Estudios de opinión locales se acercaron más a los resultados

Por: Isabel Charlin Fotografía: Fernando Villa/José San Martín 08:15 PM 2017-11-21

En Chillán, la encuesta UBB se acercó bastante al resultado de Beatriz Sánchez.

Todos los ojos apuntaban el domingo por la tarde a las encuestas. Ninguna, de diferentes empresas y aplicadas tanto a nivel nacional como local, lograron adelantar los resultados de la primera vuelta presidencial, desatando una ola de críticas respecto de su rigurosidad, metodología empleada y posible manipulación de los datos.

Desde el Centro de Estudios Públicos (CEP), organismo directamente aludido por Beatriz Sánchez durante su discurso, al cual, incluso, atribuyó el hecho de no haber pasado segunda vuelta por haber “invisibilizado” su opción; informaron que se realizará “una revisión profunda” para descubrir por qué no pueden estar captando adecuadamente “lo que están opinando las personas”.

Desde Cadem, en tanto, su líder, Roberto Izikson, no rehuyó los cuestionamientos. 

“Entiendo las críticas a las encuestas, hay que seguir trabajando para hacer aún más precisas las estimaciones, pero éstas cumplieron”, planteó en su cuenta de Twitter, debido a que sí habrá segunda vuelta, y esta será entre Sebastián Piñera y Alejandro Guillier; y el tercer puesto quedó en manos de Beatriz Sánchez. 
 

Estudios locales
A nivel local, varios fueron los estudios que se realizaron y si bien tampoco apuntaron a todos los resultados, sí redujeron el margen de error. 

La encuesta UBB-La Discusión, por ejemplo, fue más realista respecto de los números de Piñera, y fue un poco más generosa con Beatriz Sánchez, todo esto en Chillán.

Corbiobío casi acertó en el caso del candidato de Chile Vamos: le dio un 37,4% en la Región del Bío Bío, y obtuvo un 37,2%, no obstante, en los guarismos de Guillier y Sánchez estuvo bastante lejos.

Somos y Pencopolitano también anduvieron cerca en torno al porcentaje alcanzado por Piñera en el distrito 19, en tanto la encuesta Insuco se acercó bastante al resultado del ex Presidente en Chillán.

El valor de una encuesta
Para la experta en Marketing Político, Paulina Pinchart, quien durante años colaboró en la confección de estudios de intención de voto con importantes empresas nacionales, existe un problema de utilidad de los estudios.

“Las encuestas fueron creadas para la toma de decisiones, en este caso, para la toma de decisiones políticas y electorales. No se realizan para persuadir, como se están utilizando hoy en día, entonces, aquí lo que hay es un mal uso de las encuestas”, aseveró.

En esto, advierte, tienen responsabilidad los medios de comunicación, los partidos políticos, etc., pero no los investigadores o quienes hacen las encuestas”, aclaró.

“Siempre digo, esto es un cuchillo, que puede servir para matar o para salvar una vida si hay que sacar una bala”, sostuvo.

Por otro lado, añadió, está la metodología de la encuesta.

“Cuando me dicen que las encuestas están malintencionadamente mal hechas, no lo creo. Lo que sí creo es que las metodologías no son las adecuadas, porque no hay políticos dispuestos a pagar un estudio bien hecho, por eso todos simulan, lo que para mí es éticamente reprochable, un muestreo aleatorio, pero en realidad hacen un muestreo por conveniencia”, aseveró.

Según Paulina Pinchart, hacer una encuesta bien hecha, en un tiempo que nos sea útil, hoy, a nivel de comuna, no sale menos de $8 millones solo de costos, por lo que significa el trabajo en terreno, con supervisores. 

Paralelamente, recordó, se instauró el voto voluntario.

“Esto vino a cambiar totalmente la metodología, y hubo un error en el diseño de las investigaciones, porque lo primero que hay que ver es cuál es el elemento a encuestar, que no son todos los potenciales electores, sino quienes realmente van a ir a votar, y la realidad es que aunque se pregunte si votó en la elección pasada y cuán probable es que vote en esta elección, todos aquellos que arrojen una probabilidad menor de un 90%, no deben ser considerados en el universo”, sentenció la académica.

Impacto cada vez menor
Desde el punto de vista de las repercusiones que tienen los estudios de opinión electorales, para la politóloga, Jeanne Simon “las encuestas tienen un impacto, pero cada vez menor, por el hecho que no han logrado captar el sentimiento de la gente. Por lo mismo, a mi juicio, creo que en esta elección no influyeron tanto”, dijo. 

Respecto de posible manipulación de la información, sostuvo que “para las empresas encuestadoras, realizar aquello podría afectar su negocio.  Claramente tienen que analizar la situación para ver lo que pasó y hacer las correcciones pertinentes”.

Comentarios