Violento enfrentamiento entre carabineros y vecinos de “Las Habas”

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Carabineros 08:15 PM 2017-11-25

Para concretar el masivo allanamiento, fueron necesarios refuerzos de las ciudades de Los Ángeles y Concepción.

Satisfacción había en Carabineros de Chillán tras el procedimiento realizado en la Villa Las Almendras, también conocida como Población Las Habas, en el sector poniente de Chillán, en el que allanaron cuatro domicilios en donde se traficaba pasta base, deteniendo en total a cinco personas.

Pese a que no hubo mucha droga incautada,  53,7 gramos de pasta base (248 envoltorios) y tres plantas de cannabis de entre 19 y 60 centímetros, “lo que queremos destacar es que se logró desarticular uno de los focos que más tiempo llevaba comercializando drogas en Chillán y además se demostró que para Carabineros no hay un solo lugar inaccesible por violento que sea”, dijo el capitán Juan Guzmán, jefe del OS7 de Carabineros Ñuble.

De todas formas Guzmán y toda la Prefectura Ñuble sabían que no era tarea fácil, puesto que “Las Habas” cuentan con un largo historial de delincuencia dura, episodios de agresiones a transportistas, a Bomberos (incluso cuando van a apagar sus incendios) y, desde luego, a las policías.

“Por esta razón hicimos una planificación muy estudiada y se intervino el lugar con 70 funcionarios entre el OS7 de Chillán, el de Los Ángeles, el de Concepción, el equipo de Fuerzas Especiales de Concepción, personal de los cuadrantes y motoristas de Chillán, además del equipo de  adiestramiento canino de Carabineros de Talca”, puntualizó el capitán.

“El operativo demostró que no erraron en los cálculos, porque apenas ingresaron los carros policiales a la villa se aglomeraron decenas de vecinos, quienes las emprendieron a piedrazos de inmediato.

Según los funcionarios, fueron entre 70 y 80 civiles los que intentaron impedir los allanamientos y las detenciones, por lo que incluso personal de Fuerzas Especiales debieron lanzar granadas de mano expelentes de gas lacrimógeno para dispersar  a la turba.

“Es lamentable que sea así, pero la planificación demostró ser la acertada, no solo pensando en la integridad de los carabineros, sino que en la de ellos mismos, puesto que en estos enfrentamientos muchos vecinos pueden resultar heridos incluso por ellos mismos”, advirtió Guzmán, poniendo como ejemplo el que “muchos de los piedrazos que nos lanzaban terminaban estrellándose contra las paredes, las ventanas o los techos de las casas, entonces los daños que ellos causan los terminan sufriendo sus propios vecinos”.

Finalmente hubo cuatro mujeres detenidas por tráfico y un hombre, por disturbios. Solo dos de ellas tenían antecedentes por tráfico, por lo que la prisión preventiva asoma como la cautelar más probable tras la formalización programada para hoy en el Juzgado de Garantía.

“Y una de los puntos más importantes es que gracias a la planificación, no hubo ni civiles ni uniformados lesionados”, cerró Guzmán

Comentarios