Difunden nuevas semillas y técnicas agronómicas

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 2017-12-07

En distintas estaciones técnicas, los agricultores actualizaron sus conocimientos con los más recientes avances.

El enfoque este año estuvo dado por la importancia de la calidad de los alimentos y la agregación de valor. 

Cerca de 700 agricultores de las regiones de Ñuble, Bío Bío y Maule se reunieron hoy en el campo experimental Santa Rosa, de INIA Quilamapu, ubicado camino a Cato, con el objetivo de actualizar sus conocimientos en nuevas variedades de semillas y nuevas prácticas de trabajo agronómico, como el control biológico de plagas y los más recientes avances en cultivos tradicionales.

La actividad, organizada por INIA, contó con investigadores expertos en trigos panaderos y candeales, legumbres, quínoa, fertilidad de suelos, control de malezas y control biológico de plagas en frutales.

Durante la jornada se exhibieron las propuestas tecnológicas de INIA para la agricultura familiar, “donde se combina el manejo agronómico, las potencialidades de los rubros o especies emergentes y el cuidado y protección ambiental que la actividad agrícola debe considerar para asegurar sistemas productivos sustentables”, explicó Abelardo Villavicencio, coordinador general de la actividad.

El profesional resaltó las estaciones técnicas previstas para los productores, toda vez que se relacionan con los requerimientos alimenticios de los consumidores. “Tenemos una muestra de leguminosas de grano con su aporte fundamental a la dieta, otra de la potencialidad de la quínoa, una del aporte nutritivo de los trigos destinados a harinas para pan y pastas, y finalmente, una de rotación de cultivos e incorporación de los residuos evitando la quema de rastrojos en los sistemas productivos”.

Paralelamente, se desarrolló una “Jornada interactiva del Centro Tecnológico de Control Biológico” de INIA Quilamapu, actividad orientada, preferentemente, a productores de frutales y berries.

Se realizaron cuatro charlas: “Plagas presentes en el avellano europeo”; “Las enfermedades de la madera: amenazas ocultas”; “Microbios benéficos al servicio del control de plagas en frutales y berries”; y “El lenguaje secreto entre insectos y plantas. La importancia de la ecología química”.

Asimismo, se dispuso de cinco módulos que abordaron áreas temáticas: “Enfermedades de plantas”, “Banco de microorganismos”, “Control biológico de plagas”, “Plagas de importancia económica”,  y “Comunicación planta-insecto”.

Enfoque alimentario

Por su parte Iván Matus, subdirector nacional del INIA, destacó que “el enfoque que se le está dando hoy a todos los programas de mejoramiento que tiene el INIA, que son 19, es del punto de vista alimentario, generar materias primas dedicadas, es decir, tener un trigo con valor agregado, por ejemplo, desde el punto de vista nutricional, los colorantes naturales, fibras en el caso de la avena, o en el caso del trigo, derivar algunas variedades para usos específicos, como las pastas”.

Matus destacó la importancia de los alimentos saludables, “por eso se habla mucho de la calidad del trigo, de las proteínas, de las pastas, de la quínoa y las legumbres, que es proteína”.

“Si bien Chile no puede competir con volúmenes -continuó-, puede competir con calidad, y podemos competir con ingredientes, podemos extraer proteínas y fibra del trigo, podríamos extraer proteínas de las legumbres, o hacer jugo”, explicó.

El directivo enfatizó que en el caso de la quinoa existe un gran potencial de crecimiento en la zona centro sur, de la mano de la industria de los ingredientes y los alimentos funcionales.

Por otro lado, subrayó que esta actualización pone énfasis en el manejo agronómico: “una cosa es la genética, que es la variedad, y lo otro es enseñarle al productor para que saque el mayor provecho a la genética. En general, se dice que la genética aporta un 50%, y el otro 50% tiene que ver con la fecha en que tengo que sembrar la variedad, qué control de maleza debo usar, cuántas veces tengo que regar, ésa es la parte que queremos mostrar al agricultor”.

“En general cambio climático, recursos hídricos y sanidad vegetal son tres de los ejes estratégicos que tenemos hoy, por ello, dentro de lo que es el manejo, también se enfoca desde el punto de vista de cómo enfrentar el cambio climático”, puntualizó.

Comentarios