Viña Cucha Cucha lanza cuatro vinos con cepas patrimoniales

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 09:25 PM 2017-12-07

Los vinos se pueden comprar en la tienda Alma del Itata, en Ñipas.

Recurriendo a las antiguas parras de la Hacienda Cucha Cucha (Portezuelo), pero también comprando uvas en Guarilihue y Trehuaco, la enóloga de Cucha Cucha, Ana María Cumsille, desde su llegada a la empresa hace dos años, se dio a la tarea de ponerle pantalones largos a la producción de vinos de la viña de empresas Arauco, probando una y otra vez distintas muestras y mezclas, hasta dar con un resultado que ya ha comenzado a conquistar paladares expertos.

Se trata de los cuatro nuevos vinos que serán lanzados oficialmente este mes (se hizo un lanzamiento en Santiago) en la centenaria hacienda: Cinsault 2016, País 2016, Mixture 2016 (Cabernet, Cinsault, Merlot y Malbec) y un Moscatel de Alejandría 2017 que estará disponible a partir de marzo, y que combina un mosto vinificado con orujo, a la usanza tradicional del Itata, pero con uvas cosechadas más temprano, así como otras Moscatel de zonas más frescas de Trehuaco y Guarilihue.

Se trata de una producción total de 2.640 cajas (de 12 botellas), que además, estrenan la nueva etiqueta de Viña Cucha Cucha, de hecho, precisamente este cambio fue el que postergó hasta ahora el lanzamiento al mercado de las tres variedades tintas que corresponden a la cosecha 2016.

Los vinos se pueden adquirir en la tienda Alma del Itata, en Ñipas, a $7 mil por botella, excepto el Mixture, que vale $10 mil.

“Lo que nosotros queremos en Cucha es hacer vinos que representen el Valle del Itata, por eso nos hemos enfocado en las variedades patrimoniales -País, Cinsault y Moscatel- que se dan en Itata”, afirmó la profesional, quien explicó que “la expectativa es hacer vinos que representen el lugar, aprender a hacer vinos ojalá con las mismas técnicas que tiene la gente en el Valle, de manera de aprender y poder traspasarle un poco a los pequeños productores nuestra experiencia, y que ellos así puedan ir avanzando en la calidad de sus vinos”.

Proyecciones
La ex enóloga de la Viña Altair adelantó que en los próximos años irán aumentando gradualmente la producción -ya está confirmado el incremento de botellas de País y Mixture de la cosecha 2017-. “Está empezando a desarrollarse la parte comercial y en dos años más va a estar funcionando la nueva bodega, que nos permitirá aumentar la capacidad desde los 500 mil litros a 1 millón 500 mil”.

Eso permitirá que el próximo año, con los vinos de la cosecha 2017, se proyecte exportar algunos a países escandinavos.

Otro hito será la primera producción de espumantes, cuya salida al mercado está prevista para diciembre de 2018, en variedades País y Cinsault elaborados con el método tradicional, que sumarán 500 cajas.

Valle del Itata
La profesional destacó, además, la positiva evolución que vienen mostrando los vinos en el Valle del Itata. “La calidad ha ido mejorando, la gente se está atreviendo a vinificar de una manera distinta”.

Y reconoció que el Itata está dando respuesta a una creciente demanda por vinos distintos, ligeros, frescos y fáciles de beber. “Hoy el mercado quiere probar cosas distintas del Itata, el País, el Cinsault, el Moscatel, el Semillón, las cosas diferentes, y eso es lo que está haciendo Itata, y tiene que continuar”, puntualizó.

Comentarios