Nuevos cores adelantan los desafíos de construir región

Por: Isabel Charlin Fotografía: LA DISCUSIÓN 08:10 PM 2017-11-22

La del domingo fue la segunda elección directa de cores en todo el país.

Un Consejo Regional equilibrado desde el punto de vista político, es el que tendrá la Región de Ñuble a partir de septiembre de 2018.

Si bien sus integrantes, elegidos el domingo, asumirán en marzo próximo, conformarán en una primera instancia el CORE Bío Bío, hasta que entre en vigencia la ley que creó el nuevo territorio. Cuando ello ocurra, el 6 de septiembre próximo, se transformarán en un organismo separado, que velará, junto al intendente que designe el Presidente de la República, por los destinos de la nueva unidad administrativa.

Tres de sus integrantes, de acuerdo a los resultados de los comicios, serán nuevos: Arnoldo Jiménez (PPD), Rodrigo Dinamarca (RN) y Jezer Sepúlveda (UDI), y pese a no contar con experiencia en el ámbito del Gobierno Regional, cada uno aportará lo suyo, principalmente, durante el proceso de formación de la región.

Es que a ellos les corresponderá, por ejemplo, sancionar la primera Estrategia Regional de Desarrollo (ERD); aprobar los recursos para los proyectos que contenga la cartera que reciba el territorio, y “pelear”, junto al futuro intendente, los próximos presupuestos para la región. 

Los tres coincidieron en dos puntos: la necesidad de reunirse a la brevedad como CORE Ñuble, para comenzar a discutir los lineamientos de su gestión; y hacer lo propio con la delegada Presidencial para la instalación de la Región de Ñuble, Lorena Vera, para ir interiorizándose del proceso.

Capacitación para proyectos
Para el exalcalde de Coihueco, y actual Secplan de Quilleco, Arnoldo Jiménez, “poder entregar toda mi experiencia en el ámbito de la planificación municipal, y colaborar con la elaboración de la futura estrategia de desarrollo regional, es un gran desafío. Debemos apuntar a un plan de inversiones estratégico, que favorezca el desarrollo, la conectividad vial, y potenciar nuestra vocación agroalimentaria y turística, rescatando nuestra identidad, uno de los factores que dio peso a la lucha por convertirnos en región”. 

Jiménez reconoció que la principal limitante de las comunas para levantar proyectos es la falta de profesionales, “por lo que debemos poner énfasis en contar con una mayor capacitación, y así asegurar la correcta ejecución de los recursos. Se puede coordinar el apoyo de la Subdere no solo en temas específicos, y también se deben poner las distintas capacidades de la región al servicio del desarrollo, y en eso, creo que las universidades y centro de investigación tienen mucho qué decir”, aseveró.

Respecto de la relación que los cores de Ñuble deberán tener con sus pares de Bío Bío durante los primeros meses de gestión, Jiménez mencionó que “será una situación bastantes especial, habrá que desplegar todas las capacidades de negociación y entendimiento para que no se produzcan fricciones. Uno pudiera pensar que ellos, al irnos nosotros, querrán concentrar los recursos en su territorio, de ahí que el peso de nosotros seis deberá hacerse notar, lo mismo el hecho que administrativamente, Ñuble seguirá dependiendo de Bío Bío durante el 2018. Habrá que poner cuidado en esa relación”, advirtió el nuevo core del PPD.

Trabajar transversalmente
“Establecer la Región de Ñuble es una responsabilidad muy grande, y sobre todo, con un Consejo Regional tan chico, de solo seis integrantes, quienes durante tres años estaremos cumpliendo esa misión”, sostuvo el hombre ligado al agro, quien cree que cada uno de los nuevos integrantes le imprimirá un sello a su gestión.

“En mi caso, será la fiscalización, la transparencia. Mis áreas de expertise son la agricultura y el turismo, pues viví en Nueva Zelanda y he viajado. A nivel de partido, además, tenemos un tremendo apoyo de un staff de profesionales, arquitectos, abogados en cada área”, precisó.

Dinamarca estima importante capacitar a los municipios en materia de presentación de proyectos.

“Casi siempre es la comunidad, en conjunto con los municipios quienes presentan los proyectos. Nosotros, los cores, solo aprobamos, pero a la vez, debemos tener conocimiento de las necesidades del territorio”, apuntó.

Respecto de la forma de trabajo, la nueva autoridad sostuvo que la transversalidad debe ser el eje.

“Mi idea es que no nos guiemos por el color político, sino por las reales necesidades de la gente. A mi juicio, el Consejo Regional debe dejar de hacer política, no debe ser político, sino profesional. En ese sentido, me pareció muy bien que el CORE quedara equilibrado desde el punto de vista de los partidos de sus integrantes”, dijo.

Trabajo con municipios
El exdirector de la Escuela Ramón Vinay, Jezer Sepúlveda (UDI), también es de la idea de trabajar sin mirar carné de militancia.

“Hay mucho que aportar. Lo primero para mí, es trabajar de manera transversal junto a los seis consejeros, debemos tener un criterio amplio, y no priorizar la parte política, porque de repente eso nos marea”, reconoció.

En torno a la generación de proyectos para la región, cree que no es posible seguir formulando iniciativas que por sus deficiencias técnicas, no consiguen financiamiento.

“Muchos municipios ven rechazados sus proyectos por esto, por ello, mi compromiso es trabajar transversalmente con los municipios para apoyarlos en esa materia. Quiero trabajar directamente con los alcaldes y los Secplan, para que entreguen directrices respecto de lo que necesita el territorio”, afirmó.

Otra de las preocupaciones del nuevo core, es aumentar la cantidad de recursos que recibirá la nueva región.

“Me gustaría abordar ese tema con la delegada, porque mi percepción es que no llegará mucho dinero, y eso hay que preverlo”, dijo.

Comentarios