Las 4 claves que marcarán el trabajo de los comandos en Ñuble

Por: Isabel Charlin 10:40 AM 2017-11-26

Otra elección, mucho más abierta y con nuevos actores políticos será la que se vivirá el próximo 17 de diciembre. Conocidos los resultados de la primera vuelta el pasado domingo, tanto a nivel nacional como local comenzaron a articularse los apoyos hacia Sebastián Piñera (Chile Vamos) y Alejandro Guillier (Nueva Mayoría). Los resultados de la Región de Ñuble fueron mejores para el líder de la oposición (42%), quien obtuvo cinco puntos más que el promedio nacional (36,6%). En el caso del abanderado del oficialismo, si bien también mejoró la media en Ñuble (24,7%), su performance solo superó en 2 puntos al promedio nacional (22,6%). Con porcentajes en mano, los representantes locales de los presidenciables ya están planeando estrategias, en el marco de una campaña que presentará varios obstáculos.

Participación

Ambos bloques están de acuerdo: no basta con convencer a los votantes de los candidatos derrotados en primera vuelta. Para alcanzar el 50% más uno, se hace imperioso conseguir que más gente vote, lograr convencer a los indecisos, y de acuerdo al historial de participación desde que se implementó el voto voluntario, eso es muy difícil. El pasado domingo, concurrió a las urnas un 47,6% del padrón regional (411 mil electores) cifra similar a la registrada en las municipales 2016, pero inferior a la de 2013 en primera vuelta, cuando llegó a 53,7%.

Ese mismo año, para el balotaje entre Michelle Bachelet y Evelyn Matthei, la participación disminuyó en Ñuble, alcanzando el 48,6%. Claro está que el ambiente electoral era distinto, hoy se aprecia mayor competencia entre Piñera y Guillier. Distinto era el panorama en segunda vuelta con voto obligatorio. En 2005 y 2009, el porcentaje de votantes aumentó a nivel local entre una y otra elección, pese a que el balotaje se llevaba a cabo en enero. En 2005 subió de 87,9% a 88,1%; y en 2009 de 86,4% a 86,8%.

¿Habrá o no mayor participación el 17 de diciembre?

Expertos apuntan a que podría disminuir, si es que el electorado del Frente Amplio se queda en casa; o aumentar, si es que la campaña logra cautivar a los indecisos y convencer a quienes tuvieron otra opción el 19 de noviembre. En el caso de Ñuble, además, hubo una baja considerable en el voto rural. Se registró baja participación en comunas donde históricamente había concurrido entre un 60% y un 70% a votar, por lo que las facilidades de movilización que se otorguen el día de la elección serán cruciales a la hora de sumar apoyos.

Unidad en los equipos

Si bien los resultados del domingo pasado no eran los esperados, el comando de Sebastián Piñera no se dio el tiempo de llorar, y de inmediato comenzó a preparar su campaña de segunda vuelta. A nivel local, las autoridades electas conformaron inmediatamente un bloque junto a los líderes de la primera vuelta, el senador Víctor Pérez y los alcaldes. En Ñuble, a diferencia del país, los resultados fueron positivos para la UDI (obtuvo más votos que RN), y en cuanto a cargos, hubo equilibrio: un diputado electo para cada colectividad; y dos cores para RN y uno para la UDI. Esta unidad, a juicio de los representantes del comando local, será fundamental.

“Nos queda una tarea ardua, pero no imposible. Los números demuestran que finalmente se repite un poco la historia de hace ocho años, y por eso tenemos el compromiso, la convicción de que Sebastián Piñera es la mejor alternativa para nuestro país”, afirmó el diputado electo de la UDI, Gustavo Sanhueza. Agregó que “por eso nos hemos reunido, precisamente para mostrar que vamos a trabajar en unidad. Chile Vamos está absolutamente comprometido”.

Frank Sauerbaum, el diputado electo de RN, adelantó que “la primera estrategia va a ser dar a conocer nuestro programa de Gobierno. El programa de la Nueva Mayoría se basa en el ‘tocopi’, ‘todos contra Piñera’, pero no tienen ningún fundamento, ningún contenido, entonces nosotros le vamos a hacer llegar a la gente cuál es nuestra visión de futuro, hacia adelante, respecto a materias de desempleo, de pensiones, en materia de reformas contundentes al sistema de Isapre, etc.”, comentó el electo diputado de RN.

Javier Ávila, el core reelecto de RN, añadió que “el sector rural no tuvo una participación importante en la votación anterior, producto de los inconvenientes de traslado, lo que es un gran tema. Creemos que el incremento en la votación nos va a favorecer”, admitió.

Diferente es la situación al interior de la Nueva Mayoría local. Si bien la DC decidió cuadrarse con la candidatura de Guillier, las diferencias internas entre partidos, y específicamente, entre liderazgos personales, están haciendo tambalear la meta común, que es que el abanderado llegue a La Moneda.

Por una parte está el senador, Felipe Harboe, quien no estuvo presente de cara a la primera vuelta.

De acuerdo al instructivo emanado desde el comando nacional del candidato oficialista, el trabajo territorial para segunda vuelta será coordinado en cada región por un colectivo, a cargo de los senadores de la Nueva Mayoría en el territorio, en este caso, Harboe.

Es sabido que Guillier no es el candidato que él habría deseado -su opción era Ricardo Lagos-, pero conocidos los resultados del domingo, decidió sumarse al comando.
Un aterrizaje que no gustó a los diputados Loreto Carvajal y Jorge Sabag, quienes lo acusaron de “auto nominarse” coordinador del candidato en Ñuble.

“A nadie le consta que se le haya pedido hacerse cargo del comando regional. Aquí hay una auto nominación que nace de la voluntad de un senador, que está bien que se sume a la campaña. Yo sigo siendo vocera a nivel nacional, y la verdad es que en cada región ha sucedido eso, se han generado auto nominaciones”, sostuvo la diputada Loreto Carvajal, quien ha sostenido una dura disputa interna en el PPD con el senador Harboe.

“Lo que hemos convenido en una reunión que sostuvimos con los diputados Sabag y Jarpa, es hacernos cargo del comando como diputados reelectos, cuestión que ha sido ratificada por el comando de Guillier. Más que figurar, hay que trabajar como lo hicimos en la campaña pasada”, sentenció la legisladora, quien junto a Jorge Sabag y el PS local han conformado un frente común que busca neutralizar el poder ejercido por Harboe, el cual se vio mermado tras perder la opción diputacional su candidato, Manuel Bello.

Desde la DC, Sabag ha sido más cauto, sobre todo, en demostrar el apoyo que se le dará a Guillier. “Somos disciplinados y nos pondremos detrás de  Guillier,  sin buscar ningún cargo en el equipo, solo aportando desde el territorio, como lo hemos hecho siempre y con la firme convicción de no sucumbir ante negociaciones de ideas intransables que pueden llevar a una debacle al país”, manifestó el parlamentario, refiriéndose específicamente al “guiño” que el bloque le está haciendo al Frente Amplio.

En un tercer ámbito, están quienes lideraron la campaña de Guillier en primera vuelta, principalmente los radicales y socialistas, comandados por el concejal de Chillán Viejo, Jorge Del Pozo, quienes tampoco quieren perderse de la primera línea. Es más, al interior del PS ya hay roces por el protagonismo que se habría auto asignado Óscar Crisóstomo al interior del comando local, lo que generó que la directiva provincial de la colectividad redactara un comunicado afirmando que son ellos la instancia partidaria a cargo de la misión en el territorio.

La Nueva Mayoría a nivel local deberá unificar criterios; guardar en el clóset los personalismos y aprovechar la estructura partidaria que aún queda, para salir a capturar los votos que le faltan a su candidato para ganar la presidencial.

Rol del Gobierno

Ha sido la propia Presidenta, Michelle Bachelet, la que ha cambiado el tono tras la primera vuelta. La Mandataria ya no esconde que “el progresismo unido” debe continuar las reformas que ella ha iniciado, y así lo ha hecho saber también la vocera, Paula Narváez.

La delgada línea entre continuar gobernando, inaugurando obras y reafirmando “el legado” de la actual administración; se cruzará inevitablemente con  un respaldo soterrado -y a veces, no tanto-, hacia el candidato oficialista, a diferencia de la primera vuelta, cuando había dos alternativas, y Bachelet trató de mantener prescindencia. Y es que a diferencia de lo ocurrido previo al 19 de noviembre, hoy la elección está más abierta, y la posibilidad de “retener” el Gobierno ha entusiasmado a los personeros oficialistas, quienes deberán mantener distancia del proselitismo, si es que no quieren terminar siendo investigados por Contraloría. 

Incluso, la Mandataria ha salido a responder a la oposición ante acusaciones de intervencionismo, preguntando a la vez “si existe nerviosismo” de parte del comando de Piñera.

Rol de los alcaldes

Dos misiones tendrán los alcaldes y concejales de las 21 comunas que componen la Región de Ñuble: motivar a sus coterráneos a que participen, cosa que no se logró en primera vuelta; y en el caso de cada comando, sumar votos para su candidato, ya sea entre los de aquellos candidatos que perdieron en primera vuelta, como entre quienes no votaron.

Chile Vamos, que tiene mayoría de alcaldes en Ñuble, reforzará la misión de estos a nivel territorial, en tanto la Nueva Mayoría, que tiene más concejales, se desplegará por esta vía en las comunas donde su opción estuvo más débil.

Comentarios