Desempleo frena escalada en Ñuble, pero salta en Chillán

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 10:05 PM 2017-12-01

Con el 8,2% de desempleo que anotó Ñuble en el trimestre agosto-octubre, se frenó la escalada alcista que venía mostrando este indicador en las últimas mediciones: 8,9% en julio-septiembre, 8,8% en junio-agosto, 8,7% en mayo-julio, 7,5% en abril-junio y 6,4% en marzo mayo. 

Y si bien se puede atribuir a factores estacionales -aunque la agricultura no fue protagonista-, en el freno también incidió la creación de empleos en el último trimestre en la construcción (alza de 10,7%), en la industria (6,8%) y en la administración pública (8,5%).

No obstante lo anterior, la tasa del trimestre fue 0,7 puntos superior a la de igual trimestre del año pasado, lo que en opinión del seremi de Economía, Iván Valenzuela, se debió a que la disminución del número de ocupados fue superior al descenso de la fuerza de trabajo.

En la comparación anual la fuerza de trabajo pasó desde las 227 mil personas en agosto-octubre de 2016, a 219 mil en el trimestre en análisis (-3,3%), en circunstancias que el número de ocupados descendió desde 210 mil a 201 mil (-4,0%).

Esta disminución de más de 7 mil personas en la fuerza de trabajo, en opinión de Héctor Garrido, analista cuantitativo del Observatorio Laboral Ñuble, “es preocupante, pues puede ser una señal de la existencia de trabajadores desalentados. Es decir, debido a la persistencia de una alta tasa de desempleo, los trabajadores se desaniman y abandonan la fuerza de trabajo”.

Análisis por sectores
Según Valenzuela, el alza interanual del desempleo pudo haber sido superior, “pero eso lo contrarrestó la agricultura, que creó 6.240 puestos de trabajo (19,7%); el comercio, que generó 1.680 (4,6%); y otros servicios, al sumar 1.430 (34,2%)”. 

El seremi de Economía añadió que “la caída en 12 meses está principalmente por servicios de salud (retrocedió en 29,1%, consecuencia de la salida de 3.660 trabajadores); los hogares domésticos, que perdieron 3.660 puestos de trabajo (-29,7%); y enseñanza, con una disminución de 3.040 personas (12,5%)”.

Garrido explicó que “estos sectores se encuentran principalmente en Chillán, no así en el resto de Ñuble. De esta forma, su caída incidió fuertemente en el aumento del desempleo en Chillán, mientras que el mayor dinamismo de la agricultura tuvo un efecto positivo sobre las comunas aledañas”, aunque subrayó que “el efecto positivo de la agricultura no fue capaz de contrarrestar la contracción del sector servicios, lo que llevó a que Ñuble como un todo muestre un aumento del desempleo”.

Alza en Chillán
La intercomuna Chillán-Chillán Viejo anotó un 10,8%, lo que representa un alza de 4 puntos respecto de igual trimestre de 2016, así como también de 2,2 puntos en la comparación trimestral.

Se trata de la tasa más alta de los últimos cinco años para la ciudad, que en agosto-octubre de 2012 registró un 13,4%.

En este caso, la fuerza de trabajo creció 4,5% en 12 meses, mientras el número de ocupados se mantuvo estable.

“Esto se produce principalmente porque aumenta la demanda de personas que buscan trabajo en zonas urbanas, donde se están perdiendo puestos de trabajo, y ahí los factores que pueden estar incidiendo son, por ejemplo, la disminución de empleos en el comercio o lo contraída que estaba la construcción, y algo que yo veo, aunque no tengo los datos que respalden esta apreciación, es que puede haber una mayor migración campo-ciudad, lo que presionaría al alza el desempleo en Chillán”.

Comentarios