoy son de nadie y nos generan problemas, y dejar de lado esa bonería que no mide el efecto de lo que se está haciendo a nivel de cuenca”.

No obstante lo anterior, manifestó que “estos programas no son más que buenas intenciones y lo que más importa es la capacidad de gestión de quien los promete y creo que ahí está la gran diferencia”. 

Pedro Carrasco: Código de Aguas

Bastante claro fue Pedro Carrasco al asegurar que “claramente, el programa de Guillier en materia agrícola representa un grave retroceso que impactará en el largo plazo en las zonas agrícolas del país”.

El empresario argumentó que “la reforma al Código de Aguas que implica en el hecho la expropiación de derechos legalmente constituidos implicará introducir una inestabilidad importante al sector. Todos sabemos que las tierras sin agua no tienen valor económico. Difícilmente habrá desarrollo de la actividad agrícola con ese grado de incertidumbre. Pero lo que es más grave es que se da como fundamento para modificar el Código de Aguas el de privilegiar el derecho humano al agua potable; dicho fundamento es falso, ya que en Chile no existen problemas de capacidad de recursos hídricos para consumo humano, lo que sí existe es una irresponsabilidad estatal de no haber hecho o haber dado la posibilidad de hacer los embalses que el país necesita para asegurar precisamente el derecho humano al consumo de agua como también el desarrollo energético que necesita el país para su desarrollo”.

Carrasco añadió que en materia de ruralidad no hay propuesta “y en lo que se refiere a la agricultura campesina, competitividad y desarrollo, comercio exterior y competencia del sector agrícola, no existe una propuesta seria que permita un desarrollo sostenido del sector agrícola. Hoy día el desarrollo de nuestro sector pasa por la integración a mercados internacionales, allí están los principales consumidores. Uno se pregunta: ¿cómo se va a llegar a ello si el programa de Guillier tiene absoluto desconocimiento de las cadenas productivas y modelo de negocios que permite integrarse al mundo? ¿Cómo se podrá llegar a ello si las propuestas son más Estado, más control burocrático sobre las distintas fases que componen la cadena productiva. En mi opinión, en el programa de Guillier no existe una verdadera política agraria”.

En relación al programa de Piñera, el empresario destacó que se plantea restablecer la certeza jurídica de los derechos de agua, pero que “se echa de menos una política de desarrollo regional, que implique planes de desarrollo específico para cada región”, así como también están ausentes “algunas transformaciones estructurales, como una efectiva modernización regional del Estado”.

Víctor Villagra: Crecimiento

Víctor Villagra fue más duro y sostuvo que Guillier “pretende destruir, atacar y abusar de la empresa privada, la que da empleo y genera los ingresos con que cuenta el Estado para financiar sus proyectos sociales”. En ese sentido, planteó que un triunfo del senador se traducirá en baja inversión y en un aumento insostenible del gasto público”.

Como contrapartida, postuló que el programa de Piñera incentiva el crecimiento y la generación de empleos, con mejores salarios y mayores ingresos fiscales para financiar programas sociales.

Ricardo Salman: Coincidencias

Finalmente, Ricardo Salman rescató que ambos programas consideran el crecimiento económico como un elemento importante, reconociendo la variable inversión como fundamental para el desarrollo y progreso social”. 

Afirmó que “la inversión en infraestructura es otro elemento positivo, es importante para potenciar el crecimiento en todas las áreas, que también es destacado por ambos candidatos, en particular para nuestra zona, como obras de riego o pavimentación de caminos rurales”.

Agregó que “en lo tributario, ambos han considerado mantener más o menos la carga con algunas modificaciones. Piñera simplificándola en su aplicación y una rebaja marginal y Guillier con una exención tributaria para la adquisición de viviendas para la clase media, por ejemplo”.

También destacó que ambos ponen énfasis en el desarrollo tecnológico y “la propuesta de agilización en los trámites para la aprobación de los proyectos y grandes inversiones en el área energética, en cuanto a sus aprobaciones medioambientales y de las comunidades”.

En opinión del empresario, ambos programas tienen muchas coincidencias y un diagnóstico más o menos parecido, “pero la diferencia estará en los equipos de trabajo que rodeen a cada candidato y del acento que dé cada uno a las libertades y al rol del Estado en cuanto a liderar iniciativas de inversión”.

Comentarios