Serviu inicia el cambio de rostro a barrio Ultraestación

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Mauricio Ulloa 09:45 PM 2017-12-01

Era solo una pequeña cuadrilla de obreros, quienes estaban recogiendo maderos, escombros y basura o moviendo tierra en el sector de la cancha del ex club Ferroviarios, del fútbol amateur chillanejo, en el barrio Ultraestación.

Pese a que era un trabajo apenas advertible para los transeúntes, y menos desde la misma estación de trenes, se trataba del inicio de las faenas de unas de las intervenciones urbanas más importantes del año, el Parque Ultraestación, el primer parque urbano que tendrá Chillán.

Serán casi 17 mil metros cuadrados que se intervendrán, para instalar juegos infantiles, áreas verdes, plazas activas, juegos para adultos mayores y otros atractivos para las familias que además pondrán fin a una serie de problemas relacionados con la sensación de inseguridad que han denunciado algunos vecinos, debido a la persistente presencia de consumidores de alcohol y drogas en el sector.

“Esa es nuestra esperanza, que este parque arregle el barrio. Acá hay mucha gente de la tercera edad, se ven pocos niños y para nosotros es riesgoso que haya un sector tan grande como éste y tan oscuro, con tanta construcción abandonada y con personas que vienen a puro tomar, pese a que ellos no son necesariamente delincuentes”, comentó la vecina Dulcelina Aparicio.

El parque tiene un plazo de 240 días de ejecución y su costo es de $1.750 millones y que contempla la  construcción de bicicleteros, juegos infantiles e inclusivos, juegos de agua, accesibilidad universal, entre otras ventajas constructivas.

La propuesta busca recuperar en primera instancia un terreno baldío, donde estaba ubicado anteriormente la estación de trenes, contiguo al actual barrio residencial Ultraestación, el cual se encuentra consolidado.

El jefe de Departamento Provincial del Serviu, Oscar Crisóstomo, señaló que: “en términos generales, el parque tiene como fin constituir un nuevo espacio urbano con características acordes a las actividades que se realizan en esta área, otorgando además a la comunidad,  un lugar para la recreación, vida al aire libre y actividades cívicas, promoviendo la integración social, la vida sana, el deporte y un espacio seguro a la ciudadanía”.

Opiniones divididas
Respecto a la seguridad que actualmente presenta el barrio, las opiniones de los vecinos son diferentes hasta lo opuesto.

Mientras que para algunos, como Hugo Tolosa, dueño de la botillería que queda justo frente a la cancha, “las personas que se juntan en las noches allí, piden plata y molestan a la gente, no las dejan pasar si no les dan plata”, para otra vecina, Edith Cartes, “este barrio tiene solo mala fama. Nos dicen villa Sandía, porque el que entra sale calado, pero eso no es cierto, acá rara vez pasa algo y la gente de la cancha, fume lo que fume, no molesta a nadie”.

En cuanto a Carabineros, “no hemos tenido denuncias de ningún tipo en ese sector, menos por asaltos, para nosotros no es un punto conflictivo”, dijo el capitán Christian Morales.

Comentarios